Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como covid

La lámpara maravillosa y otros descubrimientos

Imagen
No estamos para que nos cuenten cuentos, ni mucho menos cuentos antiguos como el de Aladino y la Lámpara Maravillosa. Que resulta que Aladino se llama ahora Aladín (no, no voy hacer la broma de ponerle apellidos como Aladín Aladán aladín bom ban). Tampoco os voy a explicar que el nombre real es Al-Ladín, que en árabe de Arabia significa “ahí a 5 minutos andando”. Lo que sí os voy a contar es mi historia con una lámpara. No es una lámpara maravillosa. Es más bien normalita. Ni siquiera te concede tres deseos. El único deseo es que, si de verdad quieres que se encienda, sólo tienes que dar a un botón (tenerla enchufada y tener pasta para pagar la factura. Esto ya es más complicado, pero no tiene la culpa la pobre lámpara. Ni Aladín, ni Aladán…) Lo maravilloso de la lámpara es que tenía un botón que he encontrado casi un año después de comprarla. Con una sola bombilla, la lámpara tiene muchas más luces que el dueño. Durante bastante tiempo he estado desenroscando la bombilla, o desenchufa

Moderna, Pfizer, AstraZeneca y la vacuna Matata

Imagen
Cuando llegue… Pues yo no me la voy a poner… Nos van a instalar un chis y vamos a… Estoy deseando que … Pues ya ha llegado. No han llegado a todos, ni a todas partes del mundo. De hecho, algunos todavía tendremos que esperar y es posible que nos pongan una vacuna que aún no se ha inventado. O una mezcla de varias vacunas. Yo me pido la de Moderna y Astrazeneca, la “Mostrenca”. Yo la rusa, la “Vakunin”, o la árabe que creo que se llama “Al Jer Inga”, la india, también conocida como Indi Ción. Los chinos también tendrán la suya, pero como no sé leer en mandarín, será la palito, palito, palito, y a casa (los chinos se ponen tres dosis, por si acaso). El caso es que como no soy tan mayor, ni trabajador esencial, ni tan trabajador, ni obispo, ni alcalde, pues todavía no me han llamado tampoco para ponerme la vacuna Matata, que es la modalidad africana. Lo que sí que he hecho, como siempre, es documentarme para ver los efectos de la vacuna. He intentado entrevistar a pestrigio, pr

¿Cómo va el siglo XXII?

Imagen
Os escribo desde el año de nuestro señor de 2101. Menuda odisea, y no precisamente en el espacio. Aquí no hay coches voladores, ni nos comunicamos con los extraterrestres, y tenemos que seguir yendo al baño a hacer nuestras cosas. ¿Cómo es posible que os escriba desde el futuro? ¿Os creéis que haya venido una señora a traer lejía, pero dudáis de mí? Muy bonito, esa es la confianza que tenéis en las personas humanas. A la de la lejía, que no conocéis de nada, y que es posible que ni siquiera sea humana, y que sólo quiere venderos un producto de limpieza, os la creéis a pies juntillas (que no tengo muy claro qué postura es esa).  Para que veáis que no soy rencoroso, os perdono. Eso sí, prestad atención, porque no lo voy a repetir más veces. ¿Preparados? Sería demasiado largo contaros cómo he llegado hasta aquí. Por resumir, diré que no es buena idea mezclar vacunas. Me pusieron una dosis de Moderna, luego una de Pfizer, y un Actimel. El Actimel no me lo inyectaron, me lo tomé de po

Futuro imperfecto del subjuntivo o indicativo

Imagen
Siempre me he hecho un poco de lío con los tiempos verbales. Sé cómo utilizarlos, y distingo entre pasado, presente y futuro. Pero estaréis de acuerdo conmigo que el futuro no es tan idílico como te contaban en las películas. Coches voladores y todos viviendo en la luna. Y lo digo con conocimiento de causa. Acabo de volver del futuro. No, no traigo lejía como la del anuncio, aunque tampoco iba desencaminada y ella ya intuía que había que dejar las cosas muy limpitas. Ni traigo Miguelitos de la Roda, que es una cosa que compra mucha gente cuando sale de viaje. Ni siquiera he comprado un imán del futuro para poner en la nevera. Y vosotros os preguntaréis ¿A qué has ido al futuro? Y lo que es más importante, cuéntanos cómo te ha ido, si has conocido la felicidad. No, no he conocido la felicidad, ni la tristeza, pero os cuento cómo me ha ido. El caso es que de repente me encontré en el futuro. En el año 2030. Ni viaje, ni nada. Que también es una ventaja si tienes en cuenta que ahora