Ir al contenido principal

“Estereopitos” o cómo ser experto sobre un continente en una semana

Ya, ya sé que se escribe estereotipos, pero suena (perdón por la chorrada) mucho mejor y más divertido escribirlo mal. Ahora toca explicar el título.

“Pues resulta de que”, así empiezan casi siempre las peores historias, pero no os vayáis todavía…. El caso es que el otro día uno de estos amigos que tienes en Facebook y no sabes exactamente por qué sigue siendo tu amigo, hacía un resumen en cómo somos los europeos.

El chaval, americano, había estado 3 días en Barcelona, una parada técnica en Italia y 3 días más en Santorini durante su luna de miel.  Y aunque os parezca mentira, hay cuñados de todas las nacionalidades, y este es uno de ellos. Cuñados sin fronteras, se llaman… o con muros.


Como iba diciendo en una semana en Europa ya puede hacer un informe sobre cómo son los turistas en Europa… Como si los únicos turistas que hay en Europa fueran europeos. Nadie respeta una fila, los camareros españoles no saben hacer su trabajo, los italianos son muy mal educados, se descojonan de los americanos y en Grecia, sin embargo, el trato es excelente… Todo ello en un post larguísimo en el que explica al resto de población facebookil o facebookera como somos los europeos. ¡Con dos cojones! En una semana nos ha calado a todos. Y nosotros, sin podernos entendernos todavía ya no entre europeos, sino del mismo país.


Teniendo en cuenta que en Grecia había estado en un hotel de 5 estrellas sin moverse de allí, el trato es excelente claro. En Italia puede ser que intentaras hacerte entender nada más que en inglés sin respetar a nadie y los camareros españoles, gracias a Dios, no son como los americanos que te preguntan 50 veces si la carne está buena. Has ido a comer, no a dar charleta a Peggy Sue para que se gane la propina.



Y como la cosa va de sacar conclusiones, os voy a contar algunas conclusiones que se suelen sacar en los viajes.

Conocer una ciudad en dos días

¿Berlín? Como la palma de la mano. Subimos en el autobús ese que da vueltas y ya conocemos todo. ¿No ves que estuvimos un fin de semana? Incluso darían consejos a los propios berlineses sobre lo que hay que ver en su ciudad. Las Murallas de Berlín, preciosas… ¿o era Ávila? Y no te pierdas sus museos, y las iglesias, y los parques… En cualquier caso, Berlín es encantador ¿verdad? O eso era Merlín…   


Comimos en el mejor restaurante del país

¿Los has probado todos para comparar? Pues eso. Y seguro que les ha llevado el guía porque es amigo del dueño y les han metido la clavada del siglo. Eso sí, un restaurante de los de verdad, típico. Lo más típico de estos sitios es engañar al turista. Ya me imagino visitas guiadas al Museo del Jamón y darles cerveza Cruzcampo…. Como si fuera cerveza de verdad.


¿Qué tal tiempo hará?

Ahora puedes ver el tiempo que hace en Internet. Voy a empezar la frase de nuevo porque dicho así, parece que lo que puedes comprobar es la temperatura que hace dentro de Internet, como si fuera un sitio. Lo que quiero decir es que ahora puedes saber la temperatura, si lloverá o no, si habrá chubascos en el Atlántico y marejada o fuerte “mejorada” en el mar de Alborán (acaba de empezar a cantar y le ponen un mar) y todo lo que se te ocurra con sólo buscar a través de Internet. Pues bien. Siempre habrá alguien que, como un día llovió en Almería, te diga que allí diluvia. O que en Moscú hace mucho calor, porque fue dos días en agosto y se tuvo que quitar la rebeca.


La gente es encantadora, pero…

Hace un par de años estuve en Bérgamo, cerca de Milán, un fin de semana y dio la casualidad de que debía haber una convención de personas sordomudas o una excursión o algo… El caso es que por la ciudad no había más que italianos sordomudos… ¿Que cómo sabíamos que eran italianos? Porque movían mucho las manos… Fuera de coña, entre ellos había gente que sí hablaba. ¿Os imagináis que hubiera vuelto de la ciudad diciendo que la mayoría de la gente de Italia no habla? Ni italiano, ni ningún idioma. Pues eso hace mucha gente.


