Ir al contenido principal

Todos somos dependientes, independientemente de quiénes somos

Ya estamos con los titulares que no hay quién los entienda. Son peores titulares que los de la selección masculina de fútbol de Gibraltar. La verdad es que ellos tienen pocos para elegir, entre señoras, niños, gente ya mayor, los que no les gusta el fútbol y que sean de allí, pues les queda los justos para montar un partido. Encima no pidáis que estén en forma y que sepan jugar bien. Va a ser verdad que son británicos J


¿Por dónde íbamos? ¡Ah! Sí. Por lo de los dependientes que quieren independencia. Vamos a ver si me explico. No me refiero a señores que trabajen en una tienda y quieran ser de otro país. Hoy os quiero hablar de que todo depende. Como decía un gran cantante. Bueno, en realidad, era el de Jarabe de Palo… El caso es que entre las cosas que decía, que tampoco decía muchas, pero las “repetía en repetidas ocasiones” alguna dijo interesante. Que si la flaca y todo le parecía bonito, pero también dijo que depende de qué depende, de según como se mire todo depende. 


Que viene a significar algo así como que todo depende del punto de vista de un cristal que se mira… Mejor lo explico con ejemplos. Aunque ya os conté algo sobre la teoría de la relatividad hace tiempo, creo que es necesario volver a recordar el tema.

Sí son sólo 5 minutos

Dirás que 5 minutos son iguales para todos. 300 segundos. Ni más, ni menos (como la canción de Los Chunguitos… ¿o eran Los Chichos?). El caso es que te pongas como te pongas siempre duran lo mismo (y ya no me refiero ni a los Chunguitos, ni al del medio de los Chichos... Por cierto, si se juntaran, ¿se llamarían los Chiringuitos?) ¿Seguro? Pues depende. No es lo mismo correr durante 5 minutos en la cinta, que estar encinta y ponerte a correr… Que parece poco tiempo, pero trata de bucear durante ese tiempo. Mejor no, a ver si luego alguno me demanda por incitar al suicidio.


El tiempo es relativo… dependiendo del lado en el que te encuentres

Seguimos con el ejemplo de los cinco minutos. Pues no hay diferencia entre estar dentro o fuera del cuarto de baño cuando estás a punto de… Bueno, ya sabéis a lo que me refiero, que no hay necesidad de ser escatológico. Lo de llegar a la tierra prometida no es nada comparado a poder entrar al baño cuando de verdad lo necesitas… Algunos tienen muy poca paciencia y quieren entrar aunque esté ocupado.


Canciones que se convierten en Long Plays

Aquí se nota la edad del autor. No hay nada peor que tener que escuchar una canción que no te gusta. Pongamos que Depende. No quiero decir que dependa de nada, aquí no hay dependencia que valga. Me refiero a la canción. Y es que es un puto tostón (esto no está sujeto a opinión, es un hecho, una verdad verdadera). Se te hace más larga que la mili del Cid y toda la discografía de Georgie Dann cantada por un tartamudo.


Si es sólo una cerveza

Y no voy a hablar del típico truco que todos hemos utilizado cuando te has bebido la fábrica de Mahou entera y dices que sólo ha sido una cerveza pero que te ha sentado mal. Hay caña, quinto, tercio y luego beberte todo un barril. También depende de la edad. A los 20 años nada te sienta mal, a los 40 te da resaca hasta el Cola Cao. Tampoco recomiendo a los menores de edad que beban. Ni siquiera cerveza, ni una… Es que algunos empiezan muy pronto. “Si ya sabéis cómo me pongo para qué me invitan”, versión Master Junior.


¿Para qué familia es una pizza familiar?

¿Qué familia tienen los señores que hacen pizzas? O son muy pocos, o no se hablan con nadie. ¿Cómo pretenden que se alimente una familia entera con eso? Que la mía no es muy grande (hablo de la familia, no me voy a poner aquí a hablar de otros tamaños) y somos unos 40 o 50. Y tampoco es que seamos de mucho comer, pero jode, que con eso comen 4 y ya está… Calla… que igual se refieren a eso… ¡Sorry pizzeros del mundo!


Hablemos de tamaños

Tengo menos palabra que un político. Hace unas líneas os digo que no iba a hablar de tamaños y mira. Y es que esto depende. Cómo puede ser que según la marca una talla L te quede más apretado que las tuercas de un submarino y que otra marca necesitas una XXXXXL (que parecen los números que ponen encima de los edificios antiguos). Esto requiere una intervención de las Fuerzas de los Cuerpos del Estado de Seguridad…. Quiero decir de Los cuerpos sin fuerza… Ya sabéis quién os digo. Las autoridades competentes… bueno y las otras, las incompetentes, que para eso les hemos votado.


El humor: ¿De qué depende?

Pues hay gente que siempre está de mal humor, independientemente de lo que pase a su alrededor. Pero me refiero a las cosas hacen gracia o qué no. Porque para ti puede que sea muy gracioso que pierda un equipo de fútbol, y a otro no le haga ninguna gracia. Probablemente dependa de qué equipo seas. O del tiempo. No es que te hagan más gracia las cosas cuando hace sol o llueve, me refiero a que es importante saber cuándo hacer humor. Al que acaba de caerse no le hace ni puta gracia que te rías de él, pero si esperas un poco (preferiblemente a que haya salido del hospital y te asegures de que no ha fallecido), probablemente él se ría también. Descarta la risa si hay defunción. Los muertos tienen muy poco sentido del humor, aunque algunos se mueran de risa.


No sé si habéis cogido la idea de lo que quería contaros. El caso es que una misma cosa puede ser más larga que la digestión de los hermanos Gasol o más corta que el curriculum de Belén Esteban. Al final todo depende del punto de vista de cada uno.


Comentarios

  1. Naturalmente.Todo depende de las circunstancias, de la compañía, y de la lectura, que cuando leemos éste blog, pues nos pone buena cara y nos divierte...

    ResponderEliminar
  2. !!!! Como me he reído!!!! No lo dejes que nos haces reír muchísimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos