Ir al contenido principal

Consejos veraniegos para los veranos

Para los que decís que no escribo más que “tontás” en el blog, no os voy a llevar la contraria.  Es cierto. Pero en esta ocasión igual sirven para algo. Os voy a dejar unos consejos veraniegos para los veranos. 


Lo mejor es que sirve para cualquier verano, no caducan, incluso para los países que están boca abajo. Esos que van a contrapelo. Aquellos del semicírculo polar de Capricornio y el uso trópico de Greenwhich (igual tengo que volver a repasar algunos conceptos). Los que están en otro hemiciclo, para que me entendáis.


Vamos con los consejos.

¿Playa o montaña?

No, no voy a haceros un examen tipo test con preguntas carne o pescado, pelo o pluma, Justin Bieber cantando Despacito y Suicidio Rápido. El consejo es que una vez decidáis a dónde vais llevéis la ropa adecuada. Por ejemplo en la montaña unas chanclas, bermudas y la sombrilla puede ser poco recomendable. Que no digo yo que no lo llevéis, pero que no le vais a dar mucho uso. La toalla sí que la recomiendo en playa o montaña. Si os vais a bañar en el mar es probable que las botas con pinchos no os sirvan de mucho. Aunque a lo mejor ya os lleváis unas merluzas puestas y habéis aprovechado el chapuzón. Ya sabéis de dónde viene lo de la merluza de pincho.



¿Cuándo nos vamos?

Para que estos consejos sean realmente útiles es mejor que te vayas en verano. Ya os he dicho que no en todas partes el verano es al mismo tiempo. Por ejemplo en El Corte Inglés puede que todavía sea primavera. En algunas tiendas es invierno porque ponen el aire acondicionado a 15 grados centrífugos bajo el nivel del mar. Para saber exactamente cuándo es verano, lo miráis es Google, que no lo voy a hacer yo todo.


Eligiendo medio de locomoción

Esto es fundamental también. Una vez que ya sabes dónde vas, lo ideal es elegir el medio de transporte. Por ejemplo, si vas al pueblo, en Guadalajara, y vives en Madrid, no te recomendamos el avión. De nuevo, que no es por quitarte la ilusión de volar, pero igual tardas más en llegar al aeropuerto, facturar, y presentarte en México, que también tienen una Guadalajara, pero pilla un poco retirado. Aunque tiene que ser muy bonito, porque está en un llano y México en una laguna. Te lo cuenta Jorge Negrete que es un señor que llevaba sombreros de esos de los que se compran los “guiris” en Barcelona.


El que más se adecue a tus necesidades

Esta es una de las frases más utilizadas por los señores de Marketing. Para que suene más profesional, yo también la voy a usar. Seguimos con la elección del medio de locomoción. Ir en coche hasta Guadalajara, la de México, puede que se adecue a tus necesidades porque el billete de avión es caro. En barco se tarda un huevo (desde Madrid algo más todavía, el Manzanares es muy estrechito). Un taxi te puede salir por un pico también, aunque pidas un Uber que te dan una botellita de agua. El caso es que puedes optar por no ir a Guadalajara, aunque esté en un llano, o te vas en avión.


La maleta, la mochila, el bolso

Uno de los mejores consejos que te puedo dar es que no te olvide de llevar  la maleta, o un sitio en el que metas tus cosas (un banco en Suiza no cuenta)contigo. Que hay gente que hace la maleta, la cierra con mucho cuidadito con su candado, con su etiqueta (la del precio, no, en la que viene tu nombre, dirección, grupo sanguíneo, grupo de música favorito…) Todo, y luego vas y la dejas en cualquier lado. Ya te lo dicen en los aeropuertos, “No deje sus maletas desatendidas en ningún momento”. Y es que las maletas también tienen sus sentimientos. A nadie le gusta que le dejen sin atender. Ya lo conté en un post anterior. 10 consejos para llevarte bien con las maletas.

