Ir al contenido principal

Nadie es perfecto… y tú menos

Lo de que nadie es perfecto, creo que lo tenemos claro. Puedes ser muy inteligente, pero no saber relacionarte con la gente, tener un cuerpo 10, pero una cara que no progresa adecuadamente (el famoso efecto gamba)… Ya lo decían en la escena final de Con Faldas y a lo Loco. Si no la habéis visto (al infierno vais a ir), tampoco os estoy destripando nada aunque veáis el vídeo de abajo.  


Ni siquiera Chuck Norris es perfecto. En la imagen (cartel de una tienda de deportes de Irlanda), se arriesgan diciendo que Chuck Norris no puede jugar en un equipo de rugby femenino (no estaría yo tan seguro, él  puede hacer lo que quiera y cuando quiera). Por si aún queda alguien que no le conoce, este señor se ha leído todo Internet entero dos veces a través de un “gualki talki” y ni siquiera Google es capaz de encontrarle. 


El primer paso, lo tenemos superado. Nadie es perfecto está claro (si piensas que alguien lo es, es que todavía no le conoces suficiente), pero he añadido en el título lo de y tu menos. No es nada personal, no me refiero a ti, (que también), sino a los otros. A los que no son de los nuestros, los que viven en otro país, en otra ciudad, en otro barrio, los que piensan de distinta manera, escuchan otra música, se visten muy malamente (porque no son de los tuyos), a los altos, a los bajos,…básicamente a todo el mundo.

En España siempre nos han gustado los deportes en los que hubiera una pelota por medio. Fútbol, balonmano, baloncesto, tenis… y hasta somos o hemos sido campeones del mundo en algunos de ellos. Pero si hubiera algún deporte en el que tendríamos muchas posibilidades de medalla de oro sería en Tocar las pelotas ajenas (las propias también podría ser deporte olímpico, muy extendido, pero algo más aburrido).


A eso me refiero con lo del y tú menos. Lo mejor de no ser perfectos es que siempre hay alguien menos perfecto. Y en caso de que alguien fuera mejor que tú en algo, ya buscaríamos el punto débil para poder tocarle las pelotas.  El caso es hacerle ver que no es perfecto. Y aquí te dejo unos ejemplos de tocamiento de pelotas.

Expertos sin fronteras
¿No os habéis dado cuenta que en la tele siempre salen los mismos para hablar de cosas muy diferentes?  Ahora toca Gibraltar, luego la guerra de Siria, la corrupción, el calentamiento global, el traje de comunión de la hija de algún famoso. Y de todo saben, y se pueden tirar horas y horas, tocándose las pelotas unos a otros. Incluso les ponen enfrentados para que sea más cómodo el tocamiento. Y, como en el cole, siempre van a por el más débil y se ríen del que no es tan listo como los demás.


Ni puta idea
Perdón por la expresión, pero es la que mejor puede ilustrar el ejemplo. Ya hemos oído hablar al experto (pero no de los del caso anterior, sino de los de verdad), y siempre, siempre, habrá alguien que suelte la frase.



Errar es humano
Siempre se dice que errar es humano (herrar también, pero es otra cosa), y echarle la culpa a otros, es más humano todavía (la frase no es mía, pero no he encontrado la fuente fiable. Echaré la culpa a Google). Lo utilizan los políticos cuando las cosas van mal (la famosa herencia recibida), los entrenadores de fútbol cuando pierden (hay uno que sólo es responsable cuando gana) y hasta los niños en el cole. Hay razas de perros famosas por su apetito por los cuadernos escolares de los niños. Ni huesos, ni un filete, lo que de verdad les gusta a los perros son los papeles con ejercicios de matemáticas.



Pues mi padre…
¿Vosotros también teníais un padre policía con una pistola muy grande? (prometo no hacer comentarios sobre las pistolas de los padres de los demás). También estaba la variante del padre bombero y la manguera (pero yo creo que impone menos respeto si estamos hablando de padres con autoridad). Lo de jugar a ver quién la tiene más grande, no es solo cosa de niños, empezamos con “mira que pupa” “la mía es peor” y de mayores acabamos con “pues mi pastilla para la tensión es más grande que la tuya”…


No es tan guapa
Ponte a ver un concurso de belleza o una revista de moda con alguien. ¿Cuánto tardas en escuchar que la modelo tal o la actriz cuál no es tan mona? “Mira que piernas tan delgadas”, “¿Quién ha peinado a esta chica? ¿Una gallina?”, “Con lo joven que es y las patas de gallo que tiene”, “Esos ojos tan azules tienen que ser lentillas”, “Hay que ver lo que hace el photoshop”.  Y si no hay posibilidad de crítica, siempre queda el socorrido: “¡Qué guapa es esta bruja!”.

