Ir al contenido principal

Famosos, yo, y cosas que nos pasan con las “celebritis”

Todos tenemos un pasado, en algún momento hemos sido jóvenes pizpiretos y jacarandosos (que dos adjetivos calificativos tan bonitos). Hasta Jordi Hurtado. Aunque él no se acuerde. Y de esto quería hablaros, de mi relación con algunos famosos.




Sí amigos, yo podría haber sido famoso, vender mis fotos en el Hola, o en el Semana (¿Se siguen vendiendo?), o incluso en Interviú (me darían dinero por no posar desnudo) y es que yo, aquí donde me leéis, he conocido a la flor y nata del famoseo español e internacional y del mundo mundial.


Y hoy por fin, abro mi corazón para contároslo en exclusiva. Sólo para vosotros, y gratis. Ni cobro revenido, ni “contratubolso”, ni nada. Gratis, free, cero.


Pero como ya sabéis, antes tenéis que tragaros algunos momentos publicitarios.



Ya, se acabaron los anuncios, que esto no es Antena 3. Y ahora os cuento mi historia, que para eso es mi blog

Famosos sin fronteras

Os aviso, para los que no me conocéis, que en ocasiones sufro de “despistaciones transitorias”, para que sirva de eximente (esto que suena a cosas que se echan en la comida para que tenga sabor, resulta que sirve en los juicios para que no te tengan en cuenta las maldades).

El caso es que estaba de vacaciones con Ana, mi novia. Salíamos del hotel y de repente vi a una persona conocida. Tengo que decir que estábamos en Chicago y no es muy corriente encontrarse a un conocido, allí suelen ser todos desconocidos. Con mi simpatía habitual, me dispuse a saludarle y le saludé (algo muy normal cuando te dispones a saludar). Le dije, “Hombre, que haces por aquí”. Todo ello con la máxima naturalidad posible. Y él me dijo, “Hoombre, ¿Estáis de vacaciones?”. Y yo le dije….(Mejor lo escribo como dios manda, y me evito él me dijo, yo le dije, y él exclamó…
  
     -  Yo: Sí, estamos unos días por aquí… ¿Y tú?
-      Famoso: Con el equipo. Hoy tenemos partido aquí
-      Yo: Perdona, pero ahora mismo se me ha olvidado por completo tu nombre… ¡Jodé, que rabia!… Te llamas…. Nada, no me sale… Si jugabas en mi equipo… ¿Será posible que no me acuerde?
-      Famoso: (Sonriendo) Toni, me llamo Toni

A todo esto, Ana nos miraba al uno y al otro con cara de… ¿Qué hago yo aquí?, ¿Quién es este tío? y ¿No me va a presentar?

-      Yo: ¡Es verdad!  Lo siento.
-      Famoso: Nada, no te preocupes.
-      Yo: Pues nada, mucha suerte en el partido. Espero que ganéis. ¡Hasta luego!
-      Famoso: ¡Hasta luego!

Y seguimos caminando por esas calles de Chicago, que yo tanto frecuento.


Y Ana, supongo que igual que vosotros, se preguntaba… ¿Quién era ese? ¿Es del barrio? ¿Jugaba contigo?… Ya te vale, no acordarte de su nombre… Y yo, le tuve que explicar que sí, que jugaba en mi equipo, pero no conmigo. Jugaba en el Atlético de Madrid, de portero…. Pero no me salía su nombre en ese momento… Y ahora está en el Tottenham, de entrenador de porteros… Seguro que Toni le anda contando a la gente lo que le pasó con un español en Chicago… y la historia será bastante diferente a la que cuento yo.



Seguro que no soy el único al que el famoso le ha tenido que recodar quién era. Cosas que pasan con las “celebritis”. Pero antes…

¿Qué es un famoso?

Pues depende. Y es que hay gente que es muy famosa para unos, y completamente desconocido para otros. En mi caso, el famoso era famoso para mí y un completo desconocido para Ana. La RAE dice que un famoso es alguien o algo sobradamente conocido en un determinado ámbito. ¿Veis como todos podemos ser famosos? Aunque sea en tu clase de yoga por tener menos flexibilidad que el brazo de un Playmobil (click para los que ya tienen una edad). 


Inconcenb, inconcebli… No me lo puedo de creer

¿Os podéis creer que hay gente que no sabe quién es Messi o Cristiano Ronaldo? ¿Y que en otros países son famosos gente que se pone un pijama y da porrazos a una pelota con un palo y ganan mucho dinero con el béisbol? Otros son conocidos por cantar. Otros cantan y no son conocidos, y otros que sin cantar, se forran (ejemplo, cualquier miembro de la familia Iglesias). Y otros que aunque no hagan nada, son famosos (también vale la familia Iglesias).


Famosos de verdad, de los buenos

Pero yo he conocido a famosos de verdad, de los buenos, de los fetén (¿Hay expresión más vieja que ésta?). No de estos famosos de los chinos (que seguramente sean famosos en su país… no, no voy a hacer la broma de que todos son iguales… los chinos, o los famosos). Y esto te lo dirá mucha gente… que como sus famosos, no los hay. Sus famosos son los más famosos.  


