Ir al contenido principal

Los hombres y mujeres que esperaban en los aeropuertos. Los esperaores

“Esperaores”, presente de indicativo del palabro esperaor. El corrector del ordenador dice que no existe esta palabra, pero ¿qué sabrá él? Nunca he visto a un corrector de ordenador en el aeropuerto, pero sí que me encontrado con un montón de esperaores. En todas las ciudades, en todas las terminales, en todos los aeropuertos del mundo. Bueno, menos en el de Castellón. Pero es que allí estamos todavía esperando a los aviones.


Como os iba diciendo. Hay muchos esperaores. También hay “desesperaores”, pero esa es otra historia. En el post de hoy vamos a centrarnos en las distintas subespecies que nos podemos encontrar en los aeropuertos. Es una oportunidad para observar a la gente. Y yo, que soy esperaor, y observador, pues me fijo en los que tengo en derredor (que es lo viene siendo la gente de al lado, pero escrito como si tuviera mucho vocabulario y quisiera ser pedante).


Vamos con las diferentes clases de esperaores aeroportuarios.


Y yo aquí con mi flor

Esperando se te suele poner cara de apenao. Pero si además le sumas el accesorio floral, esto se acentúa. Que será muy romántico. Que el recipiente (me refiero a el/la que recibe el ramo o la flor) se pone muy content@ (por regla general), pero hasta que llega el momento del feliz encuentro, este tipo de esperaor/a, es blanco de befas y mofas (básicamente, viene siendo que la gente le mira y se descojona).  A lo mejor soy yo, pero siempre me hago mi propia película y pienso que la chica o el chico viene con un nuevo novio y el esperaor ahí con su flor como un g…


Los pancarteros

Hay todo tipo de pancartas, pero en casi todas pone algo similar a “güellcom”, que se traduce como qué bién (Güell) me viene (com). Este dato hay que contrastarlo, pero bueno, no lo hacen los periódicos serios, lo voy a hacer yo. El número de pancarteros puede oscilar entre uno o 200 millones (según fuentes de la Cibeles y Neptuno).

Las hay peores… seguro.

Profesionales sin fronteras

En ocasiones veo a hombres (casi siempre son señores) con un cartel con el nombre de un señor o de una empresa, o una agencia de viajes, o… Son los buscaores profesionales. No siempre encuentran, pero ahí les tienes, buscando. Son como Google, pero dentro del aeropuerto. Ellos ponen por ejemplo Mr. Smith y ahí se quedan, en la puerta. A veces, no sabes muy bien, si te están esperando a ti, a Mr. Marshall o a todo el mundo, así, en general. 


 Jugando al escondite

No todos los esperaores son profesionales. Hay algunos que todavía no tienen el título o que están en prácticas y claro, no hacen su trabajo como es debido. O te esperan en la estación de tren, o están un día antes, o están en otra terminal, o en otra ciudad…. Se les reconoce por gritar al teléfono: “pero si me dijistes que…”. El caso es que les toca esperar… bastante. 


“Avergüenzing" parents

Una de las tareas de los padres es avergonzar a sus hijos adolescentes. De mayores ya se les pasa. A los padres y a los hijos. Pero hay una época de la vida en la que los hijos que vuelan (en avión) tienen que pasar por este trance. Da igual que el hijo se haya ido un fin de semana o 20 años, que los padres les recibirán de “aquesta” manera. Y no, no pueden hacerlo a un volumen inferior. Se tiene que enterar todo el aeropuerto. 


Las abuelas besadoras

Las ves venir. Sabes que te van a atacar, pero es imposible defenderse ante una abuela en posición de besar. Te enganchan y te dan una media de 200 besos por mejilla. Puede que sea una especie autóctona española, y que no sólo estén en los aeropuertos. Están agazapadas en cualquier rincón esperando para darte tu merecido. 


La maciza

Seguro que también hay macizos, pero tampoco soy tan observador y se me han pasado. Siempre, siempre, hay una atractiva jovenzuela entre los esperaores. Yo siempre juego a acertar a quién espera. La longitud de la falda o la cantidad de maquillaje ayuda mucho en estas pesquisas. Si lleva una falda muy corta es muy probable que no esté esperando a su padre y que haya venido a buscar a su pareja. A veces las apariencias engañan y viene a recoger a la familia como si fuera a un programa de Tele 5. 


