Ventana, pasillo y un apartamento en Torrevieja

Los que peináis canas, si os que os quedan canas, o pelos para peinar, recordaréis que el Apartamento en Torrevieja, Alicante, era uno de los regalos estrella en el Un, Dos Tres (programa de televisión. De la única televisión que había en España). También podía ser un Seat 124 con 4 puertas, que igual te servía para llegar al apartamento o para robar un banco con los colegas de el Vaquilla, alegre bandolero, o el Torete… Habían soltado todo el ganado en aquella época.  

Los 80 fueron muy jodíos. Antes de seguir con mi exposición de señor mayor, también quiero aclarar que hace años había más de una tele en España. No es que todos estuviéramos juntos viendo la misma, que eso une mucho, quiero decir que sólo había una cadena. Con dos canales, eso sí. Ya te lo cuenta Sabina, cuando todavía tenía voz.

A lo que voy, que siempre me lío. ¿No tenéis la sensación de que ahora las empresas venden de todo? Con Movistar tienes Internet, televisión, seguros de vida, de muerte, y un teléfono móvil. Los señores de Amazon te venden una tele nueva o vieja, pañales, los muebles del salón, a un señor para hacer juego con los muebles… Puedes comprar de todo desde cualquier sitio

En el post de hoy os cuento cosas que pueden pasar si compras tu coche a una empresa de telefonía, o la ropa en Ikea, o tu casa en una zapatería. Esto es una historia real. Una tía mía, permitidme que la mantenga en el anonimato, fue a una zapatería por la tarde y preguntó al amable dependiente si le quedaba pan. “Buenas tardes. No les quedarán barras de pan ¿Verdad?”. Y el amable dependiente, respondió, muy amable (ya os había dicho que era un señor amable). “No señora, no nos queda ni una a estas horas”. Hecho verídico. Lamento no poder daros el nombre de la zapatería en cuestión, ni del amable dependiente.  

¿Ventana o pasillo?

En ocasiones, las aerolíneas venden billetes de avión y, a veces, es posible que hasta te lleven de un sitio a otro. Pero también te venden lotería, te alquilan un coche y una habitación de hotel. Lo que pasa es que es posible que se hagan un lío y te ofrezcan sólo el pasillo del hotel o la ventana o te obliguen a llevar cinturón en la habitación. De comida sólo hay pollo o pasta. Si ya quieres meter la maleta tiene suplemento o te la llevan a la bodega. Que tampoco está mal ir a la bodega y ya de paso….

¿No tienen una talla más grande?

Toda la vida con la misma talla de pie y nunca acierto con los zapatos. Imaginad qué pasa si las zapaterías también vendieran casas. Te sacan todo el muestrario y todas te aprietan. ¿No tienen una talla más? Y resulta que son más caras cuanto más grandes sean. Si eso no es para denunciarlo, yo ya no sé. Si te cuestan igual unos zapatos del 39 (la talla, no el año) que del 45, no entiendo yo que la casa de 2 dormitorios, sea más cara que la de uno. Ya no pido que me den dos casas, aunque en las zapaterías todo vaya por pares, pero esto es una injusticia muy injusta.

El nuevo SUV de Yoigo

También podría ser el modelo deportivo de Vodafone, o el familiar de Movistar. Te regalan el coche. Hasta ahí todo bien, pero tienes que pagar al mes por los kilómetros que has hecho, si son trayectos en tu provincia o en el territorio nacional. No te recomiendo viajar hasta Mallorca en coche aunque te digan en la canción que es maravilloso. Olvídate de salir al extranjero que te cobran el roaming más caro que las autopistas de Francia. No vale el truco de no utilizar el coche. Te cobran suplemento por no utilización, mantenimiento, matriculación y el peor de todos el IVA. Impuesto por no Valorar tu Auto. Te sale por un pico… y una pala. Mejor no mires la factura.

Pantalón Trespiernensen y Camisas Sinmängen

¡Qué bonito el nuevo catálogo de IKEA de primavera verano! Con sus camisas y sus canesús (¿El plural de canesú es “canesuses”?). Ropita de Ikea. ¡Qué guay! Eso sí, iríamos vestidos todos igual por la calle. En todas partes. Todos y todas igualicos.  O no… porque te darían las telas, los botones, cremalleras… y búscate tú la vida para hacerte la ropa. Ya me lío yo con la cremallera puesta, que si me la tuviera que poner yo. A veces tiene su punto lo de la cremallera ¿No?

Barflix o Tapafy

¿Te imaginas pagar una vez al mes y bajar al bar las veces que quieras y quedarte allí hasta que el, cada vez menos amable, camarero cierre? 9,95 al mes y puedes tomarte todas las cañas que quieras, bravas, bocata de calamares, otra de gambas, chorizo ibérico, un pincho de tortilla. No digo yo que fuera rentable para el del bar, pero como idea para que se llenen los bares de nuevo no está mal ¿no? Y que lo subvencione el Ayuntamiento, o la Comunidad Autónoma o la Unión Europea. Señores políticos, ¡Espabilen!

Para que luego digáis que no tengo ideas. El partido que presente la iniciativa de Barflix barre en las elecciones…  Aunque igual también habría que pensar de dónde va a salir tanta cerveza o tantos calamares para satisfacer la demanda… Por los chorizos ibéricos no os preocupéis que tenemos de sobra.

Voy a seguir pensando nuevos negocios. ¡De esta me forro!



Comentarios

Entradas populares de este blog

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Bienvenidos a la Rey-Pública de España