Y tú dirás, ¿Y a mí qué?

Y tendrás razón. ¿No os pasa a vosotros que os llega gente diciendo que conoce a tal o cuál? Y lo dicen como si fuera algo importante, emocionados. Suena como cuando eras pequeño y decías que tu papá era policía y te sentías lo más… Claro que otro decía que el suyo tenía una pistola y ahí te acojonabas… Y es que en mi barrio, sí que había gente con pistola, y no era para vacilar.


Mis famosos y yo

Quizá, sólo quizá, he exagerado un poco al decir que yo podía haber sido famoso… o no, porque hay cada famoso por ahí… Tampoco es que tenga demasiado mérito, pero en lo que sí que me he pasado ha sido con lo de mis relaciones. No, no me he liado con ningún famoso o famosa. Pero eso tampoco tiene mucho mérito, mira el novio de Alaska, o la novia de Jesulín… Aunque a lo mejor lo de no saber hacer nada, sirve para algo… A ellos, les ha servido…


Sí, eso también es un famoso

Ahí donde le veis, el de la foto d arriba es famoso. Y tiene un grupo de música en el que no canta (aunque es el que se pone más cerca del micrófono para mover los labios), y sale en la tele (si no sales en la tele no eres famoso, eso es así), y su mujer es una cantante, que  ha estado en más grupos de música que en grupos de Whatsapp. ¿Y por qué es famoso? Pues ahí están los misterios misteriosos. Nadie lo sabe muy bien.


Y tú ¿quién eres?

No soy el único que pregunta a un famoso quién es. Hay ocasiones en que ves un pequeño grupo de gente, todos haciendo fotos, y uno en el centro… Suele ser un famoso… Y siempre hay alguien que se hace una foto, o le pide un autógrafo… y le pregunta. ¿Y tú quién eres? ¿Eres famoso? ¿Cantas o juegas al fútbol? En ocasiones  pueden darse las dos premisas, cantar y jugar al fútbol, (mira Casillas)… Es como la versión de los señores mayores cuando ven una cámara de televisión y les pregunta “¿Y esto, a qué hora sale?


¿Por qué gritamos?

Debe ser una reacción como lo del perro de Pavlov. Es ver a un famoso y ponerte a gritar, ¡Mira! ¡Es él! Ahí! ¡Que sí que es él, ¡Qué fuerte! Bueno, no todo el mundo hace eso, y esas cosas se van curando con la edad, pero cuando eres joven y pizpireto, sí que pasa…


Una foto, un autógrafo, o tu ropa…. Algo, dame algo…

Y esta es la segunda parte, que después de ver al famoso, sentimos la necesidad de que nos de algo. Un beso, una foto, estar contigo, vivir contigo, una noche loca…. Al final vais a coger cariño a Enrique Iglesias.


Objetivo conseguido

Quieres la foto, el autógrafo, decir que has estado con él…Vale, ya tienes la foto con el famoso… ¿Y ahora? Que te encuentras al novio de Alaska y te haces una foto con él… Y la enmarcas, o la pones en tu perfil de Facebook… Allá tú, se van a creer que es tu novio… ¿Quieres matar a tu abuela o qué?


¿Y si no se hace la foto?

Hay famosos que por lo que sea, no les viene bien hacerse 3000 fotos diarias con gente. Y entonces será un desagradable, un asqueroso y pasará a ser tu peor enemigo. Quizá el hombre, o la mujer, prefería seguir comiendo tranquilamente a levantarse y que le enfriara la comida y hacerse una foto con alguien al que no conoce de nada. Pero hay gente muy insistente… “Eh, tú, famoso, que te estoy hablando, que te hagas una foto…” Y es que es muy dura la “famosez”.


Disfraz de famoso

Los famosos tienen un truco para pasar “percibidos”. No, no me he equivocado. Tú ves a alguien con unas gafas de sol de 2X3 metros y un sombrero, o gorra, y ahí le tienes, famoso seguro… Eso, o participante de Hombre Mujeres y Biceps Berzas.


Más famosos

No os creáis que esta ha sido mi única experiencia con un famoso. Y además, tampoco me voy a poner estupendo contándote que una vez cené con…. Y otra vez estuve hablando con, y salí de copas con… aquél autógrafo que me firmó… y que conozco desde que era pequeño a… No, esto lo dejo para mis memorias, que ahí vais a tener que pagar… ¡Me las pagaréis! (Siempre he querido decir esta frase, y era aquí o en una película sobre piratas ;)


Ahora me acuerdo, que ya os hablé de mis memorias.  Si ya os dije que tengo una cabeza... 

Comentarios

  1. Hay que proponerse ser famoso, pero claro, hay que buscar un buen motivo...Ahí está la cuestión. tú por lo pronto, sigue escribiendo.

    ResponderEliminar
  2. Yo me acuerdo de Toni porque hace muchos años en el Calderón, un señor que iba muy borracho, se pasó todo el partido gritando: ¿quién abre el campo? ¿Quién abre el campo?. y cuando nos metieron un gol empezó a quejarse del portero: "Todos los partidos igual, Todos los días nos haces lo mismo" y se dio la vuelta y preguntó ¿Este quién es, Toni o Molina?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…