Ripit plis, por favor

No sé si os habéis visto en la situación de estar en un lugar en el que no entiendes nada. No me refiero a un mitin de un partido político, sino en un sitio en el que no hablan tu idioma. Como en China, o por no irnos tan lejos, en Murcia.
Y es que en el extranjero hablan raro. Incluso los que dicen que hablan tu idioma no lo hablan igual. No pronuncian bien las palabras. Las frases son diferentes. Tienen sonidos que nunca podrás pronunciar….
En el post de hoy os voy a contar algunas cosas que pasan cuando estás en un país en que no hablan (pobres, no tienen estudios), tu idioma . Follou me!
Yo soy, buenos días
Empecemos por el principio. Lo primero que te enseñan en cualquier idioma es a presentarte. Como si fueras a un casting de OT. Buenos días, me llamo Pepito o don José, y vengo a cantar Despacito. Y todo lo dices con mucha educación…
Por favor, podría…
Seguimos siendo muy educados. Todo se pide por favor, y se da las gracias. Los profesores son como tu madre cuando tenías tres años. ¿Cómo se piden las cosas? ¿Has dicho gracias? Por la mañana buenos días, por la tarde, buenas tardes y por la noche, no cojas drogas de desconocidos.
Perdón, no comprendo, más despacio
Perdón no entiendoNo hablo bien el idioma (en realidad ni bien ni mal, no tienes ni puta idea), ¿Podría hablar más despacio? (los guiris tienen un sexto sentido para ver que no hablas el idioma y hablan más deprisa, no saben que hablando despacio se entiende todo), por favor, podría repetir… ¿Cuándo viene la lección en la que te enseñan a decir?: ¿Pero es que no ves que no me entero de nada? ¡Cojones ya! Habla más claro o así va a aprender a hablar su puñetera madre! ¡O ponte subtítulos debajo como en la tele! Eso sí, con mucha educación.

Vamos a pedir algo de beber
Te animas a pedir algo para beber. Los guiris siempre piden las cervezas de dos en dos, pero tú pides agua que eso sí lo sabes decir. Un agua.
Pero van y te contestan
Y aquí volvemos a la casilla de la salida cuando el amable camarero con su mejor sonrisa te pregunta si quieres agua del grifo. O mineral, o agua del tiempo. O agua oxigenada. Agua, azucarillos y aguardiente, ¿Aguacate?
Mejor voy a un McDonald
Aún no te sientes demasiado seguro para pedir en un restaurante y vas a un McDonald (aunque ellos digan que sí, un McDonald no es un restaurante). Al final Big Mac se dice igual en todas partes. En los restaurantes tienen la costumbre de no poner tortilla de patatas, ni paella y sirven la comida del país en cuestión. Y ahí te ves comiendo ensalada… que es lo que comen los señores, con naranjitas y limones. Lo del “achupé” mejor no pregunto qué es exactamente. ¿Quién escribirá estas letras?
¡Ya entiendo!
Estás viendo la tele y pillas una palabra. No está mal. De un programa de una hora has entendido una palabra. No os podéis imaginar la alegría cuando entendí lo que decían en una retransmisión de fútbol. En realidad, para ser justos entendí más palabras. Dos. Lo recuerdo como si fuera ayer… ¡Qué alegría cuando escuché Javier Martínez* y reconocí las palabras!
*Javi Martínez es jugador del Bayer de Múnich y el señor retransmitiente (¿O es retransmisor?) lo pronunció con claridad meridiana (de Greenwich).

Dices a todo que sí
Da igual lo que te digan, a todo sonríes y dices que sí. Es probable que te estén diciendo que te falta dinero para pagar el autobús y tú sonríes y dices que sí, pero no sueltas la mosca…. Y te lo vuelven a repetir, y es posible que te empiecen a insultar y/o vituperar, pero tú sigues sonriendo…. ¡Cuánto daño ha hecho Paulo Coelho!
Uno, dos, tres
Ya sabes contar hasta 10 y piensas que está todo hecho. Pero es que hay muchos más números y variaciones y permutaciones cuando n tiende a infinito. Que tu dirás, si están escritos los números, se entienden bastante bien. Los romanos lo complicaron un poco en cuanto a escribir números, pero al final tampoco vas a hablar con un romano. El caso es que los números escritos se entienden bien, pero cuando te dicen que el billete cuesta 2,85 ya estás perdido. Vale que sabes contar hasta el 10 y que 2,85 es menos, pero no lo entiendes. Algo está fallando. “Jiuston, tenemos un problema”
El mimo italiano
Cuando estás intentando hablar otro idioma utilizas una técnica que yo llamo, la del mimo italiano. Ya sabes que los italianos hablan como si estuvieran espantando moscas. Moviendo las manos todo el tiempo. Pues imagínate un mimo italiano, utilizando todo el cuerpo. Ríete tú de la canción de la tetera, y el plato hondo… y
¿Y lo bien que hablan los niños?
Llevas 5 años estudiando el idioma y hablas muy malamente. Y los niños con dos añitos que ya lo hablan perfectamente a nivel usuario. Pero hay que seguir insistiendo aunque tengas más acento que un catálogo de IKEA.
Repite please, “sivuplé”
Mezclar idiomas no es hablar, es como hablar estando solo. Es la versión que hizo Sergio Dalma de aprender idiomas. En Suiza he llegado a hablar en italiano, francés y alemán a un señor que hablaba perfectamente español.
En cualquier caso, seguiremos estudiando, viendo la tele, practicando con mimos italianos, probando otros restaurantes que no sólo tengan Big Mac (Whoper no es una opción)… y seguro que al final, algo aprenderemos. Mira el alce qué bien habla inglés.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres