Ir al contenido principal

Cosas que no sabías de los juicios

Si estás leyendo el post desde España, es muy posible que estés familiarizado con los juicios. Entre los partidos del Barcelona y el Real Madrid, los concursos de gente que canta, anuncios de colonia y de apuestas, en la tele ahora puedes ver los juicios a algunos políticos.
Antes no conocíamos más que a la tónica Juez, o al juez de limón, pero ahora se van haciendo famosos los jueces, fiscales, abogados defensores, abogados mediocampistas…  Hoy te voy a contar algunas cosas que no sabías sobre los juicios. La mayoría de ellas, porque puede que no sean verdad.
¿Quién anda ahí?
En un juicio suele haber un juez, que es como el árbitro, pero sin jueces de línea, sin VAR, y del que no sabemos los dos apellidos. Luego está el acusado, el acusica, también llamado fiscal, y el abogado, que se encarga de defender al presunto culpable.
¿No hay nadie más?
A veces, es posible que haya testigos, algunos hasta de Jehová, y son los que tienen que decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. En realidad todo el mundo debería decir la verdad, pero se les escapa alguna mentirijilla. Hay juicios en los que hay entrada libre (consumición no creo que haya, te tienes que llevar tu propia bebida). En otros casos hay un jurado popular. Básicamente son como los de la Voz, pero no tienen una silla que se dé la vuelta o los de Factor X y tienen que decidir si el acusado es culpable o inocente. Lo complicado es que se tienen que poner de acuerdo… Por eso en España no está triunfando este modelo. No nos ponemos de acuerdo ni para coger dinero.

Es probable que no haya quedado suficientemente claro quién es quién. Vamos a intentarlo de nuevo.

Juez
Es el señor que tiene un mazo y va con una capa. No confundirle con Thor, aunque también se cabrea si le tocas el martillo. También les dicen señoría. Aunque se llame, por ejemplo Romualdo, no le puedes llamar por el nombre porque es desacato (si se llamara Jose Luís también sería desacato).  En algunos países, se ponen una peluca blanca, que parecen María Antonieta o alguno de los luises que reinaron en Francia, el XIV, XV o “deciseis”. En España no se ponen pelo, que nosotros sepamos, aunque cada uno es libre de hacer lo que quiera. Es el mandamás del juicio. (Me encanta la palabra mandamás… ¿Existirá el término mandamenos? Es para un amigo 😉

Acusado
También conocido como presunto culpable. Es el que tiene cara de asustado y tiene a su lado a un abogado. No lo tienen colgado, como creen algunas personas. Si no puede pagarse un abogado, se le asignará uno de oficio (siempre quise escribir esto y lo de tiene derecho a guardar silencio). El caso es que siempre les recomiendan ir al juicio con traje, calzoncillos limpios, corbata y la raya del pelo a un lado. Que puede que seas un asesino, pero si vas con traje das mejor impresión. Imagínate ir con chándal. Aunque no hayas hecho nada, vas a la cárcel seguro. ¡Ándate con ojo Rosalía! Los futbolistas que defraudan a hacienda se han librado porque van con traje en vez de ir con el pantalón corto y la camiseta.
Abogado
Son los que se saben todas las leyes. De pé a pá. Eso sí, son como los “penaltiles” en el fútbol, que todo es interpretable. Si te vas a la ley, por ejemplo, de matar está muy feo, que puede que no sea literal, pero para que lo entendáis, ellos se buscan las vueltas para decir que no está tan feo y que su defendido lo hizo en defensa propia. Además de saberse las leyes, los reconocerás porque están siempre cuchicheando con otros abogados, y con el presunto culpable y les dicen cosas como que no hables si yo no estoy presente. También son muy de protestar. Y andan siempre cabreados con los fiscales. Si ves a Robert de Niro, no le digas que eres abogado. No les tiene mucho cariño.
El fiscal
Es la parte contratante de la segunda parte. A veces se ponen peluca también, aunque tengan pelo debajo (seguimos hablando de la cabeza). Son los que defienden que todo sea legal, y representar a la sociedad en un juicio. Dicho así, parece que son buenos y los abogados malos. Pero ya sabemos que todo es interpretable. Fiscal viene de fisco (nada que ver con el futbolista del Madrid)… y eso casi nunca puede ser bueno. Seguimos hablando del Fisco.
Testigos
Testigo no tiene nada que ver con testículo, aunque podría parecerlo. Pero si te citan a declarar en calidad de testigo, tienes que ir… Por cojones. No te queda otra. El caso es que van al juicio y les preguntan cosas como qué pasó la noche de autos. ¿Os imagináis a Fernando Alonso de testigo en un juicio? ¿Dónde estaba usted la noche de autos? Esto vale para Fernando Alonso y para el dueño de una atracción de los coches de choque. ¿Por qué puso usted un disco de Camela en los coches de choque la noche de autos? No os perdáis el vídeo por si hay que meter a alguien a juicio. 
Jurado
Son los que fallan. ¿Pero cómo no van a fallar si les ha caído un marrón de la leche? Doce personas humanas que les obligan a estar ahí metidos, sin saberse las leyes y son los que tienen que decidir si el acusado es culpable o inocente. En las películas suele ir al final, justo antes de las letras esas que ponen durante 5 minutos y nos quedamos muy pocos en el cine para ver quién es el asistente del ayudante del segundo director. El caso es que tienes ahí a un juez con estudios, a los abogados, al fiscal y tienen que ponerse de acuerdo otras personas para dar un veredicto.  ¡Qué injusta en la justicia!

