Ir al contenido principal

Bienvenidos a la Rey-Pública de España

Tras la reciente abdicación de “Vuestra” Majestad el Rey Juan Carlos I, se hace saber que no hay votación para ver quién es el nuevo rey. Ni le sucede Felipe VI, el “Preparao”, ni va a haber República.


No echéis la culpa a los políticos, ni a los periodistas. Por una vez y sin que sirva de precedente, esto no es cosa de ellos. Se ha llegado a esta conclusión en junta extraordinaria (si será extraordinaria que no había nadie más que yo) y básicamente se ha decidido que “ni pa ti ni pa mí”. A partir de ahora, tenemos una Monarquía Republicana.

¿Y esto qué significa?

¿Quién será el nuevo rey?
Esto va por sorteo. El único requisito es tener la nacionalidad española. Aún estamos (cómo me gusta utilizar el plural mayestático) viendo cómo será el procedimiento, pero probablemente utilizaremos a las azafatas del Telecupón que siempre dieron mucho juego.


¿Y si sale una mujer?
Pues será nuestra Reina y Santas Pascuas plim. ¿Un menor de edad, también. ¿Qué es eso de discriminar a nadie por cuestión de sexo o edad? ¿Qué sale una drag Queen? Mejor. Ya tiene ropa que ponerse y nos ahorramos el vestuario. Si saliera o saliese Carmen de Mairena los discursos tendrían bastante audiencia. Hay que ver el lado positivo.

¿Y si el “agraciado” no quiere?
Se aplicará la cláusula Matías Prats Jr. Tampoco querías ser presidente de la Comunidad de Vecinos y no te queda otra. ¿O es que te dejan elegir si te toca estar en una mesa electoral? Reinando que es gerundio.  


¿Y si no cumple con unos “requisitos” mínimos?
Pero vamos a ver “almasdecántaro”. ¿Cuándo nos ha importado eso para coronar a un Rey? Pues anda que no los ha habido poco “espabilaos”.


¿Y me guardan el trabajo?
Si tienes la suerte de estar trabajando (estamos hablando del Rey de España, no de Noruega), la empresa tiene la obligación de darte excedencia. Y seguro que es publicidad gratuita para la empresa. Cafetería Paquito Patrocina al Rey de España.  

¿Es vitalicio? 
Lamentable, o afortunadamente, no. El cargo tiene una vigencia de un año. A ver si os habéis creído que esto es como los políticos, que una vez que les toca la lotería, ya se quedan en el escaño “pasiempre”. Y sin posibilidad de renovar el contrato. Al menos duran más que algunos entrenadores.


El nombre del Rey o la Reina
Esto no es como los Papas que se cambian el nombre. Que te llamas Aquilino Polaino (de verdad existe un señor con ese nombre), pues así será. Aquilino I o el número que le corresponda. Que sale alguien que se llama Isabel, pues Isabel III. Un Carlos, pues otro rey más con nombre de coñac. Es lo que hay. Ya lo estoy viendo, “el Jonatan V”  o “la Yessi VII”.

Los apodos
Tenemos mucha guasa para elegir los apodos. Este es un tema de libre elección. El rey pasará a la historia como a cada uno se le plante. Agapito I el de la Mari, Jessica III de Fuenlabrada,  Jose Francisco II el del Tercero (según sus vecinos), La Maripuri IV la de los rulos. Aquí sí habrá democracia. 


¿Dónde vivirán?
En el Palacio de La Zarzuela. Lo de comer perdices, ya es otro tema. Pensión completa con sus mayordomos, sirvientes, músicos, trovadores, las sotas (lo que quiera que sean) y juglares y lo típico que hay en los palacios de los reyes. Eso sí, sin pasarse. Sólo familia directa, ni primos, sobrinos ni cuñados ni nada. Que el rey o la reina están arrejuntaos, sin problema, puede vivir la/el churri con “Vuestra Majestad”. Somos muy liberales aquí. Que tiene hijos, pues también. Abuelos a su cargo, vaaaaale. ¡Pero ya! A ver si vamos a empezar de nuevo y dar de comer a un montón de gente.


Y esto ¿Cómo se paga?
Pues teniendo en cuenta que un día de presidente de Mesa Electoral es de 62 euros y curran un montón de horas, vamos a ser generosos y lo redondeamos a 2.000 euros al mes netos ¿Que tienes un trabajo y cobras más? Pues se aplica la cláusula Matías Prats de nuevo. Al fin y al cabo la casa está incluida y tienes todos los gastos pagados. Y vas a vivir como un Rey…


Funciones
Muy parecido a lo que hacía hasta ahora Vuestra Majestad. Se les dará un curso de preparación de un par de tardes para poder cumplir los requisitos.

Vamos a repasar:
  • Hacerse selfies para las monedas y los sellos.
  • Montar en un caballo que pegue brincos para que le hagan un cuadro como a cualquier rey que se precie. Se valorará gente con equilibrio para posar.


  • Firmar papeles. Lo mismo tienes que firmar una ley, que un título universitario, que la anexión de un país… Ya sabes, cosas de Reyes
  • Aguantar despierto en sitios aburridos (Desfiles, misas, cócteles, nombramientos…). Si te gustan los Ferrero Rocher, mejor que mejor. Dicen que se llevan mucho en las recepciones con los embajadores. 
  • Una vez al año entregar una copa en un Estadio de Fútbol. Que no se te note demasiado que eres de alguno de los equipos. 
  • No decir jolines, ni jopetas en sitios en los que haya autoridades.
  • Saber saludar con la mano.
  • Disponibilidad el día de Nochebuena. Será uno de los días con mayor carga de trabajo.
  • Pronunciar correctamente: “En estas fechas tan señaladas” y alguna que otra algo redundante”.
 

  • Leer discursos. Tampoco vamos a pedir que se lea correctamente y en perfecto castellano.
  • Comer de todo. Nunca sabes qué rey de otro país te invitará a una comilona.
  • Sentarte como es debido. No vas a estar con los pies encima del trono como si estuvieras en tu casa.

¿Ves como no es tan difícil? Si poniendo un poquito de voluntad las cosas se arreglan… Y total, un año se pasa volando. And the winner is…
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…