Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Suiza

Es que yo… no había nacido

Imagen
Vamos a empezar por el principio. Como se deberían comenzar las cosas. En el principio era el verbo. Luego venía el sujeto, los complementos (cinturones, bufandas y otros artículos determinados e indeterminados que están en la planta baja del cortinglés ), y los objetos directos, indirectos y esas cosas que nos enseñaron a los señores mayores en el cole. Pero no os voy a hablar de verbos. En mi cole me enseñaron que primero iba el sujeto. Y os voy a contar una cosa que me ha pasado con un par de sujetos y luego ya viene la parte del predicado y el resto de los complementos. Como son sujetos suizos, les llamaremos “sujeten” (Realmente son Subjekte pero por los “loles” seguiremos suponiendo que se dice así).   ¿Vale? Comenzamos por el primer sujeto. Aquí en Suiza hay que cambiar las ruedas del coche un par de veces al año. Las cuatro. Ruedas de verano y de invierno. En primavera se ponen las de verano y en otoño las de invierno. Todo muy lógico, hasta ahora. Pues en el taller estuve

Party, Mr. Johson y mi primo Stephen

Imagen
No os lo vais a creer porque es increíble. “Incredible” que dirían los ingleses. Los alemanes, todo lo hacen más complicado y dicen “unglaublich”, y no les provoca esguince de lengua ni nada. Yo sigo intentando recuperarme. El caso es que acabo de hablar con Boris Johnson. No el de los Johnson and Johnson, no. De los Johnson de toda la vida. Ya os dije que no os lo ibais a creer. Estaba yo tan tranquilo escribiendo el post de esta semana y de repente me entra una videollamada por Whatsapp. “¿Mr. Merchant?”, pregunto él. Y yo, que soy muy educado, pero que no estoy acostumbrado a hablar con primeros ministros, no contesté. Realmente, tampoco estoy acostumbrado a hablar con señores que sean ministros segundos o terceros. El caso es que me tuvo que repetir la pregunta. “ ¿Mr. Merchant? ¿Puede usted oírme?”. Y yo, que sí que podía oírle, le contesté que sí, que le oía. En realidad, sólo le dije Yes. Y volví a quedarme callado. Poneos en mi lugar. Odio las videollamadas. Parece que es

Una noche en el ejército

Imagen
Es posible que os suene el título a cualquier película de los Hermanos Marx. Una noche en la Opera, Un día en las Carreras, A mediodía alegría. Esto no era una película, pero salía Leticia Sabater, que también es bastante surrealista. No voy a ser tan mala persona como los creadores de los Serrano y ya aviso que todo esto que os voy a contar ha sido un sueño. No quiero que os llevéis sorpresas. El caso es que la otra noche soñé que entraba en el ejército. A unos les da por soñar una serie entera, como al señor Serrano, otros tienen sueños eróticos, incluso con Leticia Sabater, y otros nos metemos al ejército. Yo, al ejército, imagínate. Que si me dicen que vaya a la izquierda lo tengo que pensar dos veces y voy a la derecha… Que diréis, pues piénsalo una vez y acertarás. Ya lo he probado. Y no funciona. El caso es que el post de hoy es un sueño. Probablemente entraría en la categoría de pesadilla (que no se muerde la cola). Ahí me tenéis, todo un señor vacunado con las dos dosi

Subir “parriba”

Imagen
Seguro que no soy el único al que se le ocurren ideas brillantes. Lo que pasa es que a veces por h por b, por cualquier otra letra del alfabeto (aquí se podría utilizar también el “cilíndrico”, que es el que usan los rusos), pues no se llevan a cabo. Ya, ya sé que el alfabeto médico no es como el cirílico. ¿Te imaginas cómo escribe un médico ruso? La profesión más complicada del mundo tiene que ser la de farmacéutico en Moscú. O en Vladivostok, que hace más frío y seguro que los médicos escriben con guantes. Si ya está complicado entender a un médico de Valladolid, que es donde dicen que se habla más clarito, imagínate a un señor Vladivostokeño , o, Vladivostokés …. Le llamaremos Vladimir que es un nombre muy ruso y mucho ruso. Como os iba diciendo, se me ha ocurrido una idea ideal, de las mejores ideas ideadas. Yo os la cuento y luego me decís. Total, es gratis y os la regalo para que la podáis usar si quisierais o quisiereis.  La pasada semana no ha habido post porque me ha serv

Aquí no cabo

Imagen
Pues ya estoy de vuelta. Como os dije “ previously en Un Cigarrito ” he estado un par de semanas de descanso. Que tampoco ha sido tanto descanso porque la vida del viajero es cansada. He hecho como los franceses. Unos días en España para visitar museos. Pero sin museos. Y sin fiesta. Cerveza si he tomado. Dos, para ser más exactos. 2 cervezas en 10 días. Tampoco es para ingresar en una clínica de desintoxicación. Cenas de picoteo, sí que ha habido. Me he propuesto hacer un post cortito, pero ya me he liado con los franceses, las cenas de picoteo, las cervezas y el turismo. Que yo venía con buena voluntad, como los franceses, que estoy convencido de que su prioridad era ir a ver los museos, pero se lían y ya se sabe. Que la noche les confunde. Como os iba contando, he estado unos días viendo a la familia. PCR para salir de Suiza, cruzar Francia y llegar a España y vuelta con otra PCR para llegar a Suiza. ¿Y esto qué tiene que ver con el título del post? Te preguntaras… y yo te conte