Protege tu domicilio

Domicilio, es donde vives, que viene del latín, domi (casa) cilio (hipoteca), el el sitio por que el tienes que pagar un huevo para vivir. El caso es que se va de vacaciones, a no ser que en la familia hagáis turnos para iros de vacaciones. Una opción cojonuda si no te llevas bien con la familia. Este consejo es gratis J. El caso es que hay que procurar que no te roben tu casa, lo de dentro. Si se llevan tu casa de sitio, es un problema aún mayor. A lo que vamos. Que te aconsejo que pongas una alarma, un tigre de bengala (o de otro sitio) en la entrada o aún mejor, pon la canción de “Despasito” a toda leche, todo el tiempo, 24 horas durante 15 días. Por allí no se atreve a pasar nadie. Ni los vecinos (ya te entenderás con ellos a la vuelta)


Bebe al menos dos litros

Estos consejos que te dan la autoridades competentes (yo no tengo autoridad ni competencia. Soy único J) ya no hace falta que te los repita que ya para eso nos lo dicen una y otra vez. Vete por la sombra, bebe mucha agua, evita las horas centrales de sol, ponte cremita. Que menos mal que nos lo dicen ellos, que si no iríamos por Sevilla a las 4 de la tarde, con abrigo de piel, con una cantimplora de coñac). Los guiris como no ven la tele española, se despistan… Eso sí, lo de los dos litros si lo cumplen… pero es que el agua les sienta mal. 


Las dos horas de digestión

¿Os acordáis de que había que cumplir las dos horas de digestión después de comer? Pues eso sigue así. Por ejemplo estás de vacaciones en el Himalaya a punto de subir al Everest. Pues después de comerte una paella (que allí las hacen muy ricas) con tu sangría, un helado, y un licor de hierbas, pues hay que hacer la digestión. En la playa hay que meterse con cuidado, procurando que no haya tiburones u orcas asesinas. Aquí ya estaríamos hablando de la digestión de los bichos en cuestión, pero no es cosa de preguntarles si han “merendao” o están con hambre.


No te vayas “pa lo hondo”

En el caso de la playa, mi consejo es que es mejor no irse “pa lo hondo”. Aunque nades muy bien, hay criaturas marinas que nadan mejor, igual con menos estilo, pero son más rápidas y tienen muy mala uva. Por ejemplo las medusas que tienen dos o tres neuronas, una la tienen para nadar y la otra para dar por saco al que nada a su lado. Y en lo hondo hay muchos bichos con muy mal genio… aunque digan que en el fondo son buenos.


No te subas a lo alto

Que sí, que hay muy buenas vistas, que el aire está muy limpio, pero ¡Que te bajes de ahí te he dicho! ¿No ves que ahí no hay oxígeno y te puedes quedar trastornao?. Pues eso, que lo de subir montañas está sobrevalorado, que luego hay que bajarlas, y el camino está muy poco asfaltao, que no hay señales ni nada. Tu verás lo que haces, yo te he avisado.


Cuidado con los deportes extremos

Y no me refiero al puenting, rafting, Sporting (aunque sea de Gijón)… Esos los doy por descontado. Niños, no lo hagáis, ni en casa, ni en ningún sitio. Os aconsejo que no vayáis a la piscina a la hora en la que están los adolescentes tratando de impresionar a las “adolenscentas” o pasear por las playas con alto índice de partidos de palas (que aquello parece “güinbeldon” o “Golan Gagó”), o tratar de plantar la sombrilla en Benidorm a las 11 de la mañana.  Y es que las sombrillas pueden ser muy traicioneras.


Avisados quedáis. Yo por si acaso me voy de vacaciones y ya os contaré a la vuelta si he cumplido mis propios consejos. Nos leemos en unas semanas ¿Vale? Yo me voy con la música a otra parte. 



Comentarios

  1. Gracias por tus consejos, creo que si los seguimos al pie de la letra, tendremos unas vacaciones maravillosas.

    ResponderEliminar
  2. Buenas vacaciones, pero, porfa, vuelve. Necesitamos seguir leyendo y disfrutando tu blog...
    Besotes,
    ibb

    ResponderEliminar
  3. Haré caso de tus consejos para este verano. Eh!!.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…