Ir al contenido principal

Cariño, esto no es lo que parece

Todo es lo que parece, casi siempre. Y si alguien comienza diciendo “Cariño, esto no es…”. No hay más que hablar, es peor que la apariencia. Y además es muy probable que haya pasado más veces. 


De todas maneras, y aunque alguna vez os haya dicho que las apariencias engañan, aquí el margen de error es muy pequeño. Como diría Torrente, esta es Puta y reputa. 

Tengo cierta tendencia a andarme por las ramas (no, chistes de monos o de señores de color, negro, que van a la universidad, no). Os preguntaréis ¿A qué viene todo esto? ¿Nos va a contar alguna infidelidad en el blog?  Si tuviera algo que contar, no creo que fuera el mejor sitio para hacerlo. (¿Os imagináis que Obama empiece a contar todo lo que sabe en su blog? Porque lo sabe. Todo. Y de todos. ¡Toma ya, Angela Merkel!) …

Coño, lo estoy haciendo otra vez. Me meto en jardines y no explico por qué mezclo a Merkel, Torrente y Obama (vaya peli porno más desagradable que iba a salir).


A lo que voy es que hay veces (pocas) que las cosas no son lo que parecen. Y tengo un ejemplo reciente. Algunos de vosotros ya os sabéis la historia, pero es que me gusta recordarla.  

Hace unas semanas tenía unas molestias en la espalda y decidí pedir cita al fisioterapeuta (por cierto, gracias a todos por las recomendaciones).   

Llegué a la clínica 5 minutos antes de la hora señalada. La recepcionista, muy amable, me indica que tome asiento y que en breve me atenderá el fisioterapeuta (pongamos que se llama Andrés).

Cuando llevaba menos de 5 minutos esperando, sale un chico joven con bata. Yo, que soy más listo que el hambre, deduje (sin ayuda de nadie) que probablemente fuera Andrés el fisioterapeuta. Me levanto pensando que me va a llevar a la sala de masajes (o como se llame donde se masajea) y me dice. 

Fisio: - "Bueno. Pues le cuento. Tiene algo cargados los trapecios y vamos a necesitar algunas sesiones más”.

No os puedo describir la cara que se me quedó cuando me lo dijo. La primera impresión fue: ¡Este chico es un crack! ¡Qué nivel! ¡Con una mirada me dice lo que tengo! Me extrañó lo de las sesiones, pero no era cosa de discutirle nada al joven.

Yo: (Una vez que reaccioné)…. Pe, pe... ¡Pero si no me has visto todavía! ¡Y no me duelen los trapecios! (Seguramente no me salió así de fluida la palabra y necesitaría al menos dos intentos para decirlo correctamente.  (Los tarpre… taprecio.. “yo también taprecio”)

Fisio: (Con cara de incredulidad) ¿Pero usted no es el padre de Ruth? 

Ahí es cuando (Andrés el fisioterapeuta y yo) escuchamos una carcajada. Una descojonación en toda regla. La amable recepcionista, que estaba viendo la escena nos sacó de dudas. El padre de Ruth estaba de camino y llegaría en breve. 

Ya me veía volviéndome a casa cargando con una niña… con problemas en los trapecios y sin haber solucionado mi dolor de espalda… Esta es la imagen que se me vino a la cabeza.





Os prometo, que no me he inventado nada. Según estaba Andrés el fisioterapeuta machacándome la espalda, me acordaba y volvía a reírme, pensando en la situación.

Y realmente no era para reírse. No había pensado en que ahora tenía una nueva responsabilidad. Una boca más que alimentar, mi nueva hija… Y con problemas en los trapecios. Y cómo le explico yo a Ana (mi novia) todo esto. Seguramente esperaré a que llegue a casa y cuando vea a una niña subida a un trapecio, le diré: Cariño, esto no es lo que parece…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


CEO, Fundador, Máster del universo, Administrador y Portero Delantero o cómo darse importancia

¿Os podéis creer que hay gente que incluyen en sus CVs (también conocido como curriculucucú paloma) títulos, cursos, estudios que es probable, o muy posible, que no tengan o no hayan cursado nunca? Increíble, ¿Verdad? Hay algunos que incluso incluyen entre sus conocimientos habilidades que no tienen. Todos hemos leído en los curriculums, lo de nivel alto de inglés. Y ni nivel, ni alto, y lo más cerca de saber inglés es escuchar a Michael Robinson... en español. Con saber decir “gudmornin”, ya es nivel avanzado, si dicen “vulevú cuché avemua” ya tienen un francés nivel usuario. Hay algunos que acaban de montar su empresa y se hacen su tarjeta con más títulos que el Real Madrid y el Barça juntos. Son CEO, Fundador, “Entrepiernur”, Visionario, Máster del universo, Consejero y Máximo accionista de, pongamos, la empresa Pérez González y Asociados Cuando Los Haya SL. Pero hay otros, que no les gusta darse tanto pisto, o les da un poco de vergüenza mostrar todas sus habilidades y no incluyen to…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

13 Conductores por el mundo

Hacía tiempo que no conducía por la maravillosa piel de toro, mosaico de culturas, crisol de razas…. Podría seguir así todo el post para nombrar a España, pero os había prometido hacer los posts algo más cortos.
El caso es que hay cosas que nunca cambian, da igual dónde conduzcas. Los coches pueden ser distintos, con el volante al otro lado (y el conductor en el mismo lado del volante también, que si no sería muy incómodo), pero la gente que lleva el coche somos muy parecidos.
Hoy os voy a hablar sobre algunos tipos de conductores que te puedes encontrar conduciendo (también te los podrías encontrar en otro sitio, pero ya no los reconoceríamos como conductores… o sí) Billy, el rápido El conductor más rápido del oeste, y del este y de todas las carreteras. No hay límites para Billy. Si la carretera es de 100, él va a 150, si es de 110, él va a 220, como la electricidad. Siempre tiene prisas. No confundir con Billy el de las estanterías de Ikea, que también se ha forrado con una idea bien s…