Ir al contenido principal

A pagar la tele


No, no me he equivocado al escribir el título. No quiero decir apagar la tele, que también.  He dicho lo que quería decir. No siempre se puede, pero si no lo hago en el blog, ¿Dónde lo voy a hacer? ¿Os imagináis que aquí (cuando digo aquí, me refiero a España. Así somos los españoles, todos somos de aquí y si además eres de aquí, de Madrid, lo decimos por partida doble) tuviéramos que pagar por ver la tele? Lo hacemos, pero de otra manera. En algunos casos, yo daría dinero porque no pusieran algunos programas, pero de momento o apago la tele o veo otro canal. 
Como sabéis (algunos. Tampoco soy tan importante para que conozcáis toda mi vida), paso bastante tiempo en Irlanda y allí, además de comprarte la tele y pagar una pasta por tener un receptor (que antiguo suena), también tienes que pagar una licencia por ver la tele, aunque solamente la utilices para conectar la Play “estaichon”, el “dubidé”, el PC, el Mac o incluso poner una sevillana y un toro encima para tener un salón fashion (por favor niños, no hagáis esto en casa y menos si la televisión es plana).

Y vosotros pensaréis: “Seguro que tiene ventajas y la tele irlandesa es mucho mejor que la española”.  Lo de mejor o peor es muy subjetivo y tendría que ver mucha más televisión tanto española como irlandesa para daros una opinión (no estoy dispuesto a pasarme el día frente a la tele, y seguramente os da igual mi opinión). Lo que puedo decir de la tele irlandesa es que es en inglés (excepto algunos canales que son en gaélico. Para que os hagáis una idea, es parecido a lo que hablan los elfos de El Señor de los Anillos pero sin subtítulos ni orejas de punta).  Aquí tenéis algunos ejemplos.   

Siguiendo con las ventajas que podríais pensar que tiene la televisión irlandesa, diréis: “al menos no tiene publicidad”.  Pues no señor, también tienen publicidad y cada muy poco tiempo (también en inglés y en élfico).  Vale, seguiréis cavilando, “tampoco será demasiado dinero”.  Pues depende de lo que penséis que son 160 euros (cada año).  Si sois como yo, que sigo traduciendo en las antiguas pesetas (topicazo “habemus”), son casi 30.000.   “¿Pero habrá muchas cadenas”?  Pues tampoco.  Si no contamos las de Gran Bretaña (que pueden verse en Irlanda), hay muy poquitos canales.  “¿Y lo paga todo el mundo?”.   Aquí ya no puedo contestar.  Podría empezar a preguntar a todos y cada uno de los irlandeses y extranjeros que viven allí si pagan o no, pero me llevaría un ratillo y aunque ahora tenga más tiempo, tengo que hacer otras cosas.  Sí os puedo decir que los mayores y los ciegos no pagan.  Los ciegos ingleses pagan un 50% (siempre tan prácticos ellos. No la pueden ver, pero oírla….) y si tienes tv en blanco y negro también (no dispongo de datos para saber cuánto pagan los daltónicos).  Si queréis ampliar información aquí os dejo los links para Irlanda y Gran Bretaña (para que no digáis que no os doy nada).

No es que esté en contra del pago por ver televisión. Yo, que soy un tío raro, tengo Digital Plus y pago por ver la tele que me gusta. Películas sin anuncios (sin que duren 5 horas por los cortes publicitarios), partidos de fútbol, series, documentales (sí, me gustan los documentales de bichos y no solo para echar la siesta), pero es una opción personal.  Algunos diréis que eso ya lo tenemos en la TVE, pero sinceramente, no es lo mismo. Lo que sí os voy a dar es una serie de razones para ver la televisión irlandesa frente a la española. 
  • No sale Falete en bañador. Probablemente se estén pensando en hacer algún programa con famosos tirándose al agua, pero de momento, se han librado.
  • No ves constantemente a los políticos españoles con lo que la probabilidad de cabreo se reduce. Y si los ves, salen muy poquito y les traducen. Al menos parece que saben hablar inglés. 
  • No verás las ruedas de prensa de Rajoy (bueno en la tele de España tampoco hay ruedas de prensa del Presi. Sale un rato en la tele, literal, pero no le puedes preguntar). 
  • Mercedes Milá no presenta ningún programa.  Ojo, que no estoy en contra de esta señora, pero al menos te ahorrarás ver cómo enseña las vergüenzas (es muy libre de hacer lo que quiera, pero tampoco me gustaría ver a su hermano Lorenzo enseñando los gayumbos).

