Oír campanas y saber dónde o el síndrome del campanero loco

El dicho es “oír campanas y no saber dónde”. Pero es que sí sé dónde están las campanas. Las putas campanas. Las tengo localizadas. Ahí arriba. Para hacer daño y que no puedas hacer nada contra ellas. Al que no encuentro es al campanero.
El caso es que no tengo problemas con las campanas en general. Ni con todos los campaneros. Sólo con los de Suiza. Que tú dirás: “Pues no vayas a Suiza y asunto arreglao” Y tendrás razón. Pero es que la cosa se complica, porque en breve me voy a vivir allí. No con un campanero o a un campanario. A Suiza.
Que sí, que es un país precioso, con sus montañas, lleno de suizos y sus cuentas suizas, más quesos que en casa del señor García Baquero, su chocolate. Pero tienen querencia por las campanas. Y si las dejaran quietas, yo sería muy fan. Pero es que las tocan. Mucho. Todo el tiempo y por la mañana con más ganas. 
Y mira que a mí me ha gustado siempre La campana de Elgorriaga. O ese toro enamorao de la luna, que abandona por las noches la maná. El mismo toro pintado de amapola y aceituna, ¿Sabéis qué nombre le puso el mayoral? Efectivamente, Campanero. He aquí la prueba. La señora de las gafas sin patillas tampoco da crédito.
Pero se me han atragantado las campanas. Y las campanadas. Y los cuartos. Que ya es difícil odiar los cuartos en Suiza. Pero es lo que hay.
Ahora viene la parte en la que explico todo. ¿Por qué hablo de campanas? ¿Qué tengo en contra de los campaneros? ¿Por qué me preocupo cuando alguien dice que no me preocupe?
Con la de relojes que hay en el país y que todo el mundo podría consultar el suyo, no se les ocurre otra cosa que tocar las campanas a todas horas. Literal. Bueno, peor todavía. Cada 15 minutos. Y a las 12, doce campanadas, a la 1, una campanada y así “sustantivamente” hasta las 10 de la noche que ya se callan. Las campanas, que igual los campaneros aprovechan y si van de marcha. 
Y así todos los días. De lunes a sábado. Y a las 7 de la mañana para despertar a todo el mundo, te ponen la versión maxisingle de las campanas. 10 minutos dando por saco. Que a las 7 de la mañana es dar mucho por saco.
Que habrá suizos que no se tengan que levantar tan pronto. No serán tan ricos si tienen que madrugar… Y más aún un sábado. Tampoco creo que vayan todos a misa de 7. Ni siquiera a la de 8. Si quieres avisar que empieza la misa, mándales un “guasap”, pero no des por saco a los infieles. Aunque no sé yo si no era peor el remedio que la enfermedad. ¿Te imaginas 8 millones de teléfonos sonando al mismo tiempo tal que así?
El domingo descansa… pero es posible que el campanero se vuelva loco y le dé por marcarse un concierto a la hora de la siesta. Sólo grabé 10 segundos, pero el señor Herr Kampanolen se tiró 10 minuten… (ya voy practicando el alemán).

De momento hemos buscado una casa que no tenga cerca un campanario. Vete a saber si todos los vecinos son campaneros y me he ganado su odio… Espero que no lean el blog. 
Seguiremos informando y poniendo tontás en el blog y en la página de Facebook.

Comentarios

  1. Javitxuuuuu,... las campanas de Suiza son como los aviones en Torrejón: solo mirábamos pa'rriba los que no éramos del lugar... o sea, que pasados unos días será como el parfum o el desodorante al mediodía que te has echa'o medio litro a la mañana y ni con esas ni Rex'ona ni na... te abandona... descara'o... y quito letras porque tu has quita'o verbos en las dos o tres primeras frases del texto, que me he atasca'o mientras leía... Un abrazo y suerte con el chocolate, Heidi y los otros 3 idiomas suizos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La emoción me embargaba mientras escribía y se me iban los verbos ;) Gracias!!!! Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?