Ir al contenido principal

¿Esto era el futuro? Pues no es lo que yo esperaba

Toda la vida esperando a que llegue el futuro. ¿Qué nos deparará? ¿Qué nos traerá? Pues ya lo veis. Más de lo mismo. Sigue habiendo atascos, nos ponemos enfermos, somos más viejos… Y lo único que viene del futuro es gente para traernos cosas que lavan más blanco o cambiar el pasado.


Igual soy yo que tenía muchas expectativas, pero en la publicidad y en las películas las cosas eran distintas. Todos nuestros problemas se habrían solucionado, viviríamos en la luna (algunos sí que lo han conseguido y allí siguen) o vendrían extreterrestres a cantar canciones sobre Superchufitrocos y mocafrutimelos (a las pruebas me remito).



Lo mejor es ver al abuelo intentando bailar y decir sin equivocarse lo de Super-tocármelos (o algo así J)

Y es que el futuro que yo me imaginaba no era así. Yo creía que se habría avanzado en todos los campos, pero ya veo que tendremos que seguir esperando a algunas cosas como por ejemplo…

Coches voladores

Ya no es que no vuelen, es que como sigamos con las multas, cada vez van más despacio. En las películas, los coches volaban, y les decías arre y so (como a los caballos de los “westerns”) y sabían ellos solos donde ir. Algo se ha avanzado, y te dicen por dónde hay que ir, pero tienes que hacer la mayor parte del trabajo. Otros van solos (Google, mira que te curras algunas cosas, pero con el diseño del coche…). Y no vuelan… ni un poquito, y sigue habiendo atascos, y hay que buscar aparcamiento… y aparcar...


Supositorios e inyecciones

En las pelis de ciencia ficción te pones malo y no ves a nadie poniendo supositorios para curarse. Se toman una pastilla con supervitaminas y minerales y ácido pirolítico (¿o eso es para otra cosa?) y se curan. Da igual que les hayan mordido un alien o hayan dormido destapados. Se curan y no les ves quejarse ni nada. Y aunque vamos avanzando, hay cosas que siguen igual. Hay que sonarse los mocos y sufrir las hemorroides en silencio.


¿Y los marcianos?

Ya sabemos que no hay vida inteligente en la Tierra. Quiero decir, en Marte. (¿En qué estaría yo pensando?), pero ¿Y en la galaxia o en el Espacio Exterior? ¿No hay nadie en la Vía Lactea o en la Vía Michelín? (otra vez se me va la cabeza a otras cosas). A estas alturas ya teníamos que estar invadidos por los alienígenas, pero nada, nos siguen gobernando los mismos de siempre. ¿Y si el coleta de Podemos fuera un extraterrestre? (No os quejéis que le han llamado cosas peores).

Aquí tenemos a Pablo Iglesias recogiendo lo que quiera que lleve en la mano .-)

Apartamento con vistas

Todos esperábamos a estas alturas, ver anuncios como éste:

50 metros (en la luna no se dice cuadrados) agua Fontvella, Oxígeno de primera calidad y electricidad incluida. Antena colectiva. Vistas increíbles. Ideal para pareja de astronautas. Calefacción e Internet aparte. A 500 metros de la Estación (espacial) y sin desperfectos de gravedad.

Ufff. El chiste de la gravedad aún necesita unos retoques. Pero no, no hay apartamentos en la luna, aunque mandaríamos a más de uno. Sin casco ni nada.



ALCE (Aerolíneas Celestes de España)

Fuimos (alguno dirá que ni siquiera eso) un rato a la luna y ya. Es como el que va a Albacete (con todo el respeto a los que van a Albacete), que no repiten. ¿Pues no nos habían prometido que viajaríamos al espacio exterior? Por cierto, otra pregunta. El espacio exterior es el que vemos si miramos hacia arriba, pero ¿Alguien sabe dónde queda el espacio interior? (y no me digáis que de eso se ocupan los decoradores).


Seguimos sin teletransportarnos

Nada, que no lo conseguimos. Seguimos yendo en coche, en tren, en avión, pero lo de la teletransportación no lo tenemos trabajado. Con lo chulo que tiene que ser estar por ejemplo en Australia y en 5 minutos llegar a España… Realmente si estás en Australia. ¿Para qué cojones querrías volver a España? Los que sí han conseguido lo del teletransporte son algunos artistas en Navidad. Ves a los mismos en todas las cadenas de televisión. Raphael, Miguel Bosé, Bisbal… A la 1 en TVE, 5 minutos más tarde en Antena 3… No me hagáis caso, pero para mí que son señores “disfrazaos”.


¿“Semos” inmortales?

Pues tampoco. Ni siquiera Jordi Hurtado. Vivimos más años, pero no sé yo si compensa. Se nos está poniendo a todos la misma cara de señora mayor. Mira Paul McCartney o Richard Gere. Mick Jagger ya era igual de feo antes. Camilo Sesto es otro ejemplo. Parece la hermana mayor de Sofía Loren.



¿Y para adelgazar tengo que seguir pasando hambre?

En el futuro habrá unas pastillas que reduzcan la grasa. Vamos, como el Fairy pero con las personas. Ya te puedes comer la paella de Villarriba y el Cocido de Villabajo que no engordas. ¡Los cojones no te engordan! Ni cambiará el metabolismo. Si te pones ciega a chocolate y patatas fritas (aunque sean Buzz Light Year), no hay otra que sudar la gota, gorda (la coma está ahí a propósito).



¿Nos libraremos de los programas de cocina?

Parece ser que no. Seguiremos con las Pesadillas del Chef y Master Chicote y toda la plaga de gente salteando huevos en la tele. Nos dijeron que en el futuro habría pastillas con sabor a cualquier cosa que se nos ocurriera. Como Avecrem, pero con más variedad. Y no engordarían… Pero ya hemos hablado de eso.


Qué curren los robots

Pues Robots haberlos, haylos. Pero te toca currar de todas maneras. ¡Qué invento la Termomix! ¡Más Roomba y menos trabajar! Pues resulta que la Termomix no te evita que tengas que seguir limpiando la casa y la puta Roomba sigue sin saber hacer huevos fritos. ¿O es al revés? Me habéis entendido ¿no?



Qué sí, que la mayoría de la gente vive mucho mejor (preguntad a los políticos), pero no sé, yo esperaba otra cosa. Algo así. 

Hasta el próximo programa, amiguitos



Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…