Ir al contenido principal

Yo venía a hablar de mi libro

¿No os acordáis de la frase? Pues yo voy a hacer lo mismo, hablar de mi libro. Pero mejor os recuerdo lo que dijo Francisco Umbral. El señor que fue a hablar de su libro, bueno de uno de ellos, porque tenía muchos… y escribió alguno que otro también. 


Yo voy a aprovechar mi programa, para hablar de mi libro también. Aún no lo he sacado, pero estoy en ello. Y como no estoy muy seguro si me va a invitar alguien a la tele para hablar de él, ya os lo cuento yo, como el señor mayor. Ahora hay que ver sobre qué escribo. ¿Me podéis ayudar?


Antes de nada hay que elegir el género. No vale decir que sea del género tonto, aunque lo estoy pensando, me refiero qué tipo de libro… A saber:

Autoayuda

Son los libros que únicamente ayudan al que lo escribe, de ahí lo de auto. Lo malo es que habría que escribir un montón de frases de "si quieres puedes", "cree en ti mismo", "fumar mata" o "a quien madruga buena sombra le cobija". No sé, no me veo llenando un libro con cosas así.


Memorias

Con la mala memoria que tengo tampoco lo tengo muy claro. Hay veces que no me acuerdo qué he cenado, como para contar cosas que me han pasado hace tiempo. ¿Y si cuento cosas que le ha pasado a otro? Que me vaya diciendo y yo las voy pasando a limpio… Ahora hay que ver si encuentro a alguien que haya vivido una vida interesante. No sé, Paquirrín, o el pequeño Nicolás… o mejor me invento a alguien y así no se enfada nadie.


Novela de las gordas

Ya que me pongo a inventar personajes, me invento muchos. Cienes y cienes y me sale una novela como las series estas que ponen después de comer. Lo de “amar en huevos revueltos”, Cuéntame que “tapasao”, El Secreto Ibérico de un Puente antiguo… Ya sabéis de lo que hablo. Un montón de gente que se conoce y nace y crece, y mejor que se reproduzcan para que haya más personajes….Todos muy saludables, como los de la imagen.


Aventuras

Ya que me pongo a inventar lo hacemos del todo. No sólo los personajes, sino el sitio, uno en el que no haya estado nadie. No, Albacete no vale, que ahí vive gente. Uno inventado también, con gente rara (tipo Sálvame pero que sean interesantes) y animales salvajes y dragones, y mazmorras, y señores bajitos. En todos los libros de aventuras hay una mezcla de todo esto, mira por ejemplo El Señor de los Tronos y los Juegos de Anillos… ¿O era Juego del Señor? Me hago un lío con tantas películas y series de gente vestida como la sota de bastos. Por cierto ¿Qué cojones es una sota?


Cómiz o dibujos “desanimados”

No será la primera vez que oís a gente decir que le gustan los cómiz ¿Verdad? He pensado que igual me animo. Hay que escribir mucho menos y parece que están de moda. Lo único es lo de pintar, que yo pinto menos que Pedro Sánchez en el PSOE. Igual lo dejo sin colorear y mato dos pájaros de un tiro. ¿No hay gente que compra libros para pintar encima? Pues yo dibujo en blanco y negro y el que lo compre que lo pinte, así cada uno pinta a los personajes del color de quiera. Lo que viene a ser un colorín colorado.


Poesía

Siempre se me han dado bien las rimas y tampoco es que tengas que escribir demasiado. Incluso ahora hay poesía que ni siquiera rima. Tiene menos mérito que la que rima pero queda mucho más elegante… Y estoy pensando en qué idioma… En inglés con poner forever, te sale ya directamente together. Vale que no estaría innovando demasiado, pero mejor que escribir groserías… por la noche o por el día (¿Veis como soy bueno rimando?)


Fabulas fabulosas

Puede que se hayan quedado un poco antiguas, pero podemos hacer como en el cine, “rimeiks” o lo que viene siendo copiar y pegar pero poniéndolo moderno. En vez de la zorra y las uvas, por no herir sensibilidades, cambiamos a la zorra y ponemos un perro cuqui y que coma otra cosa… no sé, un mango o una piña y así está más entretenido pelándola. O en vez de El Pastor Mentiroso, podíamos llamarle, "El cuidador de ovejas que propagaba noticias falsas"… Ya se me ocurrirá algo.


