Ir al contenido principal

Las máquinas cada vez más inteligentes… ¿Y nosotros?

Los cacharros son cada vez más listos. Las neveras te avisan que hay que comprar leche, los coches ya no necesitan conductor, el navegador te dice cómo llegar más rápido a cualquier sitio, hay gafas inteligentes (no confundir con la gente que cree que es inteligente por llevar gafas).

¿Sabíais que Rajoy se teñía la barba de blanco para parecer más interesante? Yo tampoco.

Hay aplicaciones para avisarte de corregir tu postura corporal (como llevar al lado a tu madre pero sin la colleja y el ¡Ponte derecho! ¡Coño ya!). Los teléfonos ya no sirven para hablar (sólo), la tele graba tu serie favorita… Pero y ¿nosotros?  ¿Somos más tontos por culpa de los cacharros? Algunos diréis que sí, otros que no. Como la parrala, pero en versión tecnológica.


No tengo claro si somos más listos o más tontos. Yo os dejo algunos ejemplos y luego ya vosotros decidís. La fiesta de la democracia en versión blog lo llaman. Ya sé que la jornada de reflexión fue el domingo pasado y era para otra cosa. Pero es que llevo un ritmo diferente (ojocuidao con llamarme lento que os estoy vigilando).

Siempre disponible
¡Qué bien! Podemos estar en contacto a través de teléfono, correo electrónico, “guasap”, chat, por Facebook, twitter... Hasta podríamos vernos para hablar en persona, pero sólo en situaciones de emergencia. ¿Os acordáis de cuando decíamos: “Estaré fuera. En un par de días nos vemos”


Un mundo más conectado
¡Hablo con amigos de todo el mundo! Hasta he vuelvo a encontrar a aquel compañero del cole. Si hombre, al rarito. A ése. Al extraño. No, al que como siempre sin tarjeta, mandaba un ramito de violetas, no. Al otro, al que escribía cosas extrañas en la pizarra. Pues ahora las escribe en mi muro de Facebook. Tengo miedo de borrarle como amigo. Creo que es peligroso. ¡¡¡Socorro!!!


Estoy más cerca de mi cantante preferido
Puedo ver sus conciertos en Youtube, sus fotos en Instagram, escuchar sus canciones en el “putifay”, verle con la GUARRA de su novia en Facebook. Lo mejor de todo es seguirle en Twitter y leer lo que publica. Me encanta su forma de pensar. Es taaaaaan inteligente.


Que no pare la música
Gracias a Internet y a algunas aplicaciones puedo escuchar los “cuarenta siempre iguales” y Radiolé en cualquier lugar del mundo. Da igual donde estés (no le veo yo el avance por ningún lado, pero bueno). ¿Te gusta una canción? Pues la buscas en Internet y la pones cuantas veces quieras (¡qué poético y cansino a la vez!).  Sólo tienes que pedirlo.


¿Dónde cenamos?
Qué te apetece. ¿Italiano? – ¿Japonés?  –¿Por qué no probamos una fusión Manchegoaustraliana? (el famoso pisto de canguro. Txangurro no. Canguro.). –Vale. –Miramos en Melocomo.com y voilá (los franceses y su costumbre de no escribir las cosas como Dios manda. Se lee bualá ;). Parece que no lo ponen demasiado bien. El canguro está demasiado salteado (chiste sin patrocinar. Razón aquí). Probaremos este que tiene 200 “revius” positivas.


Te apuesto…
No, no me refiero a que puedas apostar por Internet. Que también. Sino que ahora las apuestas duran muy poco. - ¿Cuándo estrenaron La Guerra de las Galaxias? – En el 74. –Yo creo que fue en el 77. – Te apuesto… Y miras en Internet y en 5 minutos se acabó el juego. Antes, cuando podías consultar la respuesta, ya se te había olvidado qué habías apostado.


Quiero…
Puedes comprar todo. Literalmente. ¿Baba de caracol? ¿Esputo de lagarto? ¿Sangre de unicornio? Vale, eso no, pero las otras dos cosas ya me contarás para qué cojones las quieres.


El volante y las velosidad es lo que me ha convencido
Qué informado estoy
Tenemos acceso a las noticias de todo el mundo. Podemos saber qué está pasando en cualquier país, tener información en tiempo real sobre lo que sucede en el rincón más escondido del mundo. ¿Sabes que la Yessi lo ha dejado con el Yonatan? Vale, eso sí lo sabía porque lo han puesto en su Facebook… Y si no, se lo preguntas a Google que sabe muchas cosas… o a Obama, que sabe más.


¡Felicidades! Tómate la pastilla
Antes eran las abuelas las que recordaban todos los cumpleaños. Tu madre te recordaba tomarte el jarabe. Ahora te lo dice Facebook o Google+ o el teléfono,… Obama también lo sabe, pero me da cosa preguntarle. Igual tiene cosas que hacer.

Escribo sin faltas de ortografía y puedo hacer raíces cuadradas
Eso creía yo. Gracias al corrector de Word o del teléfono, ni una falta de ortografía más. ¿Seguro? A veces lo corrige y otras veces….


En cuanto a las raíces cuadradas… Algo más fácil, una división… Como me saquen de la primera división o liga BBVA, no hay nada que hacer.

Ya os dije que tenía dudas y no estoy seguro si la ciencia y la tecnología, que avanza que es una barbaridad, nos ayuda siempre. Os lo pensáis y preparamos una mesa de debate.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…