  • Los resúmenes de los partidos de fútbol no duran más que los propios encuentros. Tampoco se pasan dos horas diarias hablando del Real Madrid y el Barcelona.  También hay que decir, que tampoco hablan mucho de equipos irlandeses, salvo de la selección y prefieren hablar de la liga inglesa.
  • No salen famosetes hablando de su vida privada, y si salen, volvemos al punto primero. Al menos hablan inglés y me ayuda a aprender algo más. 
  • Puedes aprender a decir en la lengua de Shakespeare mil maneras de caer agua. Me explico. Como están familiarizados con la lluvia (suelen verla a diario), hay muchas maneras de explicar las precipitaciones (no sólo de chubascos vive el hombre irlandés). Incluso te dan el pronóstico de la evolución no de forma diaria, sino cada 6 horas (como las pastillas para la tos). Aquí os dejo un artículo (en inglés) sobre un “pluviocabulario”.  

  • Hasta los anuncios son en inglés (son muy suyos en este país), y aunque algunos son exactamente igual que los nuestros, al menos aprendes a decir nuevas palabras. Además, como en el tema de la lluvia, hay millones de anuncios de mantequillas (¡Puaj) o margarina (también ¡puaj!).  Les encanta la mantequilla por esos lares. Aunque el mejor anuncio es el del aceite de oliva Don Carlos (no, pero quería meterlo). ¿Alguien que no viva en Irlanda conoce este aceite español?

  • ¿Echas de menos a Arguiñano? En Irlanda y Gran Bretaña hay 100 programas de cocina (sin exagerar. Exagerando, puede haber dos millones).  Vosotros os preguntaréis, ¿Tanto programa de cocina y no saben freír un huevo ni con la ayuda de Don Carlos? Están en ello, y además tengo que decir que en Irlanda se come bastante mejor que en Inglaterra (fácil por otra parte). Lo curioso es que los programas los hacen casi siempre fuera de la cocina. Se ponen a preparar las viandas (otra palabra antigua que me encanta) en la calle o en una caravana, en medio del campo. Total, como hace siempre buen tiempo…
  • Es muy probable que salga alguien conocido en el telediario irlandés. No hace falta que haya sucedido ninguna desgracia. Con saltarte un semáforo o pasear por el centro de Dublín, tienes muchas posibilidades de salir en la tele (al que le guste salir, que hay gente “pató”).
  • También hay programas para descubrir talentos musicales o “bailables”.  Eso sí, no esperes canciones de El Canto del Loco  o la Oreja de Van Gogh (¡Gracias!), ni a Melendi o Rosario Flores votando por los cantantes (¡Alabado sea el Señor!). 
  • El Corte Inglés no te avisa de que ya es primavera.  ¿Cómo lo sabrán?
  • ¿Echas de menos la Casa de la Pradera o Bonanza?  Pues sí, también puedes verlas en la tele irlandesa. Podrás volver a la pequeña de la familia “Inguels” rodando por la verde pradera. (Mi abuela paterna, pensaba que la niña era muy torpe, todos los domingos a la misma hora se caía. ¡Verídico!, y razón no le faltaba). 
Ahora que ya tenéis datos, sacad vuestras propias conclusiones sobre qué televisión es mejor, si la irlandesa o la española. Yo mejor apago la tele, aunque también la pago (y vosotros también con los impuestos) pero esa es otra historia. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…