Ir al contenido principal

Debates, prebates, bates y postbates electorales. Cosas que pasan en casi todos los debates

Otra vez nos toca elegir Presidente del Gobierno. Os preguntaréis si tenemos ya uno. Tener, tenemos, pero vamos a ver si nos quedamos con el que hay, o buscamos, comparamos y vemos si hay otro mejor.


Y para elegir, es como cuando vas al supermercado. Empiezas a mirar precios, marcas, los diferentes productos, lees las etiquetas, peso, tamaño, la procedencia, y al final algo acabas comprando… o no. Hay gente que siempre se lleva lo mismo, porque es lo que siempre han comprado y no miran si ya ha caducado o está roto. En cualquier caso, casi siempre sientes que estás pagando demasiado y que te están engañando (seguimos hablando del supermercado… o no). El caso es que hay varias opciones y eliges con qué te quedas.


Una forma, y no siempre la mejor, de buscar y comparar candidatos son los debates. Es como si vieras los anuncios de cada uno de los productos. Sólo te cuentan lo bueno suyo o lo malo de la competencia. Y te cuentan que ellos lavan más blanco, o que son más eficaces contra las manchas, o que respetan el medio ambiente y que el otro producto, ni limpia, ni fija, ni da esplendor, ni nada. Que no hace más que guarrear las cosas. Pero tú les escuchas, porque para eso es un debate.

Y toda esta introducción es para contarte las cosas que pasan durante, ante bajo, cabe… (ya me callo) los debates. Vamos a debatir:


Prebate

Quién, cómo, cuándo, cómo, dónde, por qué... y todas las preguntas que se te ocurran están en el prebate. Quién tiene que estar, por qué uno sí y el otro no, y a mí no me gusta Telecuatro, prefiero Antena Lady que son amigos míos y no se mojan (ya me pasaré a cobrar por la publicidad) y lo hacemos el viernes, que yo el sábado he quedado a comer con la familia y fulanito no viene que es un mindundi, pues me enfado y no respiro. Y así se pueden tirar días y días e incluso ni presentarse al debate. Es el típico, ya si eso, y luego ni eso, ni nada.


¿Quién da la vez?

Cuando ya hemos acordado dónde vamos, quiénes, a qué hora, en qué televisión, radio, periódico, o página web o dónde diantres (¿qué cojones serán los diantres?) se hace el debate, toca ver el orden de uso de palabra. Y se suele hacer por sorteo. Pepito abre el debate, Juanito lo cierra, Jorgito habla después de la publicidad, Fulanito retoma la palabra y se lo pasa a Menganito, éste fue a por leña, el otro fue a por sal…


¿Y dónde me pongo?

Yo quiero estar al lado de mi amigo, no yo a su izquierda, pues es que mi perfil bueno es el derecho, yo soy de centro, ¿te pones tú debajo? (creo que ya me he liado). El lugar que ocupan los candidatos y candidatas también se negocia. Mucho. Es como los tigres y leones que todos quieren ser los campeones o lo que hacen los niños. Da igual con lo que estén jugando, siempre querrán el juguete de otro niño.


¿Y qué me pongo?

Es recomendable que vayan vestidos. De lo que se vistan, ya es cuestión de ellos, pero que tengan claro que se va a hablar mucho de lo que llevan. La corbata roja le hace el cutis poco terso. La chaqueta de 3 botones ya está pasada de moda. La camisa de rayas con cuello liso es taaaan de los 80. El tacón de aguja no es recomendable para un señor de 1’90 y 140 kilos. Esos pequeños detalles, pueden hacer que pierdas las elecciones.


Maquíllate maquíllate

Son las cosas de ir a la tele. Hay que maquillarse para no tener brillos en la cara y no parecer el sobaco de Camacho. Y péinate. Y tápate bien el cartón si eres hombre, y tíñete las canas (las de la barba no hace falta por lo visto).



Dime con quién andas

Se van a revisar todos los detalles. Si el candidato viene con 10 asesores, un jefe de prensa, el sastre, una peluquera, el jefe de campaña, su esposa y un señor de Murcia (este ya, sin esposa). Si ha llegado pronto, tarde, si viene en taxi, en helicóptero, en metro…  Todos los detalles son susceptibles de ser analizados. A veces más que lo que dicen...


El debate propiamente dicho

O mismamente lo que viene siendo el debate. Y ahí es dónde te dicen lo buenos que son ellos y lo malos que son los demás. “Cuando llegamos nosotros todo esto era campo y ahora da gusto de verlo”. “Cada vez que gobernamos nosotros las vacas dan más leche y las ovejas tienen más lana y mantequilla para toda la semana”. Y dirán cosas como que lo que dice es falso de toda falsedad (como si se pudiera elegir entre toda falsedad, media, cuarto y mitad), y que si yo no te he interrumpido, estoy en mi turno de palabra, déjeme hablar, y usted lo sabe y palabras como futuro, mirando hacia adelante, el cambio y cosas así.


