Ir al contenido principal

¡Feliz Selebreison!

¿Hay gente a la que nos le gusta cumplir años? Peor para ellos. La alternativa a no cumplirlos, no es lo más recomendable. Y no me digáis el caso de las folclóricas. Ellas cumplen años. Muchos. Todos. Lo que pasa es que no lo cuentan.


Otros no es que no quieran cumplir años, lo que no quieren es que se enteren los demás o no celebrarlo. Ya sea por no pagarse unas cervezas, o ensaladas de cosas raras con alcohol (también llamados gin tonics), o porque no les mola llamar la atención… ¡Pero hombre! (o mujer, pero es que la forma de hablar es siempre con el hombre). Si es sólo una vez al año. Ni un día más, ni menos (ahora vendrá el listillo comemocos y dirá algo sobre años bisiestos…)

Vídeo o vídea dedicado o dedicada a todos y todas vosotros y vosotras

Voy a intentar convenceros para que hagáis una selebreison as God sends (celebración como Dios manda, para los que sabéis hablar inglés… los que no sabéis, no hacía falta traducción). Primero veis las razones y luego ya me contáis.

Nací en el seno de una familia

“A estas horas estaba yo en el hospital esperando que vinieras”. No, no ha pasado nada grave y al final llegué al hospital. Es tu madre recordando cuándo naciste. Esa historia que has oído X veces (cambia X por los años que cumplas). Quizá no sea la mejor manera de convencerte. Vamos a ver si con la siguiente.


Tu Facebook vuelve a tener vida

Llevas dos meses viendo frases de Paulo Coelho, fotos de gatos dando brincos y diciendo cosas, imágenes de tus amigos con sus tiernos infantes, ese amigo mamón que está más tiempo de viaje que Willy Fog con el abono transporte, y esos que no hacen más que poner todo lo que corren… Hacen más kilómetros que la furgoneta de un hippy… Por fin te hablan a ti. Te felicitan tus amigos, y tu familia, y algunos que no sabías que estaban ahí, otros que no sabes quiénes son… pero se acuerdan (porque todos se acuerdan y no necesitan que Facebook les avise que es tu cumple).


Tus primeros cumples

Aunque nada más sea para recordar esos cumpleaños con los del cole, merece la pena seguir celebrándolo. No me veo ahora llevando Sugus a los compañeros de la oficina, ni bebiendo un vaso de Mirinda (a ver dónde la encuentro ahora) mezclada con Casera Cola (nuestros primeros combinados), rellena de gusanitos (ni en Máster Chef tienen tanta imaginación), cortezas (o lo que sean esas cosas con pelos) y medias noches de “folligrás y jamonllór”. (Voy a hacer un inciso con las medias noches. ¿En qué cabeza cabe que un bollo más o menos redondo se llame así? ¿Dónde estaba la otra media?).


Si has podido sobrevivir a la mezcla de la Mirinda con Casera Cola, cortezas y Gusanitos en el estómago durante más de 2 cumpleaños, eres inmune a cualquier cosa. La bola en el estómago es digna de Alien Vs Predator o cualquier otro tipo de pelis “horroríficas” o “terrorosas”. Ni Frank de la Jungla ni el otro rubio que come guarrerías que se encuentra por el suelo, o volando, o en un árbol (la falta de una abuela española en su infancia… o un bofetón a tiempo).


La tarta

No me digas que no te gusta la tarta. Las hay hasta de whisky (aquí se me vuelve a ver la edad. Esas tartas Somosierra Heladas al “güisqui”). Si no tienes ni siquiera una preferida, no merece la pena que sigas cumpliendo años. Incluso hay tartas (tortas para mis amigos de América) con fruta por encima (ya me dirás quién come esas cosas). Solo es cuestión de buscar la tarta que te gusta. Nada más que por eso, merece la pena celebrar el cumpleaños.


Estás con la gente que quieres

Amigos, familia, novio/a, suegra, yerno, cuñado (cuenta la leyenda que hay gente que se lleva bien con su cuñado), tú eliges… Es tu cumple, puedes hacer lo que quieras. Aprovecha para estar con la gente que quieras estar, o con la que no quieres estar… y diles lo que quieras o llevas tiempo queriéndoles decir…. Seguro que te lo perdonan. Porque para eso es tu día.


