Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como maletas

Consejos veraniegos para los veranos

Imagen
Para los que decís que no escribo más que “tontás” en el blog, no os voy a llevar la contraria.  Es cierto. Pero en esta ocasión igual sirven para algo. Os voy a dejar unos consejos veraniegos para los veranos.  Lo mejor es que sirve para cualquier verano, no caducan, incluso para los países que están boca abajo. Esos que van a contrapelo. Aquellos del semicírculo polar de Capricornio y el uso trópico de Greenwhich (igual tengo que volver a repasar algunos conceptos). Los que están en otro hemiciclo, para que me entendáis. Vamos con los consejos.

10 consejos para llevarnos bien. Carta de una maleta.

Imagen
¿Cómo te sentirías si te metieran todo el año en un lugar oscuro junto a un montón de trastos? Sin ventilación, sin luz. ¿Tan fea me he vuelto que no quieres que nadie me vea? Bien que presumías hace poco cuando me compraste. Ya nada es como antes. Me ponías esos plásticos para protegerme de esos señores que nos golpean en los aeropuertos. Ahora, ni plásticos ni nada. Si me araño, a tí da igual. Me empujas, me tratas sin respeto… Ya sólo te sirvo para meter esa ropa espantosa (que por   cierto, tendrías que renovar. Te queda estrecha y está pasada de moda), para guardar ese neceser lleno de cremas antiedad, antiarrugas y antiestéticas, y a la vuelta de tus viajes… llenarme de “suvenires” horrendos. Dices que me llevas a conocer mundo. ¿Mundo? Del aeropuerto al autobús, o al taxi y de ahí al hotel. ¡Que sí! Que te preocupas por mi peso constantemente. Eso es verdad. ¡Pero lo haces por no pagar más! Esto no hay quien lo soporte. El día menos pensado, me planto en la puerta y me voy.