¡Menuda vozarrón tiene esta cantanta! ¿Tú la “botarías”?

Ommmm

Tienes a todo un país pendiente de lo que vas a decir, cómo lo vas a decir, las pausas, los gestos, la postura… Pero hay que estar tranquilo. Que estos señores y señoras ya tienen tablas y saben hablar en público. No tartamudees, cuidado con la postura, no bailes, respira… Y al final, son tantas cosas que es probable que te líes.




Por alusiones, no me toques…  las pensiones

No hay debate en el que no se diga lo de las alusiones. Básicamente es decirle al otro y tú más, pues anda que tú, y mi padre es policía y te va a sacar la pistola, y el mío bombero y te va a dar con la manguera… Y esto lo hacen señores y señoras que quieren representarnos. Y nos dejan un poco descolocados… Como a Vincent Vega (Travolta) en el debate del 7 de diciembre.



Vamos acabando que estos señores se querrán acostar

Lo mejor del debate siempre es al final. A mí es la parte que más me gusta, porque es cuando se acaba. A otros les gusta porque las señoras y señores candidatos hacen un resumen y dicen que ya sí, que se van a portar bien y que si les votan viviremos en el país de la piruleta y que todo lo que han y no han hecho en 4 años, lo van a hacer en cuanto les votemos. También intentan meter una frase genial para que la recordemos… aunque a veces nos acordamos de otras frases como la niña de Rajoy, mirusté, España va bien, Buenas noches y buena suerte, o el Water House Cooper together forever, o algo así.





El post-bate

Aquí es cuando la tele, los periódicos y las radios se llenan de gente para decir que ha ganado el que ellos ya sabían que iba a ganar el debate. Lo podrían grabar sin haber visto el debate. Dirían lo mismo. Es como si comentaran un partido de fútbol en el que uno ha ganado por 6 a 0 y los que apoyan al que ha perdido dijeran:

-  Le he visto muy sólido y muy claro en sus propuestas. Claramente ha ganado el partido”.
-  Pero si ha perdido 6-0…
-  6-0, 0-6, matices sin importancia. El caso es que ha ganado…
-  Pero..
-  Ni pero ni pera, hemos ganado. ¡Oeoeoeoe!

Y así con todo. Ahora ya vosotros hacéis lo que queráis. Votad a los buenos, a los malos, en blanco, a los regulares, a los altos, a los bajos…




Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Vuelve la vuelta al cole

Quizá el título no lo aprobarían en un periódico serio. También es verdad que cada vez quedan menos periódicos serios. Realmente,  tampoco es que haya demasiados periódicos y es mejor no tomarse las cosas demasiado en serio.
El caso es que estamos otra vez con la vuelta al cole. Cualquier producto es bueno para aprovechar la idea. Aquí no tenemos muy claro cuál es el público potencial. ¿Los padres? ¿Los profesores? ¿Los tiernos infantes? El caso, es que no está mal de precio.


Hoy vamos a hablar de las cosas que pasan cada vez que nos referimos a la vuelta al cole. Es como la vuelta a España. Tiene cuestas, gente sufriendo, uniformes… pero aquí no te puedes echar la siesta como cuando ves el ciclismo.

Una Navidad “inmóvil”

Nos quieren “inmovilizar” estas Navidades. Y esta vez no es culpa de Carmena… O no sólo culpa de ella. ¿Pues no quieren que dejemos de utilizar el móvil? No sé si habéis visto alguna de estas campañas en las que te dicen que tenemos que vernos más (hay gente a la que me gustaría ver menos, pero eso es otra historia) o que sabemos muy poco de la familia. Eso pasa porque la gente pone cada vez menos cosas suyas en Facebook o en Twitter. ¿Qué queréis? ¿Que hablemos entre nosotros? Como si estuviéramos en la Edad Media. ¿Qué será lo próximo? ¿Que nos mandemos cartas? ¿O que hablemos por teléfono? Hablando un poco más en serio. ¿De verdad pensáis que es culpa del teléfono que sepamos muy poco de las cosas importantes de la familia? ¿O que pasamos tanto tiempo conectados a las redes sociales, que hemos desconectado de la gente que tenemos a nuestro alrededor? Sinceramente, creo que no hay una respuesta única. No todo es blanco o negro, como las cebras o los pingüinos. Hay gente que gracias a l…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…