Ir al contenido principal

Debates, prebates, bates y postbates electorales. Cosas que pasan en casi todos los debates

Otra vez nos toca elegir Presidente del Gobierno. Os preguntaréis si tenemos ya uno. Tener, tenemos, pero vamos a ver si nos quedamos con el que hay, o buscamos, comparamos y vemos si hay otro mejor.


Y para elegir, es como cuando vas al supermercado. Empiezas a mirar precios, marcas, los diferentes productos, lees las etiquetas, peso, tamaño, la procedencia, y al final algo acabas comprando… o no. Hay gente que siempre se lleva lo mismo, porque es lo que siempre han comprado y no miran si ya ha caducado o está roto. En cualquier caso, casi siempre sientes que estás pagando demasiado y que te están engañando (seguimos hablando del supermercado… o no). El caso es que hay varias opciones y eliges con qué te quedas.


Una forma, y no siempre la mejor, de buscar y comparar candidatos son los debates. Es como si vieras los anuncios de cada uno de los productos. Sólo te cuentan lo bueno suyo o lo malo de la competencia. Y te cuentan que ellos lavan más blanco, o que son más eficaces contra las manchas, o que respetan el medio ambiente y que el otro producto, ni limpia, ni fija, ni da esplendor, ni nada. Que no hace más que guarrear las cosas. Pero tú les escuchas, porque para eso es un debate.

Y toda esta introducción es para contarte las cosas que pasan durante, ante bajo, cabe… (ya me callo) los debates. Vamos a debatir:


Prebate

Quién, cómo, cuándo, cómo, dónde, por qué... y todas las preguntas que se te ocurran están en el prebate. Quién tiene que estar, por qué uno sí y el otro no, y a mí no me gusta Telecuatro, prefiero Antena Lady que son amigos míos y no se mojan (ya me pasaré a cobrar por la publicidad) y lo hacemos el viernes, que yo el sábado he quedado a comer con la familia y fulanito no viene que es un mindundi, pues me enfado y no respiro. Y así se pueden tirar días y días e incluso ni presentarse al debate. Es el típico, ya si eso, y luego ni eso, ni nada.


¿Quién da la vez?

Cuando ya hemos acordado dónde vamos, quiénes, a qué hora, en qué televisión, radio, periódico, o página web o dónde diantres (¿qué cojones serán los diantres?) se hace el debate, toca ver el orden de uso de palabra. Y se suele hacer por sorteo. Pepito abre el debate, Juanito lo cierra, Jorgito habla después de la publicidad, Fulanito retoma la palabra y se lo pasa a Menganito, éste fue a por leña, el otro fue a por sal…


¿Y dónde me pongo?

Yo quiero estar al lado de mi amigo, no yo a su izquierda, pues es que mi perfil bueno es el derecho, yo soy de centro, ¿te pones tú debajo? (creo que ya me he liado). El lugar que ocupan los candidatos y candidatas también se negocia. Mucho. Es como los tigres y leones que todos quieren ser los campeones o lo que hacen los niños. Da igual con lo que estén jugando, siempre querrán el juguete de otro niño.


¿Y qué me pongo?

Es recomendable que vayan vestidos. De lo que se vistan, ya es cuestión de ellos, pero que tengan claro que se va a hablar mucho de lo que llevan. La corbata roja le hace el cutis poco terso. La chaqueta de 3 botones ya está pasada de moda. La camisa de rayas con cuello liso es taaaan de los 80. El tacón de aguja no es recomendable para un señor de 1’90 y 140 kilos. Esos pequeños detalles, pueden hacer que pierdas las elecciones.


Maquíllate maquíllate

Son las cosas de ir a la tele. Hay que maquillarse para no tener brillos en la cara y no parecer el sobaco de Camacho. Y péinate. Y tápate bien el cartón si eres hombre, y tíñete las canas (las de la barba no hace falta por lo visto).



Dime con quién andas

Se van a revisar todos los detalles. Si el candidato viene con 10 asesores, un jefe de prensa, el sastre, una peluquera, el jefe de campaña, su esposa y un señor de Murcia (este ya, sin esposa). Si ha llegado pronto, tarde, si viene en taxi, en helicóptero, en metro…  Todos los detalles son susceptibles de ser analizados. A veces más que lo que dicen...


El debate propiamente dicho

O mismamente lo que viene siendo el debate. Y ahí es dónde te dicen lo buenos que son ellos y lo malos que son los demás. “Cuando llegamos nosotros todo esto era campo y ahora da gusto de verlo”. “Cada vez que gobernamos nosotros las vacas dan más leche y las ovejas tienen más lana y mantequilla para toda la semana”. Y dirán cosas como que lo que dice es falso de toda falsedad (como si se pudiera elegir entre toda falsedad, media, cuarto y mitad), y que si yo no te he interrumpido, estoy en mi turno de palabra, déjeme hablar, y usted lo sabe y palabras como futuro, mirando hacia adelante, el cambio y cosas así.


¡Menuda vozarrón tiene esta cantanta! ¿Tú la “botarías”?

Ommmm

Tienes a todo un país pendiente de lo que vas a decir, cómo lo vas a decir, las pausas, los gestos, la postura… Pero hay que estar tranquilo. Que estos señores y señoras ya tienen tablas y saben hablar en público. No tartamudees, cuidado con la postura, no bailes, respira… Y al final, son tantas cosas que es probable que te líes.




Por alusiones, no me toques…  las pensiones

No hay debate en el que no se diga lo de las alusiones. Básicamente es decirle al otro y tú más, pues anda que tú, y mi padre es policía y te va a sacar la pistola, y el mío bombero y te va a dar con la manguera… Y esto lo hacen señores y señoras que quieren representarnos. Y nos dejan un poco descolocados… Como a Vincent Vega (Travolta) en el debate del 7 de diciembre.



Vamos acabando que estos señores se querrán acostar

Lo mejor del debate siempre es al final. A mí es la parte que más me gusta, porque es cuando se acaba. A otros les gusta porque las señoras y señores candidatos hacen un resumen y dicen que ya sí, que se van a portar bien y que si les votan viviremos en el país de la piruleta y que todo lo que han y no han hecho en 4 años, lo van a hacer en cuanto les votemos. También intentan meter una frase genial para que la recordemos… aunque a veces nos acordamos de otras frases como la niña de Rajoy, mirusté, España va bien, Buenas noches y buena suerte, o el Water House Cooper together forever, o algo así.





El post-bate

Aquí es cuando la tele, los periódicos y las radios se llenan de gente para decir que ha ganado el que ellos ya sabían que iba a ganar el debate. Lo podrían grabar sin haber visto el debate. Dirían lo mismo. Es como si comentaran un partido de fútbol en el que uno ha ganado por 6 a 0 y los que apoyan al que ha perdido dijeran:

-  Le he visto muy sólido y muy claro en sus propuestas. Claramente ha ganado el partido”.
-  Pero si ha perdido 6-0…
-  6-0, 0-6, matices sin importancia. El caso es que ha ganado…
-  Pero..
-  Ni pero ni pera, hemos ganado. ¡Oeoeoeoe!

Y así con todo. Ahora ya vosotros hacéis lo que queráis. Votad a los buenos, a los malos, en blanco, a los regulares, a los altos, a los bajos…




Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…