Ir al contenido principal

Cosas que nunca jamás serán igual, o sí

Hay cosas que no cambian, o que cambian muy poco, y se suelen llamar inmutables (no confundir con inmultables, que son  personas o cosas a las que no se pueden poner multas… aunque eso tampoco cambia demasiado).


También hay personas inmutables. Hagas lo que hagas, da igual lo que les digas, nada no se inmutan. Ni se mueven, ni traspasan, ni nada.


Pero hay otras cosas que parece que no cambian, hasta que ya no aguantan más y dicen que hasta aquí hemos llegado. No sabemos dónde está aquí (en este caso… y en otros casos tampoco… Para cada uno, aquí está en un sitio diferente), pero que deciden que ya está bien y cambian.


Los tres tigres ya no están tristes

¿Os acordáis de aquellos tres tristes tigres que comían trigo en un trigal? ¿Cómo no van a estar tristes? Imagínate que eres tigre y no te dan más que trigo para comer. Desayuno, trigo, comida, trigo, merienda, cena, y así todos los días y claro terminas no sólo triste, también hasta los huevos de tanto trigo (¿será eso lo que llaman trigonometría). Hasta que llegó la sociedad protectora de Tigres que comen trigo en un trigal y les dio un filete a cada uno. Había que ver a aquellos animalitos. ¡Qué saltos! ¡Qué risas! ¡Qué hambre habían pasado los pobres! Ahora son la alegría de la huerta, o de la selva, para ser más exactos. Y han cambiado la dieta. Sí que es verdad que la risa va por barrios. Ahora los que están tristes son los que viven en la selva a la que se han mudado los tigres… Y es que nunca llueve a gusto de todos.



Diego dice que no dijo lo que todo el mundo cree que había dicho

“Jamás dije Digo donde dije Diego” dice enfadado Diego. “Nunca. Y es que estoy muy harto de que se malinterprete lo que dije. Tengo muy claro lo que dije. Y que conste que el que tiene boca se equivoca, pero yo estoy muy seguro que nunca dije digo”, dice Diego. “Que puede ser que sonara así, pero ya sabéis que digo y Diego se parecen mucho, pero yo dije lo que dije. O sea, que ya está bien de decir que dije Diego en lugar de Digo”…  perdón Digo, Dieg… Digo, ¿O era Diego?... ¿Veis? ¡Ya me habéis liado!



La mona se viste de seda, pero no se queda

Normalmente se quedaba, pero se conoce que la mona comenzó a vestirse y se puso una camisita y su canesú (¿qué cojones será un canesú?), todo ello de seda y tenía prisa o algo y se fue. Ni se quedó ni nada. Y se jodió el refrán.



Mordido por un perro ladrador

¿Pues no va el perro ladrador y muerde a un señor? ¿Dónde vamos a parar? Que el hombre pensó que si el perro estaba todo el tiempo ladrando, pues no mordería. Fíate tú de los perros ladradores. De los labradores, normalmente sí (seguimos hablando de perros), y en que estos perros son unos santos. San Isidro Ladrador, poco mordedor.


Juan Palomo comienza a cocinar para los demás

La crisis ha afectado a todo el mundo y Juan Palomo no se ha librado. ¡Qué tiempos aquellos en los que se lo guisaba y se lo comía! ¡Todo! ¡Él solito! Y no repartía con nadie. Pero ya ves, al final le echaron del trabajo, y con la indemnización puso un restaurante y ahora guisa para los demás. Que algo también come de lo que hace, pero no todo.


Al que buen árbol se arrima…

"El que quiera sombra que la pague”, ha declarado el Ministro de Medio Ambiente. “No vamos a estar regando y cuidando árboles para que luego la gente se arrime y tengan sombra así sin pagar ni nada. ¿No pagáis por usar la sombrilla en la playa, pues lo mismo, y cabe más gente y es una sombra como dios manda. No obstante, estudiaremos hacer precio especial a familias… A las nuestras”.




Pablito está hasta los huevos de clavar clavitos

“Ni uno más. Tengo un brazo que ni Rafa Nadal, y total para qué. Ni me pagan ni nada. Llevo ya 50 años de becario en la ebanistería y ni para un bocadillo me han dado, ni una cesta de navidad y venga a clavar clavitos. Y que me sigan llamando Pablito…”. Muy contento no parece con el trabajo que lleva haciendo Pablo. Eso sí. Lo hace fenomenal. Los clava (ni puta gracia le va a hacer a Pablito).  



Comerse las lentejas deja de ser opcional

A partir de ahora no habrá posibilidad de comerte o dejarte las lentejas. O te  las comes o las tienes de cena. ¿Qué es eso de si quieres las comes o las dejas? Con la de gente que hay en el mundo pasando hambre, todo el mundo tendrá que comerse las legumbres y todas estas mierdas que pone la gente para comer, ya sean lentejas, garbanzos, y hasta los jodíos arbolitos verdes que ponen para decorar las ensaladas y los filetes. Ya está bien de tanta tontería. ¡Hombre ya!



El ratón que encontró Martín se hace grande

Os acordáis que debajo un botón ton ton, que encontró Martín había un ratón ton ton, ay que chiquitín tin tin. Pues ya no cabe ni debajo de un botón, ni de la chaqueta entera ni debajo de Martín ni nada. ¡Menudo pedazo de ratón! Le cambió el metabolismo y ya sabéis lo que engorda el queso. Vamos que no cabía en el apartamento de Martín y se ha ido al piso de arriba que es mucho más amplio, mejor calefacción y tienen la nevera más grande.


Las niñas bonitas tendrán que pagar al pasar la barca

“A partir de ahora paga todo Dios. Guapas, las feas, las niñas bonitas, militares sin graduación. Ya está bien. Que hay que mantener una familia y este hombre está ciego. Que le gustan todas. Que a veces llegaba a casa sin recaudar ni un duro…. ¡Perdón, un euro!” nos explicó la mujer del barquero. “Las niñas bonitas sí pagan dinero, y a tomar por saco. Que a mí no me regalan nada en el Carrefour por ser guapa o fea, que hay que pagar".



 Se acabaron los ladrillos para enladrillar el cielo

Todos hemos oído lo de la crisis del ladrillo, pero la gente seguía enladrillando el cielo. No sabemos aún quién era el enladrillador que lo enladrillaba, pero era bueno. Eso estaba claro. Pero todo lo bueno se acaba.



Y es que los tiempos están cambiando. Ya hay rumores de que hay gente escribiendo libros sobre gustos, creando bolsas que ni siquiera la avaricia podrá romper, mirando el diente a los caballos regalados, haciendo astillas que no se parezcan al palo, peces que no mueren por la boca, personas que se pican y no comen ajos, juntos y revueltos… ¡¡El “mineralismo” va a llegar!!!




Comentarios

  1. Muy buena la revisión que haces de los refranes y dichos. Espero que continúes con ellos, pues le imprimes una bis cómica excelente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…