Entradas

Piscifactoría

Imagen
Que me ha dado por poner palabras bonitas. Rimbombantes, también podrían ser. No me digáis que piscifactoría no cumple con ambas definiciones. No hay nada más bello que el lugar donde se hacen los piscis. Pisci-factoría. Los tauros se hacen en la tauromaquia y los Virgos, ya se hacen ellos solos. Pero además yo quería hablaros de la fauna que podemos encontrar en las piscis. Muchos más animales de los que pensáis. Todos hemos visto cosas que vosotros no creeríais. Ríete tú de las llamas de Orión, las lágrimas y la ciencia ficción. En las piscinas hay gente. Podríamos dejarlo así. Es lo que caracteriza a las piscinas en verano. Que hay gente. Mucha. Y cuando hay mucha gente suele haber gente pa tó. En el post de hoy vamos a hablar de esa fauna piscifactórica que podríamos o pudriésemos encontrar. Los niños primero Siempre las mujeres y los niños primero. Pero primero, los niños. Mira mamá, sin manos. Y ahora de cabeza, y luego de pie, y una mano en la cintura, y un movimiento

¿Seguimos de fiesta?

Imagen
¿Hay palabra más bonita que fiesta? A la altura de patidifuso/a o melifluo/a, pero no tengo muy claro qué significan. Así que me quedo con FIESTA. Como cantaba la añorada (otra palabra que estaría a la altura) Rafaella Carrá, Fiesta, qué fantástica, fantástica esta fiesta… Os dejo la versión italiana, aunque no lo sepan pronunciar correctamente y digan Festa, ma che bella, ma che bella questa festa… Cuando todo el mundo se va, yo vuelvo. Como Chenoa (desconozco su plan de vacaciones, pero decía algo parecido en una canción). Eso, que he vuelto. Con fiestas y vacaciones por medio. No os podéis imaginar lo ocupado que se llega a estar en vacaciones. Me ha dado tiempo a ir a la playa, a la piscina, a hacer deporte, comer, cenar, desayunar, y volver a comer y cenar de nuevo. Que os creéis que todo es diversión, regocijo y algarabía (toma ya, el léxico que manejo). O que la única preocupación es decidirte entre el chipirón a la plancha o los chopitos. No, amigos. También se sufre yend

¿Pequeños pasos para la humanidad?

Imagen
El señor Armstrong, como todos los seres humanos, seguro que dijo muchísimas frases. Con su sujeto, su predicado, complementos directos, puntos, comas, y todos los etcéteras. Estamos hablando del de la luna. No del que tocaba la trompeta o el que montaba en bicicleta. Que seguramente el Armstrong del que hablamos además de decir frases, es posible que montara en bicicleta. Y algún instrumento también sabía tocar. Y algún paso de baile seguro que se marcó. Es muy probable que se marcara un moonwalk, como Michael Jackson, pero esa es otra historia. Además de por ir a la luna, que ya es, Armstrong es famoso por la frase “Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”.   También es posible que haya habido grandes saltos que no pasaran a la historia. O que algunos grandes pasos no hayan tenido la repercusión que merecían. De los grandes inventos y de su importancia para la humanidad ya se han encargado los libros de historia, pero ¿Quién habla de esos pequeños pasos de

Kojonen!

Imagen
En capítulos anteriores, o si preferís, previously, os conté que estoy estudiando alemán. Por el título podréis ver que voy avanzando. Ya sé que en alemán muchas palabras empiezan por K y terminan con en. También que ellos no utilizan los signos de exclamación o interrogación al principio. Hasta el final de la frase no sabes si están preguntando, si están exclamando, o qué… No, no miréis en Google. O como dirían en alemán, Googeln  nicht ! Kojonen no existe en alemán. No es que no sepan lo que es, que lo saben, pero ellos dicen Di Eier. Que son huevos. Pero no os voy a hablar de huevos, ni gallinas, ni cojones de pato, sino de mis avances con el alemán. Lass uns lassen! Que quiere decir vamos. Menos mal que Nadal no es alemán. Me disculpo de puta madre Además de buenos días, buenas tardes, hola y otras salutaciones, es importante saber disculparte. “Perdón, no hablo bien…”, “lo siento, no le he entendido”, “lamento decirle que habla usted muy malamente y no sé qué cojones quiere