Ya sabemos quién hay en un juicio y algunas cosas que dicen, pero por si acaso te toca ir a un juicio, vamos a ver algunas expresiones que se utilizan en los juicios.

Con la venia: La venia no es una señora mayor, es pedir permiso al juez. Si por ejemplo quieres ir al baño en un juicio, tienes que decir con la venia señoría. Y él ya decide si puedes ir o no. No hace falta esperar al jurado.
Habeas corpus: Et cum spiritu tuo. ¡Perdón! Que a veces me lío con el latín. Quiere decir que tienes derecho a ser escuchado por la justicia y saber de qué se te acusa. En teoría es que no te pueden detener ilegalmente de ipso facto y dejarte de cubito supino in extremis, y requiescat in pace.
Dos años y un día: Podría pasar por una canción de Joaquín Sabina, pero no. Es que el juez es un cachondo y te pone una sentencia de cárcel de dos años y un día. Que seguro que es el día que a ti no te viene bien. Estás allí dos años, sales y luego tienes que volver otro día. Un miércoles que te parte la semana a lo mejor.
Ya te he presentado a la gente que hay en un juicio, pero no sabemos exactamente lo que han dicho o si el acusado es culpable o inocente.

Acogerse a la quinta enmienda: Es una forma fina que viene a ser que paso de contestar a las preguntas, pero con todo el respeto a su señoría (que es el juez).  En Estados Unidos te puedes acoger a esta enmienda. En España mejor que no lo hagas. No tenemos enmienda.
Acérquese al estrado: Seguimos con las formas educadas. En este caso es la forma que tiene el juez de decir ven pacá que te voy a decir un par de cosas, pero con respeto, como lo dicen ellos.

Se admite la protesta: Ya os avisé que en los juicios se protesta mucho. Todo el día metido ahí, al final tienes que mostrar tu disconformidad. Y protestan. Ahí ya está el juez para admitirlo o denegarlo. Y es que alguien tiene que poner orden.
Orden en la sala: ¿Os acordáis la forma que teníamos de pedir orden en el cole? “orden en la sala, que el burro va a hablar, el primero que hable, burro será”. En los juicios no lo puedes decir. Y tienes al juez con su maza pidiendo orden.
Receso: En vez de hacer pausas publicitarias, en los juicios tienen recesos para echarse un cigarrito o ir al baño… eso sí, con la venia. Y no me hagáis esperar que para eso soy juez, o jueza.
No hay más preguntas: De verdad os tengo que explicar esto? ¡Que ya está, que se acabao! No hay más preguntas, ni respuestas, ni nada. Tomamos un receso de una semana y volvemos con nuevas cosas y casos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…