miércoles, 5 de junio de 2013

De aquí, de Madrid

Permitidme que hoy me mire al ombligo (en sentido figurado, que os lo creéis todo y además hay ombligos que molan mucho más que el mío… También los hay más feos, como esos que parecen garbanzos en remojo). Quiero decir que hoy voy a escribir sobre cómo hablamos los de aquí, de Madrid.


¿Os habéis dado cuenta que si a algún madrileño le preguntan de dónde es siempre dice: “de aquí de Madrí”? Da igual si estás en Madrid o en la China Popular (Carod dixit) que dirás lo mismo. Y el chino te mirará con los ojos como platos (de esos en los que se ponen las aceitunas y los boquerones en vinagre, pero platos), porque tú se lo dirás con perfecto acento madrileño. Y no sólo decimos que somos de Madrid, sino del barrio o el pueblo. De Madrí, Vallecas, Carabanchel, La Elipa, Móstoles, Fuenla o el Barrio de Salamanca (éstos no hace falta que lo digan, se les nota… bueno, en realidad se nos nota a todos). 


A veces no hace falta que lo digamos. Los madrileños tenemos acento, aunque creamos que no.  Hasta que sales de Madrid y al oírte hablar te preguntan (válido en Península, Baleares y Canarias, los guiris no son tan diestros en captar los acentos). ¿Tú eres de Madrid, no? Y claro que eres de Madriz o Madrí (son las dos formas aceptadas para nombrar a la capital), y además lo dirás con orgullo. Porque otra cosa no, pero todos somos orgullosos de ser de aquí, de Madrid aunque no hayas nacido aquí. Por supuesto que los andaluces también están orgullosos de ser de donde son, y los vascos, y catalanes…, pero nosotros lo decimos como, ¡Pués claro! ¿Y de dónde mejor se puede ser?  No voy a contestar a esta pregunta, porque se me ocurren muchos sitios mejores de dónde ser, pero ese es otro tema.

También he de decir que no estamos bien vistos en según qué sitios. Yo diría que en casi ningún lugar nos ven bien. Tenemos una fama (probablemente merecida) de chulos y algo prepotentes (y no van desencaminados). Pero no quiero hablaros si caemos bien o mal. Habrá de todo. Nos hace gracia como hablan los del resto del estado español (si digo país, igual se mosquean algunos, y si digo estado español también), cuando dicen palabras que nosotros no utilizamos, o tienen expresiones diferentes. 

En Madrid no dan cosas en la tele (y cada vez menos), las echan. Nosotros vemos la tele, no la miramos (y casi siempre cuando está encendida). Aquí no hay salas de fiesta (¡Qué cosa tan antigua), hay garitos. También nos comemos palabras. La Plaza de Castilla es la “Plazacastilla” y el “Barriolpilar” es lo que la gente de fuera conoce como el Barrio del Pilar. Otras veces no nos las comemos, pero suena tal que así: Nosotros “lorde Vallekas”. No, no es un personaje de “Jarrypoter”, es que los de Vallekas lo dicen así. Aquí no hay ningún hijo de puta (perdón por la expresión), en todo caso, algún hijoputa. 


Si quieres saber si alguien es de Madrid observa cómo pronunciamos Kiosko. No sólo Bono (el exministro) dice egque, kiogko, digcoteca (¿se sigue usando esta palabra?), también los de Madrí. “Voy a ver la ceremonia de los “Ogcars de Jólivud”. Tenemos palabras propias, que se han ido extendiendo, pero nosotros las decimos mejor (aquí se ve la prepotencia y chulería) como gilipollas.  Esa g pronunciada con pasión y la doble l que suena como una ch. Es difícil describirlo pero sería algo como “Menudo ggggggilipochaaaas”. Si dice careto o gepeto en vez de cara, también es una evidencia. Y muchas veces, la liamos parda.


Otros, que suelen ser algo más mayores parece que les han sacado del casting de la Verbena de la Paloma.  Esos que hablan muy despacio, cortando la frase y casi siempre son de Chamberí. No sabes si te están hablando, te van a cantar un chotis, o les está dando un ataque de hemiplejia.


Luego hay otras tribus que no son endémicas de Madrid pero como somos muchos, aquí hay más, aquí os dejo unas cuantas.

O sea ¿no?
También conocidos como los negativos.  Muchas eses y pocas bes. O ssssea, sssaessss ¿no?  Cada frase termina en ¿no?  Y te dan ganas de decirle, pues ¡no! Y cállate ya, ¿no?  Ojo, que hay pijos en todas partes, pero el madrileño es como que ssssupermejor, ¿no? ¿ssssabessss? Es la versión del you know?, pero más de aquí. También deciros que suelen estar mucho mejor ellas que ellos.  