Sacando más conclusiones

Como experto en Bérgamo, puedo decir que conozco la ciudad como la palma de la mano, y comimos en el mejor restaurante…. Japonés. Pues bien, en el restaurante japonés, los camareros eran chinos y no sabían hablar ni italiano, ni inglés, ni español. Y os volveréis a preguntar como logramos hacernos entender. Probamos por señas, pero nada, hasta que vino una camarera italiana y ya entonces…. Seguimos sin entendernos… Es broma, o no. El caso es que podríamos decir que los camareros de los restaurantes japoneses son todos chinos...  ¿Y cómo distinguir a un chino de un japonés sin hablar ninguno de los dos idiomas? Pues ni idea, pero sé de muy buena tinta que eran chinos. Se me está pegando el cuñadismo.


Les encanta la fiesta

Esto es algo que se suele decir de los españoles. Vienen en verano, hay fiestas y ven a la gente bailar y beber. Pues claro, que nos gusta la fiesta. Si fuéramos a una fiesta en Copenhague diríamos lo mismo. Y en Londres, y en Tokio, y hasta en Corea del Norte. Menudas fiestas montan allí. Y lo que se ríen… No hace falta más que ordenar que se rían, y todos se descojonan.


¡¡Sueltan toros por la calle!!

En España, cuando menos te lo esperas, vas por la calle y sueltan un toro, o más. Es lo que tenemos, o nos da por tirarnos tomates, o vino, o lo que tengamos a mano. Y vamos todos vestidos con un pañuelo rojo y llevamos un periódico… Y los toros sacan dinero en los cajeros. ¡Pobres! No saben que el banco les va a engañar.


Casablanca. Ahí es donde “janfribogar” ¿no?

Sí, en el mismo Casablanca. Y todavía andará por allí, ¿No ves que no cogió el avión? Pues seguro que está. Esto también lo hacen mucho. Tú vas por Barcelona y te vas a encontrar con Messi, seguro. En Londres, te cruzarás con la Reina Isabel, en Moscú sale a recibirte Putin. Y en India, Pocahontas… ¿O no es la misma India? Ya se ha enfadado :-)


Trajes regionales para los guiris

Esas cosas que hacen para que los extranjeros crean que vamos vestidos de toreros y sevillanas, también se hace en otros países. Sin ir más lejos en un bar de Casablanca, los camareros de un bar iban todos vestidos con gabardinas. No, no se la abrían y te mostraban sus vergüenzas… se supone que iban disfrazados de Humprey Bogart… A 40 grados a a la sombra y los señores tapados hasta el cuello.


Los sitios no cambian de lugar ni de dueños

No me refiero que cambien de sitio el Acueducto de Segovia… Aunque todo se andará, ahí en medio de la ciudad, que no pueden pasar los coches ni nada, pero hay veces que sí. Por ejemplo en Dublín, está la estatua de Molly Malone, que vendía almejas (la gente se hace famosa por cada cosa…) y hace poco la cambiaron de sitio. Y lo mismo pasa con algunos restaurantes, y tiendas... Que un tío que fue hace 40 años a Berlín te diga “Sí hombre, un restaurante buenísimo. El Kartoffen Giganten. Pregunta por Heinrich que era amigo mío. En la parte oriental. Cruza el muro y  en el segundo semáforo, ahí está”. Y ni estará Heinrich, ni oriental (un chino o dos, y algún que otro japonés), ni muro, ni semáforo.



Seguro que se os ocurren muchas más cosas como estas, y que cada uno habréis sacado vuestras propias conclusiones. Ya si eso me las contáis en los comentarios del blog ¿vale?  

