Ir al contenido principal

Cariño, esto no es lo que parece

Todo es lo que parece, casi siempre. Y si alguien comienza diciendo “Cariño, esto no es…”. No hay más que hablar, es peor que la apariencia. Y además es muy probable que haya pasado más veces. 


De todas maneras, y aunque alguna vez os haya dicho que las apariencias engañan, aquí el margen de error es muy pequeño. Como diría Torrente, esta es Puta y reputa. 

Tengo cierta tendencia a andarme por las ramas (no, chistes de monos o de señores de color, negro, que van a la universidad, no). Os preguntaréis ¿A qué viene todo esto? ¿Nos va a contar alguna infidelidad en el blog?  Si tuviera algo que contar, no creo que fuera el mejor sitio para hacerlo. (¿Os imagináis que Obama empiece a contar todo lo que sabe en su blog? Porque lo sabe. Todo. Y de todos. ¡Toma ya, Angela Merkel!) …

Coño, lo estoy haciendo otra vez. Me meto en jardines y no explico por qué mezclo a Merkel, Torrente y Obama (vaya peli porno más desagradable que iba a salir).


A lo que voy es que hay veces (pocas) que las cosas no son lo que parecen. Y tengo un ejemplo reciente. Algunos de vosotros ya os sabéis la historia, pero es que me gusta recordarla.  

Hace unas semanas tenía unas molestias en la espalda y decidí pedir cita al fisioterapeuta (por cierto, gracias a todos por las recomendaciones).   

Llegué a la clínica 5 minutos antes de la hora señalada. La recepcionista, muy amable, me indica que tome asiento y que en breve me atenderá el fisioterapeuta (pongamos que se llama Andrés).

Cuando llevaba menos de 5 minutos esperando, sale un chico joven con bata. Yo, que soy más listo que el hambre, deduje (sin ayuda de nadie) que probablemente fuera Andrés el fisioterapeuta. Me levanto pensando que me va a llevar a la sala de masajes (o como se llame donde se masajea) y me dice. 

Fisio: - "Bueno. Pues le cuento. Tiene algo cargados los trapecios y vamos a necesitar algunas sesiones más”.

No os puedo describir la cara que se me quedó cuando me lo dijo. La primera impresión fue: ¡Este chico es un crack! ¡Qué nivel! ¡Con una mirada me dice lo que tengo! Me extrañó lo de las sesiones, pero no era cosa de discutirle nada al joven.

Yo: (Una vez que reaccioné)…. Pe, pe... ¡Pero si no me has visto todavía! ¡Y no me duelen los trapecios! (Seguramente no me salió así de fluida la palabra y necesitaría al menos dos intentos para decirlo correctamente.  (Los tarpre… taprecio.. “yo también taprecio”)

Fisio: (Con cara de incredulidad) ¿Pero usted no es el padre de Ruth? 

Ahí es cuando (Andrés el fisioterapeuta y yo) escuchamos una carcajada. Una descojonación en toda regla. La amable recepcionista, que estaba viendo la escena nos sacó de dudas. El padre de Ruth estaba de camino y llegaría en breve. 

Ya me veía volviéndome a casa cargando con una niña… con problemas en los trapecios y sin haber solucionado mi dolor de espalda… Esta es la imagen que se me vino a la cabeza.





Os prometo, que no me he inventado nada. Según estaba Andrés el fisioterapeuta machacándome la espalda, me acordaba y volvía a reírme, pensando en la situación.

Y realmente no era para reírse. No había pensado en que ahora tenía una nueva responsabilidad. Una boca más que alimentar, mi nueva hija… Y con problemas en los trapecios. Y cómo le explico yo a Ana (mi novia) todo esto. Seguramente esperaré a que llegue a casa y cuando vea a una niña subida a un trapecio, le diré: Cariño, esto no es lo que parece…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…