Ir al contenido principal

Restaurantes y Navidad (I Parte)

Pues ya está aquí la Navidad. Y no empecéis como todos los años. ¿Otra vez? ¿Ya? Sí, ya. Es lo que tiene noviembre, que después llega diciembre. ¿Qué esperabais Noviembre Junior? Aunque hay supermercados que tienen el turrón ya caducado y los polvorones rancios de lo pronto que los han puesto, ya no hay vuelta atrás.

Esta es la cara que se le quedó a Monsterrat Caballé cuando le dijeron que tenía que cantar en Navidad.

Pues eso, que en nada estamos celebrando las cenas con los amigos, los compañeros de trabajo (si es que queda alguien en la oficina) o con quien te quieras reunir. Ya os conté hace casi un año cómo debías comportarte en ese tipo de cenas y algunos consejos para salir vivo de ellas.

Esta vez os hablaré de los diferentes lugares en los que puedes celebrar los eventos. Para que no tengáis que leer demasiado y como hay muchísimos tipos de restaurantes, mejor lo hacemos en capítulos.

Donde vayáis, ya es cosa vuestra. Yo os aconsejo que no vayáis a ninguno y os quedéis en casa o en la de vuestros padres, o suegros… Mejor no salgáis que todo lo que diga puede ser utilizado en mi contra… tengo derecho a guardar silencio :-).


Y vamos a empezar por el principio. ¿Os acordáis de cuando sólo había tres tipos de restaurantes? Los de "aquí al lao" (también conocidos como el de abajo, el de toda la vida o el de la esquina), los caros y los chinos. Siempre hay alguien que por hacerse el gracioso incluye la opción de “fas-fú” o comida rápida para la cena de Navidad, como por ejemplo McDonald’s (incluso para casarse), “Burriquín”, Telepizza, Subway… y similares, pero vamos a obviar esta opción. Nos quedaremos con estas tres de momento…

Lo mejor de esta opción es que tienes una página en La Razón.  ¡Allá voy!

Los de siempre, los de abajo o los de toda la vida.

Se está perdiendo esta tradición. Más que nada porque cada vez quedan menos bares de este tipo. Si no han puesto un chino en su lugar, están los chinos trabajando dentro y haciendo ellos mismos los bocatas de calamares… pero aún quedan sitios donde comerte unas “cocretas” caseras, las mejores bravas del mundo mundial, las cañas mejor tiradas y todo en un ambiente sofisticado  y rodeado de cabezas de gambas y servilletas en el suelo.


Casi siempre con un nombre fácil de recordar, Bar Juli, el Segoviano, Guarro (no lo pone en el rótulo pero se le conoce como tal. Hay uno en cada barrio por lo menos). También puede tener el nombre de cualquier ciudad o pueblo de la geografía española. No os dejéis engañar, el dueño no siempre es tan simpático como los venden en las películas, suelen ser más parecidos al hermano “rebotao” de Los Serrano.


Lo único que tenías que hacer para reservar es avisar un par de días antes y decirle: “Manolo, que el viernes nos juntamos los de la oficina. Nos preparas algo “apañao” y no te pases con el precio”. Si apareces con traje por el bar, te meten una colleja que ríete tú de la Sole de 7 Vidas. Eso sí, no esperes que se pase por allí Isabel Preysler con los Ferrero Rocher, ni Carmen Lomana… o sí.

El bar Yakarta, un clásico de Carabanchel
El chino

Todavía no habían pasado a llamarse asiáticos… algunos ya eran orientales, pero casi siempre se les conocía como el chino. Podían y pueden tener nombres muy variados (P.L.C. que quiere decir Por Los Cojones). Si no tenían en el rótulo una de estas palabras Muralla, Dragón, Imperial, Sol, Gran, Pekín, o cualquier otra ciudad china, no era un restaurante chino de verdad.  

Esto pasa por salirse del guion

En cuanto a la oferta gastronómica, mira que tienen una carta larga, pero al final terminamos comiendo algo como: “Rollitos agridulces de Cerdo primaveral con almendras”. Hay otras combinaciones como el “Arroz con Pollo Delicioso al Bambú” y eso sí, que no falten nunca esos trozos de plástico para embalar que ponen antes de comer.


No sé cómo se las apañan, pero da igual si vas a un chino en Madrid, o en Cuenca, son todos iguales. El mismo chino en la puerta (o muy parecido). Da igual que pidas mesa para dos que para 350, siempre habrá sitio. La misma joven, también china, sirviendo el pan de gambas y sonriendo, y poniéndote los 18 platos al mismo tiempo en la mesa. No sé vosotros, pero tengo la sensación de estar en un concurso para ver quién se lo come todo en menos tiempo… 

Y sin pan para que entre mejor la ternera saltándose los pimientos como un champiñón. 


Los caros

Todavía no es el momento de la cocina malaya con toques caribeños y ciertas reminiscencias mozárabes, ni la televisión llena de gente vestida de cocineros. Los platos eran aún redondos y las cartas del menú se podían entender a la primera, sin preguntar al camarero.

No había mucha variedad, pero también costaba una pasta ir a comer a estos restaurantes. Normalmente no eran los elegidos para las comidas de navidad, pero la gente con posibles (siempre he querido meter esta frase en algún texto) iba allí a menudo. Este tipo de restaurante se dividía en tres. Mesón, Asador y Marisquería, y todos bastante casposos. 

Allí se iba a comer bien, y mucho. A ponerse como el tenazas (qué me gusta esta expresión) y sobre todo si pagaba otro. Casi siempre era la empresa, o el amigo con pasta. La carta tampoco es que fuera muy amplia, pero la cuestión era comerse un buen chuletón, un cabrito, una buena mariscada o un cervatillo.


Ahora parecen cutres y con camareros con más años que un saco de loros. Solían tener siempre un escudo de armas a la puerta para que se viera que eran de un apellido importante. ¡Para cualquier celebración, mariscada y chuletón! (prometo que este anuncio es de verdad). ¡Los anuncios de la radio ya los hacía el abuelo del padre de Matías Prats…. Padre!

En próximos capítulos veremos cómo llegaron los restaurantes de otros sitios del mundo, la cocina de autor, temáticos… 

Pasito a paso, que sois unos agonías y lo queréis todo junto, como la comida en el Chino. ¡Que aproveche y hasta la semana que viene!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…