10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas.
La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos.
Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose).
Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato.  
Y como todo tiene su parte positiva, vamos a repasar algunas de las ventajas de las caídas. Allá vamos.
No cometerás falsos testimonios
No sé si lo sabes, pero mentir está muy feo. Que sí, que más feo es el bebé de esos padres primerizos que no hacen más que enviar fotos del crío, pero esa es otra historia y mira, eso que te ahorras, otra foto más. A lo que vamos. No te va a hacer falta poner a tu amiga, o amigo que está muy guapo en su nueva foto de perfil, o en la última foto de Instagram.
Cachis, ¿No te llegó mi mensaje?
A veces, sólo a veces, también es necesario no decir toda la verdad. Imagínate que se te “olvidó” hacer cualquier cosa. Que tú querías hacerlo, deseando estabas. Pero surgió otro tema (una excusa como otra cualquiera). Ahora con la caída de Whatsapp siempre puedes decir que mandaste un mensaje para avisar que te era imposible hacer lo que fuera que tuvieras que hacer. ¿No te llegó el mensaje?
Me perdí ese meme tan gracioso
Me parto con esas imágenes tan simpáticas cuando pierde mi equipo. No sé cómo hay gente que no le hace gracia que le manden las mismas imágenes en los 20 grupos diferentes riéndose de tu equipo, o de tu jugador favorito. Y es que hay gente que no tiene sentido del humor.
Mis “bendisiones”
No es que me parezca mal que dios nos bendiga. O que nos bendiga más gente. Estoy a tope con las bendiciones. Y con esos mensajes de Marcos 34, Mateo 36 (no sabía que tenían equipos de balonmano los apóstoles). Pero igual no hace falta que te las manden todos los días. Por un día que no estés bendito (¿o es biendicho?) tampoco pasa nada. ¿No?
Esto… ¿qué te iba a decir?
Los mensajes de voz. Que sí, son más rápidos, no hace falta teclear y te ahorra tiempo mientras coges el teléfono como si te estuvieras comiendo una tostada … Son todo ventajas para el que los envía. Pero ¿y para el que los recibe? No le veo yo el punto. “Esto… ¿Qué te iba a decir? Ah sí, que se me ocurre que, por qué no… Sí un momento. Vale, que apague el móvil. Perdón que ahora no puedo hablar. Ya te llamo luego”.  Y así muchos de los mensajes de voz que nunca llegarán porque se ha caído “guasap”.
Perdón, me he equivocado de grupo
Estás a tope con la celebración de la despedida de soltera. Ya tienes todo listo, el lugar de la cena, el grupo de whatsapp con todos los que van a asistir, el stripper ya está contratado… Y mandas el mensaje al grupo de tu familia… A ver cómo le dices ahora a la abuela que no puede ir a la fiesta y bailar unos pasodobles con el joven sin camiseta. Y ya de paso ponle una rebequita que va muy fresco.
Luchas contra el autocorrector
Se supone que la tecnología está para ayudarte, pero tienes un enemigo en tu teléfono. Que igual quieres que alguien se vaya a tomar por saco y lo mandas a la “Mérida”, o pones cosas por “escroto”, o quieres ir con tus amigos a una playa “budista”, o mandas un “salido”. Todas estas cosas te las ahorras si no mandas el mensaje.
Olvidarte de los políticos por un rato
Están en todas partes, en la televisión, en la radio, en los periódicos… dentro de poco en todos los carteles en la calle… y también los tengo en el muro de Facebook, o en los mensajes de Whatsapp. “Mira la última burrada de los de Podemos ser Ciudadanos de Vox y Socialistas Populares”. Lo malo es que te puedes estar perdiendo la última teoría conspiranóica. ¿Y si los gobiernos del mundo están detrás de la caída de Whatsapp para que no nos enteremos de que nos engañan? Ya te digo yo que no… Nos engañan sin necesidad de que se caiga nadie.
Ya puedo odiar a gusto
Siempre te quedará twitter para seguir a un señor que no te conoce, y al que tú tampoco conoces, y decirle que le odias. ¿Te imaginas que en la vida real hicieras lo mismo? Vas detrás de un señor para decirle lo mal que lo hace todo. Estaría feo… Ahora que no hay whatsapp, ni el buen rollito de Instagram, puedes odiar a tu antojo. También puedes aprovechar para decir cosas buenas… O no.
Puedes leer, hablar, salir a la calle
Igual no conoces una aplicación de tu móvil que siempre está ahí. Si tienes iPhone se llama iQueapagarelteléfono. Si tu teléfono es Android es Apptomarporsacoelmovil. Es gratis y es como los anuncios de compresas de los 80. Puedes montar a caballo, bañarte en la piscina… Con el móvil no puedes bañarte. Bueno, sí que puedes, pero tienes que tener un poco de cuidado.
Seguro que hay muchas más, pero ya está bien por hoy. Ahora que ya está arreglado voy a ver si encuentro algún vídeo gracioso para enviar al grupo de Whatsapp… No sé, uno de porno, porros, perros. Otra vez el judío, jodió, jodido autocorrector. Mejor lo dejamos aquí.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

Yo os maldigo, jodíos móviles

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?