Entradas

Sálvame, pero poco

Imagen
Como casi siempre, comienzo por el principio, que es por donde se comienzan las cosas. Y una vez más tengo que explicar el título, porque como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación. Como ya os dije en el post de la semana pasada , yo conozco a muchos famosos. Cienes y cienes de ellos. A porrillo. A todos, no, pero a muchos. Si no es de una cosa, es de otra. Y si no los conozco, tengo un amigo, que tiene otro amigo que conoce a un famoso que también conoce… Se conoce que las cosas funcionan así. Pero ya está bien de hablar de famosos y vamos a hablar de nosotros. Los que no ocupamos portadas en el Hola, o salimos en el Sálvame. Cosa que, por otro lado, es de agradecer. No me gustaría que hablaran de mí en la tele y opinaran de la ropa que llevo puesta, con quién voy, con quién salgo, con quién entro… No sigo, porque…. ¿Os imagináis que vuestra vida fuera como la de los famosos? Un Sálvame de mercadillo en el que se hablara de cualquiera de nosotros. Allá vamos. “Sólo

Yo y los famosos

Imagen
¿Quién es más importante? ¿Yo, o los famosos? Por supuesto que no hay ninguna duda. Tened en cuenta que este blog es mío. Y no soy objetivo. Sin mí, este blog no existiría. Sobre famosos ya hay programas de televisión, de radio, revistas, su sección en el periódico, canales de “Llutú”, “poscast”, y un montón de gente hablando de ellos. O de sus novios, novias, parejas, parejos, hijos, hijas padres y madres que les parieron. En el post de hoy quiero hablar de nosotros, los que no somos tan conocidos y de la relación que tenemos con los famosos. Y es que todos, todos, hemos tenido una relación con una “celebriti”. De ahí lo de “Yo y los famosos”. Cuando digo yo, quiero decir tú. O nosotros.  A ver cómo lo explico… ¿Os he dicho que mi hijo es…? Los famosos tienen hermanos, primos, abuelos. Bueno, a lo mejor abuelos ya no, pero han tenido madre, y padre, aunque sean unos hijos de… El caso es que a los familiares les encanta decir que son familiares de….  ¿Quién no tiene un padre qu

Me pido…

Imagen
¿Ya habéis escrito la carta a los Reyes? A los de Oriente. No a ése, no. A los otros. A los que te traen cosas.   Pues ya podéis empezar, que luego todo son prisas. Que si se atasca el Canal de Suez, crisis de suministros, explota un volcán, se escapan los camellos. Llevamos unos años que pasan cosas muy raras. Espérate tú que no nos vengan con que los reyes no existen o que Papá Noel es un invento… Excusas. Cosas más raras se han visto. El que conozca Carabanchel sabe que no es raro que haya camellos paseando por el barrio. Lo de la llama es algo más peculiar. Pero es que eso es Madrid. Libertad. ¿Quién les dice a los camellos que no paseen por la ciudad? Y si no les gusta el circo pues se van, y punto. Igual después iban al fútbol. O a los toros. O a tomar algo con los colegas. ¡Qué coño! Pero yo os quería hablar de los juguetes. En 444 posts (sí, tantos) hemos hablado muy poco sobre ellos. Vamos con una historia de juguetes. Mi primer juguete Siendo sincero, no me acuerdo de

Tiene usted un colon estupendo

Imagen
Es probable que cuando conozcas a alguien, no sea la primera frase que se te venga a la cabeza. - Hola, soy Jose Alfredo.  - Encantado de conocerle señor Jose Alfredo. Quería decirle que tiene usted un colon estupendo. Así como otros tienen el colon irritable, el suyo es de los mejores colones que conozco. ¡Enhorabuena! Muchas veces nos fijamos en los ojos, en los dos, en el pelo, o la ausencia, una buena figura, la forma de vestir o de expresarse. Pero ¿Por qué nadie se fija en el colon de la gente? Hoy quiero reivindicar la importancia del colon. ¡Viva el colon! Estamos de acuerdo que hemos sido muy injustos con el colon. Se han hecho poesías a los ojos, a los dientes, al cabello…. Cienes y cienes de canciones sobre el cuerpo femenino y masculino, el pecho, las piernas, hasta el culo (no es una expresión. Me refiero que también se han hecho canciones y odas al culo). La espalda es otra gran olvidada, pero hoy estamos con el colon. El colon ¿Por qué? Como os iba diciendo, nadi