Ir al contenido principal

Deseando los mejores deseos

Ya estoy de vuelta. Año nuevo, post nuevo. Y empezamos el año deseando cosas. ¿Os habéis dado cuenta de que siempre “deseamos los mejores deseos”? Con nuestros mejores deseos, deseo todo lo mejor, espero que se cumplan todos tus deseos. Como se nota que son gratis. 
Deseamos a todos un año feliz, la paz en el mundo, que acabe el hambre, trabajo para todos. Como si fuéramos Miss Universo. Eso sí, que no me hablen de Confucio, que me hago un lío.
Yo además de salud, dinero y amor, por un euro más, os voy a desear más cosas. Como en los mcmenuses, o en los anuncios de la teletienda. Y a los primeros dos millones de lectores que entren en el blog, les regalo los deseos. Y además podéis leer el resto de posts sin recargo adicional. Todo son ventajas… Que se cumplan los deseos, ya no está garantizado. Si no quedas satisfecho, tampoco te devuelvo el dinero.
Lo dicho, vamos con mis mejores deseos. Había otros, pero ya no son tan buenos.  
  • Que nunca se te acabe la batería en el móvil, jamás.
  • Que el autocorrector de tu móvil aprenda a escribir de una puñetera vez.
  • Que en la memoria sólo se guarden las cosas buenas. En la del móvil y en la otra. Que se borren todas las fotos en las que sales mal y que solo se queden las que estás sonriendo. ¡Jodó cómo empiezo el año! Parece que me he tragado el bote de Mimosín.
  • Que en 2019 inventen de una vez las hamburguesas que te hagan perder peso. Y las pizzas sin calorías o los cocidos light, sin conservantes, ni engordantes.
  • Que te traigan el desayuno a la cama al menos una vez a la semana y te despiertes como en las películas de Hollywood. Sin sueño, sin ojeras, sonriendo, y con el pelo perfecto.  Y si te acostaste sin pelo, que te haya crecido.
  • Deseo que todos los días sean el día de la lotería. O del Euromillón, y que te toque todos los días. Así, sin jugar. Sin comprar ni décimos, ni undécimos, ni nada. Y si no te toca, que al menos tengamos salud, y te llevas el aplauso del público y el juego del programa 😊
  • Que los amigos de Facebook fueran amigos de verdad y que no tengan que esperar a que la aplicación les avise de que cumples años. Que os juntéis a celebrar y no volver a oír aquello de que tenemos que vernos más y a ver si quedamos. Creo que me sigue haciendo efecto el chupito de Mimosín.
  • Que los fabricantes de grifos y los de las calderas se pongan de acuerdo para que el agua tenga temperaturas más allá de recién salida del infierno o perfecta para el baño de un oso polar.
  • Que esos vecinos que mueven los muebles a las tres de la mañana o que sueltan bolsas de dos mil canicas por la noche, se muden a un chalet en las afueras. En las de Marte, por ejemplo.
  • Que no te falte nunca el papel higiénico. Dirás que vaya una mierda de deseo… 
  • Que inventen de una vez un desenredador de auriculares. Si lo hacen para el pelo que es más fino, ¿Cómo no va a ser posible para un cable gordo? Hay gente que ha pillado días de asuntos propios para desenrollar los jodíos cables.
  • Que nos escuchemos y que no haga falta gritar para que te oigan. Y si es posible, que nos pongan el volumen más bajito a todos. Y no solo hablo de música.
  • Ojalá nunca olvides de lo peligrosas que son las cucharillas en el fregadero
  • Estaría genial que todos te vieran tan guapo o guapa como te ve tu madre.
  • ¿Te imaginas que algún día los políticos se dieran cuenta de que trabajan para nosotros?
  • Estoy sufriendo por todos esos señores que llevan los plumas sin mangas. Un croufan, crowdfudi, una colecta, para que ningún hombre se quede sin mangas en este invierno. Que algunos se tienen que poner una chaqueta encima para taparse los brazos.
  • Que cuando quieras vender tu coche, vengan los señores del anuncio y te lo compren. Deseo que los de Canalcar te compren tu coche, te compren tu coche, te compren tu coche. ¿Sabes qué? Que te compren tu coche. ¿Qué harán con tanto coche?
  • Que nunca te falte una mano amiga, o dos, para ayudarte a doblar las sábanas bajeras. Lo de doblar sábanas ajustables no se lo deseo ni a mi peor enemigo. 
  • Ojalá que de verdad todo lo que pone abrefácil se pudiera abrir sencillamente. 
  • Que Google saque una aplicación para los que se estén buscando a sí mismos. Y se encuentren… Que a veces se ponen un poco intensos y ya va siendo hora de que se reúnan consigo mismos.
Ya os avisé de que había algunos deseos poco deseables… pero son mis mejores deseos. Seguiremos intentando. 



Comentarios

  1. Querido Javier, ¡pero qué bien vamos a empezar el año si se cumplen aunque solo sea alguno de esos maravillosos deseos de tu blog!
    Bienvenido de nuevo a mis lecturas...
    Besotes gordos,
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Resumen de lo más mejor y lo menos mejor

320 posts dan para mucho. Son más de 6 años escribiendo “tontás”. Algunas cosas graciosas, otras sin puñetera gracia, pero siempre he intentado pasármelo bien y sacaros una sonrisa.  
Y ahora, tras unos momentos gominola, vamos con el post 321. Muchas series, cuando se quedan sin ideas, hacen una macedonia con los momentos más divertidos. Ponen un sonido de arpa y ponen a un personaje a recordar cosas. Como ando corto de presupuesto, sólo pongo el sonido. 
No es que me haya quedado sin ideas. Tenemos un país, y un mundo en general, que es una fuente constante de noticias que superan a la ficción. Realidad 10, ficción 1.  Podría haber escrito sobre los “nuevos” políticos. O sobre el crucero de “ex-pertos” que van a demostrar que la tierra es plana. O algún post sobre salud y ganar esos kilos que has perdido en Navidades. ¿O era perder navidades ganando kilos?  El caso es que ideas tenía, pero he pensado que podía hacer un “grites jits” o recopilación de lo más mejor. Pero también he pensa…

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…