Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como apariencia

Cariño, esto no es lo que parece

Todo es lo que parece, casi siempre. Y si alguien comienza diciendo “Cariño, esto no es…”. No hay más que hablar, es peor que la apariencia. Y además es muy probable que haya pasado más veces. 

De todas maneras, y aunque alguna vez os haya dicho que las apariencias engañan, aquí el margen de error es muy pequeño. Como diría Torrente, esta es Puta y reputa. 

Tengo cierta tendencia a andarme por las ramas (no, chistes de monos o de señores de color, negro, que van a la universidad, no). Os preguntaréis ¿A qué viene todo esto? ¿Nos va a contar alguna infidelidad en el blog?  Si tuviera algo que contar, no creo que fuera el mejor sitio para hacerlo. (¿Os imagináis que Obama empiece a contar todo lo que sabe en su blog? Porque lo sabe. Todo. Y de todos. ¡Toma ya, Angela Merkel!) …

Coño, lo estoy haciendo otra vez. Me meto en jardines y no explico por qué mezclo a Merkel, Torrente y Obama (vaya peli porno más desagradable que iba a salir).


A lo que voy es que hay veces (pocas) que las cosas n…