Sancagao en la pisci

Estimados seguidores, lectores, amigos en definitiva de este vuestro blog. A causa de la enrevesada redacción del título del post de la semana en curso, me veo en la obligación de pediros disculpas y esclarecer el significado del susodicho encabezado. Hablando en plata, que os lo voy a explicar.
Hace unos días recibí un correo (¿Hace falta que se siga diciendo correo electrónico?) en el que el administrador de la comunidad de vecinos nos explicaba, quizá con demasiados detalles, el motivo del cierre de la piscina.
"Buenas tardes hemos tenido que realizar una hiper-cloración en la piscina a causa de una defecación en la piscina de un niño con lo cual se tiene que cerrar y se reabrirá mañana por la mañana."

Para los de ciencias, que los de letras nos hemos enterado todos, aunque la redacción es un poco difícil. No sabemos si la defecación es de un niño, o si alguien se ha cagado en la piscina de un infante. Básicamente es que alguien se ha cagado en la piscina y había que limpiarla con cloro. Que habían mezclado caca y agua y luego le habían puesto ácido acetilsalicílico, o sulfito y los fitipaldis… Que no te bañes, para no liarla parda.
Hoy quiero lanzar una lanza… ¿O es romper una espada?... Da igual, ya me entendéis, para que los mensajes sean mucho más sencillos.
Administradores que administráis.
Mira que les gusta utilizar palabras complicadas, como usufructo (bendito el usufructo de tu vientre), parte indivisa, elementos comunes, junta extraordinaria, ordinaria (en la que se puede insultar… como si en la extraordinaria no hubiera insultos). No sería más fácil algo como: “El miércoles, aunque haya championlí hay junta de vecinos. Vamos a hablar del cabrón del 5º para que pague de una vez lo de que debe a la comunidad. No vengáis con mierdas de si no funciona la bombilla del ascensor que total son cuatro pisos y si no estáis contentos subís por la escalera”. 
Prospectos
Podíamos empezar por llamarlo el papelito más doblado que un mapa de Rusia en el que vienen las instrucciones de las medicinas. Poned las cosas más claras señores que vendéis medicinas. 2 pastillas al día y si te vas por las patas abajo, acude, echando virutas para urgencias. No haberlo comprao.
Más instrucciones
Cuando compráis un teléfono, una tele, un mueble, lo que sea, no queréis pasaros dos días leyendo las instrucciones. Para eso están los libros que son mucho más interesantes. Aquí no hay ni personajes, ni diálogos, ni historia… Hay libros que tampoco, pero esa es otra historia. Empiezas a leer las instrucciones de un móvil y comienza por OPRIME EL BOTÓN…. ¿Qué es eso de oprime el botón? ¡No a la opresión de los botones! Libertad para los botones. ¡Abajo la tiranía!
Prohibido estacionar de 12 a 2, de 8 a 9 y los domingos ya veremos
El maravilloso mundo de las normas de circulación. Que vas a Rusia, por lo que sea, y allí escriben raro. Con caracteres “cilíndricos” y no lo ponen fácil a los que no sabemos ruso. O inglés. Hay gente que no sabe que stop significa que pare. Y no paran. Habría que poner las cosas mucho más fáciles. Por ejemplo, aquí sería prohibido miccionar haciendo pasar el orín entre unas tijeras. Fácil ¿no?
Hablando de necesidades fisiológicas
¿No os dais cuenta de que los perros no saben leer? Que son muy listos y lo que tú quieras, pero no son de letras. Y os seguís empeñando en poner carteles. Para que no se caguen, para que no entren. Que no fume, no beba… o no vaya en patinete. ¡No pueden hacer nada!
Se ha obturado el conducto…
Cuando empieza un mecánico a explicarte cosas, échate a temblar. Tu sólo piensas en dinero y en cuánto tiempo va a tardar en arreglártelo. Y ahí le tienes hablándote de serpentines y latiguillos. Por cierto. Serpentines y latiguillos serían un título precioso para un libro. No sé de qué exactamente, pero me gusta. El caso es que cuando me lo cuenta un mecánico ya deja de gustarme. Con lo fácil que sería, “Son 200 y en una semana lo tienes arreglao”.
Dineros y otras cosas dinerarias
Los banqueros, bancarios, hacienda y hacendados… Entiendo que no podéis decir claramente: “Firme aquí. Donde pone el engañado”. Ni tampoco escribir que la cláusula 2 se refiere a que “Aunque ponga que no te cobro comisiones, te las voy a cobrar. Es posible que no te des cuenta. Y a reclamar al Maestro Armero”. Si total, nadie va a leer los términos y condiciones.
¡Un huevo!
Dónde han quedado esos menús en los que ponía paella, ensalada, gazpacho, sardinas, flan, café… Ahora tardas más en leer la carta que en terminar la comida. Frutos de gallina no fecundados en cama de tubérculos galaicos con emulsión de zumo de oliva virgen extra… Que son huevos fritos con patatas. ¡Coño ya!
Los políticos
¿De verdad que queréis que os explique lo de los políticos? No hay quién los entienda… Pobres, son unos incomprendidos. Aunque alguno se explicaba fenomenal.
Os podría poner muchos más ejemplos, pero creo que he dejado clara mi postura en mi alegato tanto en la variedad de situaciones anteriormente expuestas como en…. A lo que vamos, que hay que hablar más clarito.  No hay como explicar las cosas correctamente y de forma sencilla.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

Sí sí sí, el bombo ya está aquí