Comentarios

  1. Yo una vez iba en avión y pasé por encima de Nueva York y, oye, ni ni es tan grande, ni los edificios tan altos. Créeme, está sobrevalorada, ¿o será "sobrevolada"? (¡Has visto como imito tu estilo!, creas secuelas).

    ResponderEliminar
  2. Si. Cada sitio tiene su encanto, pero normalmente, cuando viajo al extranjero d fuera, m dan ataques de risa... debe ser el clima.

    ResponderEliminar
  3. Fenomenal, lo has calcado. Yo que, como el Capitán Tan, he viajado a lo largo y ancho de este mundo, puedo asegurar que la gente generalmente suele referirse de esa forma que comentas. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Fenomenal, lo has calcado. Yo que, como el Capitán Tan, he viajado a lo largo y ancho de este mundo, puedo asegurar que la gente generalmente suele referirse de esa forma que comentas. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y qué me dices del Manquenpis o como se llame el muñequito ese que está meando en una esquina sin que ningún policía le ponga una multa por cochino?

    Besotes,

    ibb

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

La generación gominola o estos chicos no aguantan ná

Los jóvenes de ahora no aguantan nada. Son muy blandos. Cuando yo era joven… Y detrás de estas tres frases prepárate para escuchar toda clase de exageraciones variadas.  Aunque esto no es nuevo. Va pasando de generación en generación.

Ya lo decía Aristó…. ¿O era Platon? Bueno, algún señor con barbas, túnica y sandalias que decían cosas que te hacían pensar.¿Te imaginas a Rajoy de esa guisa diciendo cosas que hacen pensar? El caso es que…

Como ya tengo una edad en la que puedo decir eso de que la juventud de ahora …. (inserte cualquier queja en la línea de puntos), yo también voy a aportar mis reflexiones. 

Vamos allá

Carta del Ministerio de Hacienda y otras 9 cosas que dan más miedo que Halloween

Ya os conté hace mucho, mucho tiempo, cosas sobre el Jalogüín, y cómo se había puesto de moda lo de que la gente se disfrazara de calabazas, te metieran un truco, y que los niños hicieran tratos… Quizá no sea exactamente así, pero ya sabéis a lo que me refiero.
Cuando en España no había McDonalds, sí amigos, éramos un país muy pobre, y las hamburguesas se llamaban filetes rusos (lo único ruso que nos dejaban hacer en aquel entonces), la noche de Halloween no había disfraces ni truco, ni trato, ni hostias. Y el día siguiente a llevar flores al cementerio. No me digáis que no da mucho más miedo que plantar tres telarañas y vestirte de bruja piruja (siempre quise escribir lo de bruja piruja todo junto).

Y es que no hace falta que sea Halloween ni que vengan los americanos a decirte cuándo pasar miedo. Como si no tuviéramos nosotros nuestras cosas para cagarnos por la pata abajo (en el extranjero no tienen una expresión que describa el terror mejor que esta). ¿Quieres ejemplos de cosas que…

Empanaos sin fronteras

Antes de nada vamos con la definición de empanao. Es muy probable que seas uno de ellos y no lo sepas. Es como los zombis, que no lo saben, como no tienen televisión ni van al cine... O los cansinos, que no se dan cuenta que lo son. La RAE recoge empanada mental como confusión de ideas, pero no define el término empanao.

No es aquel que está recubierto de pan rallado y huevo antes de realizar una fritura con aceite o estas guarrerías que hacen algunos con la mantequilla. Seguimos hablando de la cocina y freír cosas, que ya os veo venir y empezáis a imaginar a gente usando mantequilla para…. Paro que si no os lo estábais imaginando, ya os doy ideas. El caso es que un empanao es el que no se entera, el que está distraído, que está más pallá que pacá (esta definición no es la más técnica, pero es la que más se acerca a la definición real).

Y hay empanaos en todas partes del mundo. Aquí no hay discriminación por sexo, raza, religión, credo o avemaría cuando serás mía. ¿Pero cómo reconocerl…