Como yo digo
Esta especie está cada vez más extendida.  Son los que te dicen continuamente la misma frase y todo lo  empiezan diciendo lo mismo. “Y como yo digo” y luego continúan con la frase más trivial del mundo, o un refrán. Como dice mi hermana (esto ya lo he utilizado, pero es que hoy es el día del reciclaje ¿no?): ¿Os habéis parado a pensar que los demás también lo decimos así PORQUE NO HAY OTRA FORMA DE DECIRLO?


Los “bodys”
¿No os hace gracia esa gente que quiere hablar como si tuvieran 15 años o todavía fuera 1980? Ya en aquella época era ridículo, pero ahora, ya es peor que ver a Cayetana de Alba bailando (iba a decir sevillanas, pero en general, bailando cualquier cosa). Siguen moviendo el esqueleto o te dicen cosas como ¿Qué pasa con tu body?, efectiviwonder, molan cantidubi, van tan rápido como un Fitippaldi (también conocido como Felipandi en algunos lares de la sierra de Madrid), y a tope de power… ¡Ojo! Guay también se está convirtiendo en una reliquia. No llega al límite de yes very well fandango, pero se va acercando.

Probablemente la canción más “body” de la historia

Genio y figura
Es una subespecie de los bodys, pero estos tienen más arte y gracia.  Utilizan términos pasados de moda, pero porque siempre los han utilizado. Son los de las variantes del dabuti, dabuten y siguen llamando botijos a los botellines, peluco al reloj, viejos a los padres, las tiendas para ellos no se cierran, se chapan, y continúan llamando tronco y tronca a todos sus colegas (si son de Madrí serán “suggggcolegas”).

¡Deja de decir fistro!
Si aún sigues utilizando jarl, pecador y otras “perlas” de Chiquito de la Calzada es momento de renovarte o… (iba a decir morir, pero casi es preferible que te maten). Con el debido respeto, tuvo su gracia (¿seguro?), pero ya pasó.  Y si además de las “chiquitadas” todavía usas las frases de Martes y 13 (digamelón, Encanna, lo tuyo ya es delito.  Deberías entregarte a las autoridades en cero coma (otro término que odio).

Seguro que hay muchos más, pero si queréis un estudio pormenorizado os habéis equivocado de sitio. A ver si voy a tener que llamar a “la Espe” para que os meta en vereda… Y ya de paso, nos libramos los de aquí, de “Madrí”, de ella.  

8 comentarios:

  1. Muy bueno, don Javier. Se me ocurren otros madrileños como "queli", "pillarse un tequi o un pelas" (los taxis)..., llamarle "mini" al vaso de medio litro (eso si es chulería)...
    Por otro lado, los de Madrid sois o somos cada vez más como los de Bilbao y nacemos donde nos da la gana :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Berti! Hay un montón de palabros, y ahora por quejarte ;) Te mando a la Espe! Un abrazo

      Eliminar
  2. Me encanta tu blog, ya es hora de que alguien nos reivindique.
    Yo soy de las "algo mayores," pero no acabo de integrarme en la Verbena de la Paloma, la culpa es de internet.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!! Me alegro que te guste. Así da gusto recibir piropos :-)

      Eliminar
  3. Los de Vallekas no decimos glipollas, decimos gelipollas. Por meter variantes dialectales. ¡Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad... Y con la "e" bien marcada... Pero eso ya era para nota ;_)

      Eliminar
  4. Nos has clavado, jajajaja. Yo digo "Madrí" y mi novia me repite cada vez que a los canadienses les tengo que pronunciar todas las letras, pero me cuesta la vida. Además hay que pronunciarlo todo un poco en guiri para asegurar que lo entienden. Eso sí, al cabo de unos meses se me quito lo del "de aquí, de Madrid". Menos mal.

    Anécdotas:

    1)Mi tía en Vermont (USA) se puso de matrícula en el coche "Madriz".

    2)La primera vez que fue de campamento con mis primos pucelanos, una noche unos del grupo me dijeron "nos caes genial porque eres el primero de Madrid que conocemos que no es un chulo". También es verdad que los madrileños que conocían eran participantes del campeonato de España de karate... así que la alegría de caerles bien fue doble!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no tenemos acento...lo de chulos no nos lo quitaremos nunca.

      Gracias por ser tan fiel cigarrito :-)

      Eliminar

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!