Ir al contenido principal

Atrapado en el descensor

El mundo está dividido en dos clases de personas. 1.- A las que les pasa de todo y encima lo cuentan y 2.- El resto. No es que al resto no les pase nada. Es que se callan como meretrices (me parecía muy fuerte poner putas en el primer párrafo). 


Siempre he pensado que soy de los primeros. Sin llegar a vender mi vida a Jorge Javier Vázquez, sí que suelo contar las cosas que me pasan y a veces, las que me imagino mientras me suceden. Dicen que si no eres capaz de reírte de ti mismo, buena sombra te cobija y no le mires el diente… Es algo parecido, pero a lo mejor, tengo que repasar los refranes.

El caso es que creo que a todo el mundo le pasan cosas extrañas. Otra cosa es que las contemos. ¿Quién no ha perdido la llave del hotel y ha tenido que recorrer el pasillo de 300 metros completamente desnudo? Vale, puede que solo me ha pasado a mí, pero… Como me decía mi “seño” en el cole. ¿Por qué no lo compartes con el resto de la clase para que nos riamos todos? Pues vamos allá. 

Hace un par de semanas me disponía a ir al gimnasio (no, no es el comienzo de un monólogo del Club de la Comedia). Con mi mochila al hombro cargada de ilusión (los cojones, ni ilusión ni leches, no me apetecía lo más mínimo), me dispuse a bajar por el ascensor. Nada más pulsar el botón, noté un leve ruido y el elevador (en este caso el “descensor” porque iba hacia abajo…) quedó entre el 6º y el 5º piso (vivimos en el sexto).

Y ahí me tenéis, atrapado en el ascensor como la canción del Pingüino (gran persona y muy mal cantante). Sin agua, sin comida, sin cobertura en el móvil. Sólo con una mochila llena de ilusión, unas chanclas, un bañador, las gafas para la piscina, una toalla, champú, desodorante y el puto gorro. Vosotros diréis: ¡Bah, con menos que eso MacGiver te hace un capítulo entero y se carga a una banda de narcotraficantes albanokosovares y prepara la cena romántica a la churri de turno! Ya, pero es que tenéis que tener en cuenta que iba yo solo. Y no soy demasiado mañoso.  Soy la única persona a la que le faltan piezas en la mesa Lack de Ikea… Sí, esa, la que tiene 4 patas enroscadas a un tablero. 

No os podéis hacer idea del mal rato que pasé. Realmente es como me lo habían contado. Una luz muy potente que se va acercando, sientes el cuerpo como si flotara y puedes verte desde arriba (luego me di cuenta del espejo en el techo y la bombilla del ascensor). Tu vida pasa rápidamente en imágenes. Ves a todos tus seres queridos (Sí, salíais todos guapos y bien peinados en las fotos). Rezas todo lo que sabes (aquí no perdí mucho tiempo)...

No se lo deseo a nadie. La peor experiencia de toda mi vida. Todavía se me eriza el vello (hacía mucho que no ponía un topicazo... Al erizamiento de vello ayuda que estoy escribiendo con la ventana abierta y hay una corriente de 125 o 220... aún no lo tengo claro). Y todo esto sin llorar. 


A veces, muy pocas veces, tengo cierta tendencia a la exageración. Hoy es uno de esos días. Pero es que me tiré una hora encerrado. ¡¡UNA HORA DE RELOJ!! (Por cierto. ¿Alguien me puede explicar esta expresión? ¿De dónde iba a ser la hora si no?)  Eso es lo que tardaron en sacarme del “descensor”. 60 minutos en los que me dio tiempo a pensar en este post, en imaginarme nuevas tonterías, darle vueltas a los post sobre los restaurantes, el significado de la vida, pensar por qué el tiempo corre, y vuela… pero no nada… Y así “sustantivamente”.


Afortunadamente todo quedó en un susto. Podría haberme inventado una historia en la que me encaramaba (quiero decir que me subía a lo alto) al ascensor y trepaba por los cables y con mi fuerza descomunal abría la puerta que me separaba de la salvación… como en las películas. Pero ay mísero de mí, ay infelice… en este ascensor no se podía (seguramente sí, pero me dio un poco de canguis)… Lo de abrir las puertas (sin tanta poesía como he utilizado antes) también lo intenté, pero estaba justo entre los dos pisos y las puertas se cerraban.

Ya os veo comiéndoos las uñas por saber cómo salí del ascensor… Sigo con la tendencia a la exageración. Esto es como Titanic…. Sabes como acaba antes de que empiecen a contártelo. Entonces. ¿Por qué cojones tardas tanto en decir que pulsaste el botón de alarma y te ayudaron a salir?


Esto tiene su explicación. Fue un poco más complicado de lo que parece (tengo que recordar que estoy en Irlanda). El botón de alarma funcionaba, pero el señor que había al otro lado, no demasiado bien. Sólo sabía decir. Where are you? (con acento indio y cortándose la comunicación constantemente).Yo no sabía si reír o descojonarme. ¿Pues dónde voy a estar? Te llamo desde el Transbordador Espacial entrando en Marte ¿No te jode? Pues en el ascensor. 


Después de contestar a todas las preguntas -el bloque en el que estaba, entre qué pisos, si llevaba ropa limpia en caso de tener que ser ingresado en el hospital (siguiendo los consejos maternales) - pude entender que venían a ayudarme… En unos minutillos. Los minutillos fueron 60. Exactamente, ni uno más ni uno menos. Y no te creas que me dio conversación ni nada. Yo solo luchando contra los elementos.

Y llegó el momento de la verdad. De repente escuché unos golpes y una voz desde arriba que me decía. ¿ESTÁS BIEN? (pero en inglés: Ar llu oquei?). Yo pensaba que había llegado mi hora y que el Señor me reclamaba. Así era. El señor (el que arreglaba el ascensor) me pedía que no me moviera. Iba a utilizar una llave para subir el ascensor hasta la puerta más próxima. Bonnie Tyler ya hablaba hace años sobre los héroes… ¡¡Mi héroe!! 


Y así es como acabó todo. Mi héroe me salvó del peligro (no quería ir al gimnasio)… Me dejó en mi piso y vuelta a casa después de haber tenido una hora para pensar tranquilamente en nuevas chorradas para el blog…. Y tener una experiencia para poder contárosla. Espero que me sigan pasando cosas como ésta, pero no tenga que decir lo de la pierna…

 

Comentarios

  1. Me imagino tu desasosiego, Javier. Si al menos te hubieras quedado con tres vascos en el ascensor os hubiérais podido jugar un mus. Pero... ¡en Irlanda! ¿a qué juegan los irlandeses? Cuando yo estuve allí, sólo los vi beber y beber y beber...
    Y... ya ves. Eso te pasa por ir al gimnasio. Espero que hayas aprendido...
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No aprendo Isabel... Lo mío no tiene remedio.
      Beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…