¿Qué me has comprado? ¿Qué me has comprado?

Te regalan cosas. ¿A quién no le gustan los regalos? Vale, tú no cuentas (ahora me estoy dirigiendo a un amigo que es muy raro). Ya no está tu abuela dándote dinero como si te estuvieran pasando papelinas de droga, pero hay regalos. “Esto para ti, no se lo des a tu madre”. Y te sientes como Michael Corleone formando parte de LA Familia.


Tu teléfono suena y no es sólo para venderte cosas

Te felicitan por “guasa”, correo electrónico, Facebook, LinkedIn, por casualidad y luego tus tías o tus abuelos. Ellos llaman por teléfono. Y te llaman al teléfono de casa. A ese teléfono al que sólo llaman unas señoritas (o señoritos) muy amables que quieren ofrecerte una línea de alta densidad para poder hablar con la televisión (¿O es para echarte un cable y ver el teléfono?) o un seguro por si (Dios no lo quiera) tienes un accidente. Y hablas con tus abuelos o tus tías…. Y mola hablar con ellos.


¿Puedo elegir lo que quiera?

¿Quéquierespatucumple? Así, todo junto. Esto es con tus padres o con tu pareja. Lo difícil es elegir… y nunca sabes lo que quieres. Al final terminas diciendo. Elige tú… algo de música… Y es entonces cuando se acuerdan que te gusta un determinado tipo de música. Pongamos flamenco… Esto es lo que pasa:


  •                  Tú: ¿Andy y Lucas?
  •                   Los otros: ¿Pues no te gustaba el flamenco?
  •                   Tú: Sí, pero es que esto…
  •                   Los otros: Tienes el “tique” regalo. Lo puedes cambiar.
  •                  Tú: No te preocupes, lo escucharé… (y no lo escucharás).

Por cierto… ¿Alguien sabe cuál de los dos es Andy y quién es Lucas?

¡¡¡Un libro!!!

Siempre hay alguien que te regala un libro. Lleno de letras y con todas las páginas. ¿Y sabes qué? Que me encantan. Incluso aunque lo haya leído antes, porque puedo cambiarlo por otro que todavía no tenga.


De primero…

Otra razón para celebrar tu cumpleaños es que eliges la comida. No repetirás las medianoches con la Mirinda (no por falta de ganas), pero podrás comer lo que quieras… siempre que no estés a dieta, no tengas problema con el colesterol, y no olvides de supervitaminarte y mineralizarte. Incluso podrías comerte a Superratón.



¿Te he convencido? Venga hombre. ¡Anímate! Y si alguien te tira de las orejas (costumbre muy bonita por los Cojones), recuerda que podrás hacer lo mismo en su cumple (lo sabrás sin necesidad de que Facebook te diga nada).

Un momentito que suena el teléfono fijo. ¿Sí? Muchas gracias. Espera un momentito.  Os dejo que estoy hablando con mi tía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

13 cosas que pasan en las películas de miedo

Seguro que vosotros sí que os habíais dado cuenta de que en las películas de miedo, (horror movies que dicen en inglés, y que tampoco es que sean tan horrorosas) pasan siempre las mismas cosas. También podríais decir que en casi todas las películas pasan las mismas cosas. Estamos de acuerdo que en todos los géneros cinematográficos hay elementos comunes. En las pelis del oeste, la gente está en el oeste y los indios casi siempre llevan las de perder. En las bélicas la gente suele estar en guerra y de nuevo, casi siempre ganan los americanos. En las de acción salen actores con muchos músculos. En realidad tienen los mismos músculos que el resto de la gente, pero se les nota que se apuntaron al gimnasio y además van a menudo. Las musicales se caracterizan porque la gente en cuanto tiene ocasión se pone a cantar y a bailar. En los dramas, sin embargo, la gente no está de humor y bailan poco. Luego hay películas de género tonto, pero ahí no me voy a meter. Pero como acabamos de pasar de pa…

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos