Ir al contenido principal

Las colas de los demás son mucho mejores

Eso es así. Son más rápidas y funciona mejor. La tuya no va como debería. Ojalá fuera como esa otra. Pero no, es lo que hay, me ha tocado ésta.

Aunque pudieras cambiarla, casi sería peor. Tú querrías una cola más corta, pero en el momento en que decides cambiar, la cosa se alarga. Y no hay manera de evitarlo. Pero mejor lo explico con imágenes. 

Aquí va la cola


Así funciona en todo el mundo. No es que todos estén en contra tuya, es que la vida es así. Las colas del señor son inescrutables. Lo que quiera que signifique la palabra inescrutable, que parece ser que se refiere a algo que no puede ser escrutado, que tampoco sé lo que significa.

El caso es que esto pasa muchas veces. Vamos a recopilar algunos casos.

El carril de la carretera

Hay 20 carriles y en el tuyo se junta el señor que no va a más de 45 kilómetros por hora en la autopista. Es el del Mercedes, que va tan despacio para que el resto de los mortales pueda admirar el coche sin perderse ni un detalle. Se junta también que es el carril en el que se ha averiado ese Seat 127 del año 75. ¿Es que están rodando la tercera temporada de Cuéntame? Y se cruza una Vespino, y en cuanto te cambias de carril, pasan todos los ciclistas de La Vuelta a España, el Tour, el Giro y dos carreras populares de runners veteranos.


El ascensor

Un suponiendo. Vas a un edificio, cualquiera, que tiene entre 1 y 200 ascensores. El número da igual. Tú esperas al que no llega. Y si por casualidad llegara, deja de funcionar. Es como la lotería, pero aquí sabes que te va a tocar. La lotería tampoco toca, pero el ascensor que no asciende es el tuyo. Si por el contrario, lo que estás esperando es un descensor, la cosa cambia. Bueno, no, tampoco cambia. No desciende. Menos mal que siempre tienes la opción de ir por las escaleras… Aunque con la suerte que tienes, seguro que has elegido un edificio bajito… El Empire State Building… que mira que hay buildings y te ha tocado uno de los más altos. Aunque hay veces que las escaleras son muy rápidas.


Escaleras mecánicas

El día que más peso lleves, será cuando las escaleras mecánicas decidan dejar de funcionar. Te han visto llegar con tu maleta (que podría ser tu maleta de piel y tu biquini de rayas) y han dicho, hasta aquí hemos llegado. Y no hay nada peor que subir andando por unas escaleras mecánicas, parece que van a empezar a moverse en cualquier momento. ¿Verdad?

Por cierto, que si no sabes qué es lo de la maleta de piel y el bikini (¿O es biquini?) de rayas, en este vídeo saldrás de dudas.


Ahora que has visto el vídeo es muy probable que ahora tengas más dudas. ¿El cantante estaba borracho? ¿El realizador y el cámara se habían drogado? ¿Cómo es posible que alguien baile así? ¿Por qué en vez de un piano, el músico está tocando un mueble? ¿Qué instrumento suena como si estuvieran tensando una goma? ¿Por qué sonríe todo el tiempo el cantaor? Tanta pena no tendrá si Eva María se fue. Y por último, ¿Qué cojones es una indulgencia?

La taquilla del cine

Ahora ya se pueden comprar las entradas por Internet a través de tu teléfono, del ordenador, por correo electrónico o giro postal (que siempre me imagino a Bisbal bailando al lado de una oficina de correo). A lo que vamos. Tú sigues comprando las entradas en el mismo cine. Que te gusta hablar con el taquillero. Y además ahora al mismo tiempo que compras la entrada para ver una película con título en inglés que no sabes pronunciar, puedes adquirir palomitas, agua, chuches, un perrito, un gatito, Ignacios (Nachos les llaman, que hay confianza), un apartamento de Torrevieja y cualquier cosa que se te ocurra.


El caso es que tú eliges una taquilla, y siempre, siempre, por los siglos, amén, es la más lenta. Da igual que delante tengas una persona, o toda la familia Ruiz Mateos (que no hay quien distinga a unos de otros), que la tuya será más lenta.


Embarcamiento

O como quiera que se llame el proceso de subirte al avión. Ahí estás, el primero. En el caso de que estés en la puerta correcta (que a veces las cambian nada más que por joder), la señorita, o el señorito dice que va a comenzar el proceso de embarque. Empezarán por aquellos pasajeros cuyos asientos estén comprendidos entre la fila 16 a la 38. Lo adivinas ¿no? La tuya es la 15, y tienes que dejar pasar a medio avión. A los pasajeros con menores, a los menores pasajeros, a los mayores, a los altos, a los bajos, a los que tienen la tarjeta Premium, la tarjeta del Corte Inglés y dos tarjetas amarillas.


¿Esta es mi cola?

Os aconsejo que siempre os aseguréis de que es vuestra cola. No vaya a ser que sea la cola de otro. Me explico. Si ves una fila muy corta es muy probable que no sea la correcta. La tuya será la más larga. Y que sea larga no siempre es bueno.


Entonces, ¿La mía cuál es?

Llevas media hora en una cola, ya sea para entrar, para comprar los tickets, para recoger algo, para comprar el pan… Para lo que sea. Si estás en la cola de empujar, tú tienes que ir a la de tirar. Si es para entrar, estás en la de salir y así sustantivamente.



Odia a todo aquel que…

Personajes que están en todas las colas, o también llamados coladeros. Son esos que se te ponen al lado, como el que no quiere la cosa y al poco tiempo están delante de ti. Otros, son los “Yo sólo venía a preguntar” y no sólo preguntan, sino que además les contestan, y ya de paso se cuelan.


¿Verdad que no te importa?

Y claro que te importa, pero cómo le vas a decir a una tierna ancianita que se está colando. Te mira con esos ojitos, detrás de las gafas de ver de cerca, de lejos, y periferia, y no les puedes decir que no. Realmente sí se lo puedes decir. Pero ya se te ha colado. Mira que contenta se pone


Venimos juntos

Te va a tocar ya. Estás a puntito. Pero el de delante te tiene preparada una sorpresa. Es como San Luis, y viene con los cien mil hijos, y los sobrinos, y dos colegios de Murcia. En total 200 millones de personas que se te cuelan… Por cosas menos importantes han comenzado guerras.

Quizá estéis esperando algún consejo para evitar que te pasen estas cosas. ¡Lo siento! Esto es así, no hay manera de evitarlo, es inevitable. Como casi todas las cosas que no se pueden evitar. Paciencia y atento a la cola.



En estas fechas tan señaladas, me gustaría tomarme unos días de descanso. Son sólo dos semanitas sin blog. ¿Puedo? ¿Vale? ¡Por favor!

¡¡Gracias!! 

Comentarios

  1. Gracias por el título, enunciado o lo que sea... Cuando se lo he leído al contrario me ha puesto en cuarentena. Intenta ponerte en mi lugar ;)

    ResponderEliminar
  2. Vale, vale, pero tendrás que ponerte a la cola de los que quieren dejar su actividad esas dos semanas.
    ¡¡Bueeeeeno, disfrútalas!!
    Besotes,
    ibb

    ResponderEliminar
  3. Qué fuerte. No nos dejes con la miel en los labios. Tú tienes que estar todas las semanas, que para eso te hemos contratado y además para la aclaración de las "colas" que es muy importante. Es broma, que disfrutes y besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…

Las cosas de la edad

Hace unos años un grupo llamado Modestia Aparte, también conocido como “molestia, aparta”, “cantaba” una canción llamada Cosas de la Edad. Digo “cantaba” y en el vídeo vais a entender por qué. No os perdáis la actitud del público y la voz melodiosa del “cantante”.
El caso es que las “personas humanas” nunca estamos contentos con lo que tenemos. Y entre las cosas que tenemos está lo de la edad y sus cosas. Si tenemos mucha edad queremos tener menos. Cuando tenemos pocos años, queremos tener más. Llega un momento en el que no queremos cumplir más, que incluso nos quitamos años. Un lío, ¿no? A ver si os explico bien lo de las edades del hombre, la mujer, la temporada otoño-invierno… Vamos allá. Tres meses, dos semanas, un día y un desayuno En el principio no hay años. La edad se cuenta en días, luego pasamos a semanas, meses… Que parecen condenas de la cárcel. Hay tiernos infantes que tienen 124 semanas y como no seas experto en matemáticas, no sabes si sigue en la cuna o está a punto de cas…

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…