Son las 1 y punto

La noche del sábado al domingo a las 3 fueron las 2. Pero es que ese mismo día, viajé a Portugal que tienen una hora menos. Dos horas menos en un solo día. Hay capítulos del Ministerio del Tiempo con menos diferencia horaria. Movidas de los españoles, dirás tú. 

Despertarte en un sitio nuevo siempre es algo desconcertante. Y ahí estaba yo, en un hotel en Lisboa, mirando el reloj, más confundido que Paquirrín en un examen de finlandés. ¿Hay derecho a esto? ¿Qué hora es? ¿Las cinco de la mañana son las 7 de Portugal, las 4 en Canarias?  Despéjame la X cuando Y tiende a infinito…

Mi teléfono dice una cosa, el cacharro que mide los pasos me da otra hora, pongo la televisión española y dice que son las 6, la televisión portuguesa que son las 5…. ¡Pero esto qué es!

¿No sería más sencillo que fuera la misma hora en todas partes?  A tomar por saco. Son las 12 en Canarias, en la Península, en todas las penínsulas, en América del Norte, del Sur, del centro y “padentro”. ¿Que no puede ser?

Habría que hacer algunos cambios, pero ya te digo yo que todo son ventajas. Todo. Igual todo, todo, no, pero…A ver si me explico… y espero tenerlo más claro que Biden. Otro más confundido que Spiderman en un “descampao”.

Las 1 y punto

Mi sobrina, cuando tenía 2 o 3 años, le preguntabas la hora y su respuesta siempre era: “Son las una y punto”. Pues así tiene que ser. Que es eso de que son las 2 en Lisboa, las 3 en Madrid, las 9 en Nueva York, a punto de irse a la cama en China, sobando en Australia. A tomar por saco. Todos la misma hora.

Es que yo quiero comer a mi hora

Y a tu hora vas a comer. Si miras el mapa, ¿Dónde está el centro? En España ¿No? (no me vale que en otros mapas estén otros países en el centro). Allá ellos. Es mi mapa, mi blog y aquí mando yo. ¿Tú ves Australia en el centro? ¿O Brasil? Vale, Brasil estaba a la derecha y ahora a la izquierda. En el medio ¿Quién está? Es que la tierra es redonda y no hay medio. Es que sería más justo sí, es que yo creo que…

Ya pero es que yo….

Vamos a ver. Que tú vas a seguir comiendo, durmiendo, desayunando y todo. Pero a otra hora. A lo mejor te toca despertarte a las 3 de la tarde. Menuda putada ¿eh? O cenar a las cuatro de la mañana. Pues qué se le va a hacer. Haber nacido en España.

Luis Enrique deja que te explique.

Es posible que, en tu país, pongamos por ejemplo Nueva Zelanda. No creo que haya muchos nueva zelandeño, nuevos zelandros, novo… de allí leyendo, pero bueno. Muy sencillo. Ahora son las 3 de la tarde en Madrid. Pues en Wellington (capital de Nueva Zelanda. No confundir con un hotel que hay en Madrid, o un señor de Londres que también se apellida así), son también las tres de la tarde. Deberían ser las tres de la noche, pero no. De la tarde. Ya, pero es que de es de noche. Pues muy bien, pero son las tres y punto.

Es que yo debería estar durmiendo.

Pues duerme. No te voy a pedir que te comas una paella. Aunque deberías. Pero paella de verdad. No lo que os ponen allí en Wellington. ¿Paella a la Wellington? O patatas bravas. Ellos dirían Brave Potatoes. ¡Que no! A seguir durmiendo. Aunque si quieres comer paella. Libertad total… o no.

Sigo sin entenderlo

Es probable que no me esté explicando bien. Lo que quiero decir es que en todas partes será la misma hora. No que todos tengamos que hacer las cosas a la vez. Todos a comer. Ahora a dormir. No. Tampoco es eso. Lo que pasa es que es probable que estés en Argentina y tu hora de comer sea a las 7 de la tarde. Vivas en China y te levantes a la 1 del mediodía. Siempre fueron un poco vagos en China.

Una hora igual en Canarias

Son las doce en todas partes. No una hora menos en Canarias… ¿Cómo darán las noticias en Rusia? Son las 4 en Moscú, dos horas más en Ekaterimburgo, 7 más en Vladivostok. Me llevo una, y bajo la cifra siguiente. ¿Veis?, las 4, aquí, en Moscú y en la China Popular.

Y total ¿Para qué?

¿Para qué? Además de para que yo no me haga más líos cuando viaje de un lado a otro, que ya sería suficiente. Egoístas, que sois unos egoístas. ¿No pensáis en los pobres relojeros que cada seis meses tienen que cambiar las horas? ¿Sabes tú lo que es cambiar un montón de relojes de cucú trastrás? O en los que ponen las horas en las torres de la iglesia. Que eso no va con Wifi ni se cambia con el móvil, ni nada. Hay que subir las escaleras, no resbalarte, esquivar las campanas, darle cuerda, no tocar la manilla grande…

La hora del horno, del microondas, la lavadora

Vaaaale, es probable que tu microondas se cambie solo. O que no sea muy complicado. O que ya no utilices el DVD. Pero y ¿si sí? (emperatriz). Que cada vez que tocas el horno, se desconfigura todo y sólo puedes hacer pizzas a treinta grados “centrífugos”. O que el microondas te muestre error 404 para siempre jamás. ¿Qué necesidad hay de eso? Pensad un poco en los que nos liamos con las cosas que tengan más de dos botones (sí, también con las camisas). 

 ¿Y el reloj de sol?

¿Y il rilij di sil? La virgen, ¡Que tiquismiquis sois! ¿Cuántos relojes de sol habéis visto últimamente? Es que en mi pueblo…. En tu pueblo, cojones. Te vas a reclamar al maestro Armero (que era donde se reclamaba antes). ¿O vas a despertar al relojero (al solar o al lunar) en mitad de la noche porque no sabes la hora? Esto es lo que te va a decir.

De momento voy a mandar la solicitud a la Unión Europea, todos los ministerios de Interior y Exterior del mundo. A la CIA, la NBA y a la FIFA. Y a Change.org, y…

O mejor, lo dejamos como está que menudo lío. Que no estamos para perder el tiempo. ¿Qué hora es?



Comentarios

Entradas populares de este blog

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

Oscar, Goya y otros señores que dan premios a los peliculeros

En el nombre del Padre…