Balón de oro
Es el mismo ejemplo en versión masculina. Si eres de un equipo, la figura del equipo contrario no sólo no es el mejor del mundo, sino que ni siquiera juega bien (a lo que sea). También será feo, poco inteligente y con sexualidad no definida (o definida del todo en sentido contrario). Sergio Ramos es caso aparte.



Anda que tú
Hemos pasado de las revistas para saber quién es la nueva novia de un cantante, conocer la casa de una actriz, pero ¿esto? Hay revistas y programas de televisión para ver la “cirulitis” de tal cantante, las bragas de tal presentadora, las pérdidas de orina de la mujer del tiempo (o precipitaciones por el valle del Guadalquivir como dirán ellas). ¿Y esto interesa a alguien? Pues parece ser que sí.


Fulanito ha dicho en su “tuister”
Lo de las redes sociales también sirve para darnos cuenta de que nadie es perfecto. Y hay algunos que son muy poco perfectos, tirando a desastres. (Toni Cantó, lo tuyo es no es meter la pata, es vivir en el hoyo), y tardará muy poquito en dar la vuelta al mundo (topicazo habemus).



Total, son chiquilladas
Ahora está de moda, llamar chiquilladas o quitar importancia a lo que hace uno de los tuyos. Ahora bien, como el que haga lo mismo sea de otro partido político, equipo o lo que sea, la chiquillada debería ser delito.  Es lo que viene siendo el cambio de rasero. Lo de los demás siempre es peor. Ya lo decía Gila, si no saben aguantar la broma, que se vayan del pueblo.



Ni se te ocurra
Tu puedes hablar mal de tu pueblo, de tu país, de tu familia, pero… ¡Ay de aquél que se le ocurra hacer lo mismo en tu presencia. Es el claro ejemplo del: “Esto sólo ocurre en España”. Bien si lo dice un español, pero como lo diga un francés (y se le notará, porque va a decir “ocugge” en vez de ocurre), no tiene Pirineos para correr.

Tiene que haber muchas más situaciones como éstas. Algunos diréis que tiene que ver con la envidia, otros con que básicamente nos gusta tocar las narices… pero el consuelo que nos queda, es que esto pasa en todo el mundo… o ¿Qué os creeéis que esto sólo pasa en España?

Comentarios

  1. No habría tanta envidia si no hubiera tanta soberbia

    Confucio

    ResponderEliminar
  2. Por otra parte, ser perfecto ¿no sería terriblemente aburrido?
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

¡Qué haríamos sin vosotras! 10 cosas que existen gracias a las mujeres

¡Menuda historia! ¡Qué injusta ha sido con las mujeres! Los historiadores venga a hablar de señores que han hecho poco, tirando a nada. Por ejemplo, la de reyes que hay en los libros de historia. Todos con el mismo nombre, pero con su numerito (como las señoras mayores en el mercado… cuando no se cuelan). Felipe I, II, III, VI (el del Atleti Ortiz) y González (no es rey pero vive mejor que ellos), o Papas... Hay hasta 16 Benedictos y 23 Juanes... ¿Y las mujeres qué? ¿Cuántas Juanas famosas hay? Sólo dos. Una que terminó loca del todo y la otra, la del arco (y sin flechas), quemada en la hoguera. Qué malamente se portan con las mujeres.

Como os iba diciendo, no se ha dado importancia al papel de la mujer en la historia. Han pasado de vosotras completamente. Si no fuera por las mujeres, el mundo sería muy distinto. Y no es sólo con vuestro papel de madres, que también. Es mucho más que eso. Y como alcalde vuestro que soy, os voy a dar la explicación que os debo.


