Entradas

No sé si contesto

Imagen
Ahora tienes que estar a favor o en contra de algo. No te queda otra. La opción de no sabe, no contesta , no vale. Ni siquiera la de   no sé si contesto . Otra postura sería,   mejor no contesto, no sea que se sepa . Opinas “de que”: De que sí De que no No sepo no respondo Total paqué Rápido: playa o montaña, carne o pescado, rosa o azul, vegano o “inviegno”… Y todo hay que decidirlo en un santiamén. Por cierto, que santiamén es una medida de tiempo que habría que especificar. ¿Un segundo? ¿Cinco? Sin rima, por favor, que esto es muy serio y aún no te has decidido. ¡Contesta! Ojo, lo digo desde ya, NO ESTOY DICIENDO QUE NO OPINES. Opina, o no pines , lo que tú decidas. Lo que quiero decir es que no es necesario hacerlo. Eso también es libertad de opinión. No opinar es una opción válida y sobre todo cuando nos obligan hacerlo a toda leche (también es una medida de tiempo, incluso más corta que el santiamén). También nos podemos ir hacia al otro lado, que no tiene por qué se

Ventana, pasillo y un apartamento en Torrevieja

Imagen
Los que peináis canas, si os que os quedan canas, o pelos para peinar, recordaréis que el Apartamento en Torrevieja, Alicante, era uno de los regalos estrella en el Un, Dos Tres (programa de televisión. De la única televisión que había en España). También podía ser un Seat 124 con 4 puertas, que igual te servía para llegar al apartamento o para robar un banco con los colegas de el Vaquilla, alegre bandolero, o el Torete… Habían soltado todo el ganado en aquella época.   Los 80 fueron muy jodíos. Antes de seguir con mi exposición de señor mayor, también quiero aclarar que hace años había más de una tele en España. No es que todos estuviéramos juntos viendo la misma, que eso une mucho, quiero decir que sólo había una cadena. Con dos canales, eso sí. Ya te lo cuenta Sabina, cuando todavía tenía voz. A lo que voy, que siempre me lío. ¿No tenéis la sensación de que ahora las empresas venden de todo? Con Movistar tienes Internet, televisión, seguros de vida, de muerte, y un teléfono móvi

Julio César vente pa Madrid

Imagen
Pero vamos a ver Julio César, que has estado a 70 kilómetros de Madrid y no te has pasado ni a decir aquí estoy, ni un “guasap”, ni pasarte a tomar un café o una cerveza, con lo bien que tiran las cañas. Que igual no eres tú mucho de cervezas, de Whatssap o de salir por la noche. Es posible que tampoco te guste el café, pero estando tan cerquita, no darte una vuelta por Madrid, no está bien por muy Julio César que seas. Tampoco quiero yo provocar un incidente diplomático, pero está feo. Es posible que no sepáis de qué estoy hablando. Incluso que ni siquiera conozcáis a Julio César. Yo personalmente tampoco, pero ya os adelanto que no estoy hablando de ningún jugador brasileño que no ha querido fichar por algún equipo de Madrid. De hecho, ya hubo un futbolista que se llamaba así en el Real Madrid. Me estoy refiriendo al emperador Julio César. Que, en aquella época, en los 60 (A.C. antes del Aire Acondicionado), cuando se pasó por España, aún no era emperador, ni pez espada, siqui

Aquí no cabo

Imagen
Pues ya estoy de vuelta. Como os dije “ previously en Un Cigarrito ” he estado un par de semanas de descanso. Que tampoco ha sido tanto descanso porque la vida del viajero es cansada. He hecho como los franceses. Unos días en España para visitar museos. Pero sin museos. Y sin fiesta. Cerveza si he tomado. Dos, para ser más exactos. 2 cervezas en 10 días. Tampoco es para ingresar en una clínica de desintoxicación. Cenas de picoteo, sí que ha habido. Me he propuesto hacer un post cortito, pero ya me he liado con los franceses, las cenas de picoteo, las cervezas y el turismo. Que yo venía con buena voluntad, como los franceses, que estoy convencido de que su prioridad era ir a ver los museos, pero se lían y ya se sabe. Que la noche les confunde. Como os iba contando, he estado unos días viendo a la familia. PCR para salir de Suiza, cruzar Francia y llegar a España y vuelta con otra PCR para llegar a Suiza. ¿Y esto qué tiene que ver con el título del post? Te preguntaras… y yo te conte

La lámpara maravillosa y otros descubrimientos

Imagen
No estamos para que nos cuenten cuentos, ni mucho menos cuentos antiguos como el de Aladino y la Lámpara Maravillosa. Que resulta que Aladino se llama ahora Aladín (no, no voy hacer la broma de ponerle apellidos como Aladín Aladán aladín bom ban). Tampoco os voy a explicar que el nombre real es Al-Ladín, que en árabe de Arabia significa “ahí a 5 minutos andando”. Lo que sí os voy a contar es mi historia con una lámpara. No es una lámpara maravillosa. Es más bien normalita. Ni siquiera te concede tres deseos. El único deseo es que, si de verdad quieres que se encienda, sólo tienes que dar a un botón (tenerla enchufada y tener pasta para pagar la factura. Esto ya es más complicado, pero no tiene la culpa la pobre lámpara. Ni Aladín, ni Aladán…) Lo maravilloso de la lámpara es que tenía un botón que he encontrado casi un año después de comprarla. Con una sola bombilla, la lámpara tiene muchas más luces que el dueño. Durante bastante tiempo he estado desenroscando la bombilla, o desenchufa