Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como motes

El dibujitos, la secretos y el flipao

Imagen
¿Te imaginas que Miguel Angel, Mata Hari y Bruce Lee hubieran o hubiesen nacido en España? Pues en sus pueblos, o en el barrio, serían el pinturitas, la matarile o el chino de los saltos. Dicho con todo el respeto, por supuesto. Y no sería nada personal. No es por envidia ni por machacar a nadie en particular. Puede ser que tengas un mote mejor o peor, que te guste más o menos. Pero nadie se libra a todos nos llega esta señora, como a los cerdos…
Hoy vamos a hablar de los apodos, que como todo el mundo sabe (o casi todo el mundo… o me lo estoy inventando ahora mismo), viene del latín, aputear. También se les conoce como motes, que viene de una vieja leyenda hebrea, en la que se mencionaba, un mote, dos motes, y ya sabéis cómo termina la rima. Orígenes Unos heredan fortuna (o Ducados, el caso es que sea una marca de tabaco), una casa, las deudas del padre, o del hijo, el apellido y es posible que también les toquen más cosas en la herencia. Si la familia ya tiene un apodo, el recién nacido…

Mi infancia son recuerdos de un patio del colegio o el reencuentro

Imagen
El patio de mi colegio era particular y cuando llovía se mojaba como los demás, pero no había huerto, claro, ni limonero, ni nada (igualito que el de Machado que lo tenía a todo confort). Sólo porterías de balonmano y fútbol sala, y fútbol, y rugby y tenis de mesa, voleyball, y todo lo que se te ocurriera. También hay canastas de baloncesto, y un montón de rayas. De las que se pintan en el suelo, aunque de las otras seguro que también había, pero no nos dábamos cuenta, porque éramos muy pequeños, y el patio era muy grande.

Ahora el patio es mucho más pequeño, o nosotros somos más grandes… El caso es que todo esto viene porque hace unos días, volví a ver a uno de mis amigos de la infancia.

Esas cosas típicas que pasan. Que los que vuelves a encontrar por Facebook. ¿Qué es de tu vida? Por aquí todo bien. A ver si quedamos. Tenemos que vernos. Claro que sí. Dame tu teléfono que te añada al “guasap”. Ya estamos conectados. De verdad que tengo muchas ganas de verte. A ver si coincidimos. Voy…