Imaginad por un momento qu…

10 cosas positivas de la caída de Whatsapp

¿No hay guasap? ¿Ni Instagram? ¿Qué se ha caído Facebook? ¿Desde muy alto? ¿Se ha roto? Es muy posible que vivas en otro planeta y no te hayas enterado de que la semana pasada Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp tuvieron algún problemilla durante unas horas. La gente entró en pánico. Hubo familias que no pudieron ver el último vídeo del nieto tirando los macarrones. ¿Cómo sabremos ahora si toda esa gente que publica fotos de comida está viva? Personas que no pudieron criticar al partido al que nunca votarán… Incluso alguno tuvo que hablar, ¡en persona! con sus amigos. Pensaréis que exagero, pero hubo gente que descubrió cómo funcionaba un libro. Que en su casa vivía más gente, sí, personas humanas, incluso que se puede vivir sin tener que contestar en menos de un minuto a ese mensaje poniendo jajajaja (los hay que ponen ajajajaj y no se sabe si están riendo o ahogándose). Es mejor pensar en positivo, nunca en negativo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Y como todo tiene su pa…

Estar malito no es estar o cosas que pasan cuando estás enfermito

Dicen que el cuerpo humano es muy sabio. No sé en qué se basan, pero hay gente muy lista que lo dice y tampoco es plan de empezar el año (por cierto ¡Feliz 2016!) llevando la contraria a la gente. Pues debe ser el cuerpo de los demás, porque lo que es el mío no es muy listo que se diga. ¿Pues no va y se pone malo en vacaciones? En plenas Navidades, cuando más rico está todo, y te pones hasta arriba de turrón, mazapán, y bolitas de anís (como el ratón de Susanita).
Y es que estar malito no es estar. Como la canción de Sergio Dalma. Y cuando te encuentras mal se te pone la misma voz que al cantante de canciones musicales. Ronca, muy ronca. Pero no tienes ganas de cantar, ni de bailar pegado, ni despegado, ni ná de ná.

Y es que una navidad sin un constipado, una pequeña gripe, una indigestión, resaca o aunque sea un padrastro, no es Navidad. ¿No os habéis fijado que en le tele sólo había anuncios de colonia o de medicinas? Casi todas para gente con la nariz tapada. La colonia para oler b…

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


10 superpoderes que me gustaría tener

Hace tiempo os decía que no me gustan los superhéroes. Sigo en mis trece. No me gustan. Ni ellos, ni sus películas, ni sus series de televisión, ni los cómiz (sí, lo escribo como suena, ¿qué pasa?), ni sus trajes, ni sus problemas y movidas. Que todos tenemos problemas y no vamos disfrazados de mamarrachos por la calle… ¿o sí?

Sinencambio (también se escribe como suena… mal, pero así suena), sí me gustaría tener algunos de sus superpoderes. Y no, seguro que no acertáis con mis preferidos.
Estoy convencido de que todo el mundo diría que le gustaría volar (pues no hace frío arriba), o ser invisible (y nada más que los utilizaríais para hacer maldades o ver a la gente sin ropa ni nada) o tener la fuerza de los mares, o el ímpetu del viento (creo que me estoy confundiendo de canción).

¿Quieres saber qué superpoderes me pido? Vamos allá.

San Patricio ¿Por qué?

No era irlandés, no se llamaba Patricio y los méritos que se le atribuyen tampoco están muy claros. Nació en Escocia, se llamaba Maewyn y lo de expulsar a las serpientes de la verde Irlanda… hummm. Es como si a San Isidro le atribuyéramos que expulsó a los canguros de Madrid, a San Fermín que no haya llamas en Pamplona o a San Mamés que hayan desaparecido los diablos de Tasmania de la ría de Bilbao.
¡Empezamos bien!  De verdad que no tengo nada en contra de este hombre. Es más, incluso me cae bien, como casi todos los santos, sobre todo si en su día es festivo.  No he tenido el gusto de conocerle, y me parece estupendo que sea un día dedicado para darse a la bebida (como los peces del Villancico, los irlandeses beben y beben y vuelven a beber… y no sólo durante San Patricio), pero creo que nos estamos pasando con la celebración.  Es una de las fiestas más internacionales del mundo y se me ocurre porqué.  Básicamente consiste en hacer un desfile con gente vestida de verde y beber (alco…