Entradas

Apretar un melón y otras cosas que hacemos sin tener ni puta idea

Imagen
Probablemente no seamos conscientes de lo mal que hacemos las cosas. No es nada personal, aquí somos todos iguales. Toda la vida estornudando, unos más escandalosos que otros, y resulta que no lo hacemos bien. Que tenemos que hacerlo en el codo. En el tuyo. No vaya a ser que vayas buscando codos ajenos para ser estornudados. Mira que lo hacemos todos los días, (o al menos deberíamos hacerlo varias veces, no solamente cuando hay algún virus rondando), y tampoco sabemos lavarnos las manos. Ni enjabonarnos con jabón, o engelarnos, si es con gel. Yo propondría una asignatura en el cole, en todos los colegios, da igual que sean privados, públicos, concertados, o desconcertados (que es como estamos muchos) para enseñarnos a hacer cosas básicas, como por ejemplo apretar un melón. “Aprietando” melones Como habrás visto a la joven, esta no es manera de apretar un melón, ni una sandía. En realidad, esta no es manera de apretar a nadie. En algún momento de tu vida te encontraras ante el dilema de e…

Experiencia religiosa

Imagen
Hace unos años Enrique Iglesias “cantaba” una bella tonada que rezaba (¿hay una expresión más viejuna que ésta?) así:
Casi una experiencia religiosa
Contigo cada instante en cada cosa
Besar la boca tuya merece un aleluya
Es una experiencia religiosa
Es sólo una estrofa de la canción. No os voy a hacer pasar por el trago de escuchar al retoño de Julio Iglesias. Ya tenemos bastante con saber que el chaval había tenido una experiencia. El padre, Julio, también tiene algo de experiencia. Tampoco os voy a hablar de la rima, lo de besar la boca tuya merece un aleluya. Digamos que está a la altura de los mejores versos de Leonardo Dantés. Un baile nuevo, un baile nuevo, el baile del pañuelo. No, tampoco lo voy a poner. ¡Dantesco! Lo que sí que voy a hacer hoy es hablar de una experiencia religiosa y de Iglesias. Ni Julio, ni Enrique (ni el otro, Julio José, Jose Julio o Jorge Jesús, ¡Yo qué sé!… Seguro que tiene hijos con todos los nombres que se te puedan ocurrir). Y es que hace poco fui a misa. N…

Al final te tienes que reír

Imagen
Una de las cosas por las que empecé el blog fue para pasar un buen rato y escribir sobre las cosas que me pasaban, otras que me inventaba, y algunas que se me ocurrían.  En el post de hoy, voy a hacer algo diferente. Lo que viene siendo salir de la zona de confort (como la imagen de abajo, que se ha salido de todas las zonas, pero el caso es estar "relajao".  El caso es hoy vamos con algunas cosas que no he escrito yo (ya me hubiera gustado) y que están publicadas en la página de Facebook del cigarrito. Si no la seguís, ya estáis tardando en darle un like.  Vamos allá. Al final hay que probar de todo. Aunque sea solo una vez o por poco tiempo. 
No creo mucho en estas cosas, pero me parece que esto no puede acabar bien. 
Las cosas siempre tienen remedio. 
Los disléxicos también son persianas..  Bisbal estaría muy orgulloso de esto.
¿Para cambiar la marcha?
Me las quitan de las manos. 
¿Por qué se empeñan en coartar la libertad de expresión?
Mi abuela siempre me dijo que había que probar…