Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como pesas

El gym II, ¿Hay alguien ahí?

Imagen
“Priviusly” en Un Cigarrito y a la Cama (qué me gusta cuando empieza así un episodio de una serie. Es lo que viene siendo un “pues como te iba diciendo”, pero en versión TV) os contaba las aventuras y desventuras de apuntarse, por primera vez o ser reincidente, al gimnasio .  Llegó el día, no hay más excusas, aunque las busques. Has decidido ir al gimnasio y nada ni nadie puede detenerte (parece una canción de Los Dinaramos y los   Pegamoides contra Fangoria en Alaska ). Realmente estás deseando que alguien te detenga, incluso la policía.  Pagarías porque tu jefe te pusiera una reunión de trabajo a las 8 de la tarde o que hubiera una invasión extraterrestre (olvídalo, los señores marcianos y de planetas aledaños sólo van a Estados Unidos y preferentemente a la zona de Nueva York). Tampoco te importaría encontrarte con aquel tío al que evitas en cualquier otra circunstancia y tomarte esa cervecita de la que llevas años hablando (la de “a ver si quedamos y nos tomamos una cervez

El gimnasio I, el retorno

Imagen
Probablemente el título os parezca algo extraño. ¿Cómo va a ser la primera parte y llamarse el "retonno"? Antes de volver, habrá que haber ido ¿no? Paciencia, que todo tiene su explicación. Que levante la mano el que haya pensado alguna vez en ir al gimnasio. Vale, casi todos. Y ahora, que levanten la mano los que además, se han informado de la relación calidad/precio de todos los gimnasios de los alrededores, se han acercado a alguno, han hablado con la señorita o el señorito de recepción para que les cuenten las diferentes formas de pago, han visto las instalaciones, se han convencido, han pagado la matrícula y piensan: “Bueno, ya hemos hecho lo más difícil. Ya si eso, me acerco otro día”.  http://www.elmundotoday.com/2011/06/abre-el-primer-gimnasio-para-personas-que-luego-no-iran/ Yo me he llegado a tirar más de 6 meses sin pasarme ni un solo día por el gimnasio (estos datos son según mis propias fuentes, según las de mi novia, serían cuatro o cinco años).