Los tiernos infantes

Suelen ser pequeños, diríase de algodón, pero no siempre actúan como tú esperas. ¿Qué quieres? ¿Qué se dirijan corriendo con los brazos abiertos a recibir al que llega al aeropuerto? Pues no, el niño generalmente va en dirección opuesta y ni brazos abiertos, ni beso, ni abrazo, ni te dirigen la palabra. Eso cuando no lloran. ¡Qué presión les meten a los críos! ¿Te acuerdas se mí? ¿Cómo me llamo? ¿Me das un beso? ¡Dejadles en paz! Son niños delante de un desconocido. ¿No estás todo el tiempo diciéndoles que no hablen con desconocidos? Pues a ese señor que han estado esperando, no le conocen, y ni le quieren besar, ni abrazar, ni decir cómo se llaman. Y si le conocen, no se acuerdan. 


¿Te doy la mano, un beso, un abrazo?

Son cosas que pasan. Vas a buscar a alguien y la primera reacción es acercar el careto facial para dar dos besos, luego te das cuenta de que él o ella te dan la mano o un abrazo, y al final terminas dando un beso en la mano, o caéis abrazados…. bueno, mejor veis el vídeo. 


¡A por ellos, oé!

Cantantes y cantantas, deportistas y famosos en general. Tú que querías pasar desapercibido y llegar a tu casa o al hotel tranquilo. Pues ahí los tienes. Tus fanses y fansas esperándote para verte llegar. Lo que más deseabas, llegas a las tantas muerto de sueño, cansado y lo que más te apetece es hacerte fotos y firmar autógrafos. Que sí, que será el precio de la fama, pero… ¿por qué no se van a esperar a su madre, o a su padre? O a cualquiera de su familia. 

Bárcenas, pidiendo un taxi en el aeropuerto

Seguro que se os ocurren muchos más ejemplos de esperaores, pero con 10 ya está bien ¿no? Bueno, ¡Nos vemos en el aeropuerto!

Comentarios

  1. Pues la verdad es que como dice el autor del blog, es divertido y variopinto,(que no sé exactamente lo que quiere decir) las escenas en los aeropuertos, yo no soy de las abuelas besadoras, pero si me dan ganas de gritar: !! Ya vienen mis niños!! ( hay gente "pa tó")

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


CEO, Fundador, Máster del universo, Administrador y Portero Delantero o cómo darse importancia

¿Os podéis creer que hay gente que incluyen en sus CVs (también conocido como curriculucucú paloma) títulos, cursos, estudios que es probable, o muy posible, que no tengan o no hayan cursado nunca? Increíble, ¿Verdad? Hay algunos que incluso incluyen entre sus conocimientos habilidades que no tienen. Todos hemos leído en los curriculums, lo de nivel alto de inglés. Y ni nivel, ni alto, y lo más cerca de saber inglés es escuchar a Michael Robinson... en español. Con saber decir “gudmornin”, ya es nivel avanzado, si dicen “vulevú cuché avemua” ya tienen un francés nivel usuario. Hay algunos que acaban de montar su empresa y se hacen su tarjeta con más títulos que el Real Madrid y el Barça juntos. Son CEO, Fundador, “Entrepiernur”, Visionario, Máster del universo, Consejero y Máximo accionista de, pongamos, la empresa Pérez González y Asociados Cuando Los Haya SL. Pero hay otros, que no les gusta darse tanto pisto, o les da un poco de vergüenza mostrar todas sus habilidades y no incluyen to…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos

13 Conductores por el mundo

Hacía tiempo que no conducía por la maravillosa piel de toro, mosaico de culturas, crisol de razas…. Podría seguir así todo el post para nombrar a España, pero os había prometido hacer los posts algo más cortos.
El caso es que hay cosas que nunca cambian, da igual dónde conduzcas. Los coches pueden ser distintos, con el volante al otro lado (y el conductor en el mismo lado del volante también, que si no sería muy incómodo), pero la gente que lleva el coche somos muy parecidos.
Hoy os voy a hablar sobre algunos tipos de conductores que te puedes encontrar conduciendo (también te los podrías encontrar en otro sitio, pero ya no los reconoceríamos como conductores… o sí) Billy, el rápido El conductor más rápido del oeste, y del este y de todas las carreteras. No hay límites para Billy. Si la carretera es de 100, él va a 150, si es de 110, él va a 220, como la electricidad. Siempre tiene prisas. No confundir con Billy el de las estanterías de Ikea, que también se ha forrado con una idea bien s…