Si pudieras o pudieses decidir

Ya está bien de hablar de política y de políticos. Todo el día con lo mismo. En la radio, en la tele, los periódicos, en el feisbu, el tuister. Que si quieren exhumar a los catalanes, si Franco se quiere independizar, que ahora vamos al Brexit a votar…
Ya está bien, hombre, ya está bien. Me encanta esta expresión. Nótese, que hay que remarcarlo. Para mostrar que estás hasta los ****** (es que no quería poner cojones, no vaya a ser que lo censuren) hay que repetir, lo de ya está bien.
Así que hoy nada de política, vamos a jugar a un juego. Valga la redundancia.
Vamos (me encanta este plural. Es como cuando en casa me dicen que tendríamos que tirar la basura. Ya sé que me toca a mí) a jugar a las elecciones. Que tú dirás: “¿Pues no habías dicho que no íbamos a hablar de política? ¿Otra vez elecciones?”. También es posible que no te lo hayas preguntado. Es probable que seas uno de esos locos que no habla solo, ni se monta películas.
El juego es muy sencillo. Consiste en elegir una de las dos opciones. Por ejemplo, Notre Dame o Amazonas. Tú eliges lo que quieras. No hay una respuesta correcta o equivocada… Es muy sencillo, hasta un niño lo entendería. Los políticos no siempre lo entienden. Y los niños siempre tienen la razón… y los borrachos. Y un niño borracho, ya tendría toda la razón.
Lo mejor del juego es que no tienes que dar ninguna razón, ni meterte en jardines. Ni siquiera se lo tienes que decir a nadie.
Empezamos con el juego “Si pudieras o pudieses elegir! ¡Vamos allá!
Piloto o amiguete
Imagínate que hay dos aviones. Tampoco hay que imaginar tanto, hay muchos más, pero tampoco vamos a derrochar que no andamos sobrados de presupuesto. Un avión lo lleva un piloto profesional. Pongamos que se llama Poncio Piloto. Un señor con años de experiencia, que sabe lo que hace. De los que cuando aterriza, la gente aplaude, pero de verdad, no porque haya salvado la vida 😊. En el otro avión, el piloto tiene un título CCC de guitarra y un diploma de manicura. Pero es nuestro amigo. Un tío majete que cuenta muy buenos chistes y fue delegado de curso en el instituto. ¿En qué avión te montarías?
Playa o montaña
Llevas tiempo ahorrando para irte de vacaciones. Tienes todo preparado, estás convencido de dónde ir, en qué mes, cuánto quieres gastarte, en qué hotel vas a alojarte… Hay dos agencias de viaje. Viaje con nosotros si quiere “gosar” o Búscate la vida pringao. La primera te lleva donde quieres. Son menos días de los que tú pensabas y el hotel está un poco más lejos del centro (o de la izquierda… o de la derecha, para no mezclar con política). La segunda agencia te lleva a la montaña (tú querías ir a la playa), de otro país, en otras fechas y no te aseguran si tendrás hotel, pensión o colchón debajo de un puente.  ¿Eliges la primera o la segunda?
¿A quién le darías el dinero?
Te vas a cenar con amigos y ponéis un fondo común para pagar la cena. ¿Le dejarías el dinero a ese amigo que va preparado con su calculadora, la aplicación en el móvil iQuepagarentretodos, te manda un Excel al final de la noche con los gastos y tiene todo controlado? ¡Qué tío tan coñazo! También está la opción de darle la pasta a ese amigo tan divertido que conocía un restaurante cojonudo en el que se pone morado a centollos, mientras vosotros coméis ensalada, todos pagáis lo mismo pero él saca del fondo común para pagar el tabaco y las copas (su tabaco y sus copas) y no tenéis muy claro cuánto ha costado la cena… Pero es que es mi colega y es taaaaaan divertido.
Mi entrenador personal
Quiero ponerme como Cristiano Ronaldo (enfadado no. Me refiero a tener el cuerpo de Cristiano Ronaldo. Que no es que quiera robarle el cuerpo del futbolista, sino estar cuadrado). Tengo la opción de contratar a un señor que me va a hacer sudar la gota, gorda (no me he equivocado al poner la coma). O también puedo trabajar (es un decir) con otro entrenador que me asegura que me pongo más fuerte que el vinagre sin hacer ejercicio… y sin contrato. Sólo tienes que confiar en él.

Dependiente o independiente
Eres el dueño de una tienda y necesitas contratar a un dependiente o dependienta. Contratas a alguien con experiencia, con don de gentes, que hable inglés, en el que puedas confiar…. Sólo tiene un inconveniente… No le gusta el fútbol Y tú eres seguidor del Albacete Balompié. Te llega un curriculum de alguien que no tiene experiencia, inglés nivel de usuario (sabe decir Gud mornin pero no sabe lo que significa), sabe usar el petit point (aún no controla el power point) pero es socio del Albacete Balompié. Que vosotros diréis que quién pone que es socio del Albacete… Cosas más raras se han visto. ¿A quién contratarías?
¿No lleva traje?
Tenemos que decidir quién es el capitán del equipo de petanca. Tenemos dos candidatos. El actual capitán, que pasa de todo, no va a las reuniones de estrategia de equipo (si es que hubiera reuniones de equipo en un equipo de petanca), y sólo viene los días de partido que seas por la tarde. Por la mañana no le viene bien. Eso sí, es un tío simpático, amigo de sus amigos, y que va siempre impecablemente vestido, con su traje y corbata (la petanca no está reñida con el saber estar) y cuenta unos chistes buenísimos. También está la opción de Eufrasio. No va con traje, pero está siempre cuando se le necesita, no falta a ninguna reunión de estrategia y es el mejor jugador de todos. Mejor nos quedamos con el que tenemos… Más vale malo conocido… ¿O no?
Café o te
En tu familia siempre han tomado café. No se ha tomado otra cosa. Café negro sin azúcar, sin leche. No hay otra opción… Pero a ti te gusta el té… En sus diferentes variantes, té verde, marrón, blanco, té de menta, té de Toledo, Te quiero vida mía te quiero con locura… ¿Te cambiarías al té? Te dejo con unos minutos musicales para que lo pienses.
¡Que se joda la del cuarto!
Hoy tenemos reunión de vecinos. ¿A quién no le gusta juntarse cada cierto tiempo con sus vecinos? Es el momento para intercambiar opiniones, hablar sobre de qué color queremos poner los toldos, cuánto cuesta la bombilla del portal que cada poco hay que cambiar (no siempre es la misma, cada vez es diferente), si queremos plantas artificiales o naturales en la entrada. La señora del cuarto, esa que nunca da los buenos días, (la buena noticia es que nunca saldrá en los telediarios como la descuartizadora del barrio) ha conseguido una ayuda del ayuntamiento para poner un ascensor. Todo gratis. No hay que poner un duro. ¿Votarías en contra o a favor? Es que la señora te cae muy mal. Pero tú vives en un tercero y subir con el carro de la compra y con los gemelos no te viene bien. ¡Qué se joda la del cuarto!
Ya está. ¿Ves cómo era fácil? No tienes que elegir nada más… O sí, pero ahí ya no me meto. Lo importante es que tengas claro es que esos a los que tienes que elegir trabajan para ti y no al revés. Que a veces se les olvida.

NOTA IMPORTANTE: Entre publicar un post la semana que viene y marcharme unos días a Dublin. ¿Vosotros qué haríais? Ya os lo contaré mientras me tomo una Guinness. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres