Ir al contenido principal

Yo venía a hablar de mi libro

¿No os acordáis de la frase? Pues yo voy a hacer lo mismo, hablar de mi libro. Pero mejor os recuerdo lo que dijo Francisco Umbral. El señor que fue a hablar de su libro, bueno de uno de ellos, porque tenía muchos… y escribió alguno que otro también. 


Yo voy a aprovechar mi programa, para hablar de mi libro también. Aún no lo he sacado, pero estoy en ello. Y como no estoy muy seguro si me va a invitar alguien a la tele para hablar de él, ya os lo cuento yo, como el señor mayor. Ahora hay que ver sobre qué escribo. ¿Me podéis ayudar?


Antes de nada hay que elegir el género. No vale decir que sea del género tonto, aunque lo estoy pensando, me refiero qué tipo de libro… A saber:

Autoayuda

Son los libros que únicamente ayudan al que lo escribe, de ahí lo de auto. Lo malo es que habría que escribir un montón de frases de "si quieres puedes", "cree en ti mismo", "fumar mata" o "a quien madruga buena sombra le cobija". No sé, no me veo llenando un libro con cosas así.


Memorias

Con la mala memoria que tengo tampoco lo tengo muy claro. Hay veces que no me acuerdo qué he cenado, como para contar cosas que me han pasado hace tiempo. ¿Y si cuento cosas que le ha pasado a otro? Que me vaya diciendo y yo las voy pasando a limpio… Ahora hay que ver si encuentro a alguien que haya vivido una vida interesante. No sé, Paquirrín, o el pequeño Nicolás… o mejor me invento a alguien y así no se enfada nadie.


Novela de las gordas

Ya que me pongo a inventar personajes, me invento muchos. Cienes y cienes y me sale una novela como las series estas que ponen después de comer. Lo de “amar en huevos revueltos”, Cuéntame que “tapasao”, El Secreto Ibérico de un Puente antiguo… Ya sabéis de lo que hablo. Un montón de gente que se conoce y nace y crece, y mejor que se reproduzcan para que haya más personajes….Todos muy saludables, como los de la imagen.


Aventuras

Ya que me pongo a inventar lo hacemos del todo. No sólo los personajes, sino el sitio, uno en el que no haya estado nadie. No, Albacete no vale, que ahí vive gente. Uno inventado también, con gente rara (tipo Sálvame pero que sean interesantes) y animales salvajes y dragones, y mazmorras, y señores bajitos. En todos los libros de aventuras hay una mezcla de todo esto, mira por ejemplo El Señor de los Tronos y los Juegos de Anillos… ¿O era Juego del Señor? Me hago un lío con tantas películas y series de gente vestida como la sota de bastos. Por cierto ¿Qué cojones es una sota?


Cómiz o dibujos “desanimados”

No será la primera vez que oís a gente decir que le gustan los cómiz ¿Verdad? He pensado que igual me animo. Hay que escribir mucho menos y parece que están de moda. Lo único es lo de pintar, que yo pinto menos que Pedro Sánchez en el PSOE. Igual lo dejo sin colorear y mato dos pájaros de un tiro. ¿No hay gente que compra libros para pintar encima? Pues yo dibujo en blanco y negro y el que lo compre que lo pinte, así cada uno pinta a los personajes del color de quiera. Lo que viene a ser un colorín colorado.


Poesía

Siempre se me han dado bien las rimas y tampoco es que tengas que escribir demasiado. Incluso ahora hay poesía que ni siquiera rima. Tiene menos mérito que la que rima pero queda mucho más elegante… Y estoy pensando en qué idioma… En inglés con poner forever, te sale ya directamente together. Vale que no estaría innovando demasiado, pero mejor que escribir groserías… por la noche o por el día (¿Veis como soy bueno rimando?)


Fabulas fabulosas

Puede que se hayan quedado un poco antiguas, pero podemos hacer como en el cine, “rimeiks” o lo que viene siendo copiar y pegar pero poniéndolo moderno. En vez de la zorra y las uvas, por no herir sensibilidades, cambiamos a la zorra y ponemos un perro cuqui y que coma otra cosa… no sé, un mango o una piña y así está más entretenido pelándola. O en vez de El Pastor Mentiroso, podíamos llamarle, "El cuidador de ovejas que propagaba noticias falsas"… Ya se me ocurrirá algo.


Contando cuentos

Ya que me pongo a fabular, también podría escribir cuentos infantiles para mayores. Cuentos infantiles para niños ya hay, pero para mayores no. Ese mercado no está explotado todavía. Vale que hay algunos periódicos como La Razón o televisiones que hacen algo parecido, pero esto sería sólo de cuentos, sin noticias de deportes o del tiempo que al final te distraen. Incontables cuentos o cuentos incontables.


¿Ensayamos?

¿Pues no me dicen que hay un género que se llama ensayo? ¡Qué morro tienen algunos escritores! No publican el libro definitivo, sino la prueba. Yo voy a ver si cuela también, me pongo a escribir y sigo ensayando y aunque no me salga bien, con faltas de “hortografía” y todo. Yo lo intento. Y si cuela, cuela.


El género epistolar

No tiene nada que ver con el western, ni con armas de fuego. Son cartas. Hay gente que se dedica a leer las cartas de los demás. ¿O no habéis oído en misa lo de las cartas de San Pablo, o San Mateo, o San Roque, el del perro? El caso es que escribían cartas a la gente de Corinto (para comentarles cosas de las pasas) o a los “Adefesios”.


Recopilaciones

Esto es llevar el tema del remake hasta el extremo. Coges lo que has escrito en un sitio y lo pones en papel y haces un libro, con sus páginas y su portada y contraportada y el prólogo, epílogo, prefacio, facio y posfacio… Si junto todos los posts… A una media de 1000 palabras por post y llevo 274 en total, me sale un total de ¡Un cojón de palabras! Aún me queda para llegar a El Quijote, que tiene 381 mil… ¡Me he quedado sin palabras!


¿Se os ocurre algo sobre lo que escribir un libro? ¿O mejor sigo pensando?


Comentarios

  1. Quien tiene talento, como es tu caso, puede escribir sobre lo que quiera.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien la idea de escribir un libro. Pero creo que debe ser un libro serio y con misterio... son los mejores, nada de cuentos, que ya estamos oyendo demasiados, no quiero que te llamen " cuentista"

    ResponderEliminar
  3. Uno de misterio, Javier, y luego te forras con los derechos para "la peli...".
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…