Contando cuentos

Ya que me pongo a fabular, también podría escribir cuentos infantiles para mayores. Cuentos infantiles para niños ya hay, pero para mayores no. Ese mercado no está explotado todavía. Vale que hay algunos periódicos como La Razón o televisiones que hacen algo parecido, pero esto sería sólo de cuentos, sin noticias de deportes o del tiempo que al final te distraen. Incontables cuentos o cuentos incontables.


¿Ensayamos?

¿Pues no me dicen que hay un género que se llama ensayo? ¡Qué morro tienen algunos escritores! No publican el libro definitivo, sino la prueba. Yo voy a ver si cuela también, me pongo a escribir y sigo ensayando y aunque no me salga bien, con faltas de “hortografía” y todo. Yo lo intento. Y si cuela, cuela.


El género epistolar

No tiene nada que ver con el western, ni con armas de fuego. Son cartas. Hay gente que se dedica a leer las cartas de los demás. ¿O no habéis oído en misa lo de las cartas de San Pablo, o San Mateo, o San Roque, el del perro? El caso es que escribían cartas a la gente de Corinto (para comentarles cosas de las pasas) o a los “Adefesios”.


Recopilaciones

Esto es llevar el tema del remake hasta el extremo. Coges lo que has escrito en un sitio y lo pones en papel y haces un libro, con sus páginas y su portada y contraportada y el prólogo, epílogo, prefacio, facio y posfacio… Si junto todos los posts… A una media de 1000 palabras por post y llevo 274 en total, me sale un total de ¡Un cojón de palabras! Aún me queda para llegar a El Quijote, que tiene 381 mil… ¡Me he quedado sin palabras!


¿Se os ocurre algo sobre lo que escribir un libro? ¿O mejor sigo pensando?


Comentarios

  1. Quien tiene talento, como es tu caso, puede escribir sobre lo que quiera.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien la idea de escribir un libro. Pero creo que debe ser un libro serio y con misterio... son los mejores, nada de cuentos, que ya estamos oyendo demasiados, no quiero que te llamen " cuentista"

    ResponderEliminar
  3. Uno de misterio, Javier, y luego te forras con los derechos para "la peli...".
    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Sara Carbonero, se hace de noche y el Vicente Calderón

Vamos a empezar por el principio y a explicar quién es Sara Carbonero y Vicente Calderón. Algunos ya sabéis quiénes son, pero es muy probable que no le veáis la relación. Y aún mucho menos en el título de un post. Si ya le juntamos lo de la noche, la cosa se pone más complicado que ver a un culturista con gafas de cerca. (Ver de cerca a un culturista no es muy difícil, me refiero a un culturista que lleve este tipo de gafas)

Sara Carbonero es una periodista que presentaba las noticias deportivas en Tele Cinco, conoció a Iker Casillas y se casaron y es muy probable que sean felices y que alguna vez hayan comido perdices.
Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid, y dio nombre y apellido al estadio en el que, hasta este año, ha jugado el equipo. Así, de generoso era el señor. Pudiendo haberle dado otro nombre, le prestó el suyo a un campo de fútbol. Lo de la noche, ya lo explico ahora, y la relación entre Sara Carbonero y el señor Calderón. Ponte cómodo que allá voy.

Reinventando las canciones del verano

Igual debería cambiar el título y poner reventando las canciones del verano, pero no me gusta hacer spoilers (lo que antes era joder el final, ahora lo llaman spoiler).
El caso es que estamos a punto de llegar a la época estival (el calorcito, para los que no tienen estudios) y aún no hay canción del verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que Georgie Dann o su primo King África nos daban la turra! ¿No lo echáis de menos?

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Según el mundo en el que vivas puede que las noticias más importantes sean que Cristiano Ronaldo se ha “enfurruñao” con sus compañeros. O que Isabel Pantoja sale de la cárcel. Que a Paquirrín, Pantojín Jr,  habría que meterle en la cárcel por la música que hace, y que la próxima semana seguiremos hablando del gobierno.


Pero en otros mundos, que también los hay, no saben si Paquirrín es el próximo Presidente. Si les dicen que Cristiano Ronaldo está en la cárcel, no sabrán de quién le hablamos y no les extrañaría que Pantoja fuera la máxima goleadora de la liga de fútbol, o participará en las próximas Olimpiadas o si se ha “enfurruñao”.

Las noticias que, como ahora se dice, hacen arder las redes, puede que no merezcan ni una línea en “The Country” (El País en Estados Unidos) o un comentario en “The Reason” (La Razón de UK)y ni siquiera dirán nada en “Antenna Three” de Australia. Mejor te cuento algunos ejemplos