Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como fotos

Casi prefiero las mil palabras

Imagen
La semana pasada os hablaba de las fotos que suele enseñar la gente . Por más que les digas que no, ellos la sacan. Antes era literal. La llevaban en la cartera y te mostraban la foto de sus tiernos infantes. O de su mujer. O marido. De los nietos. De un señor de Murcia. O de los nietos de un señor de Murcia. A ver si no tienen derecho los de Murcia a tener nietos y sacarles fotos. Aunque no seas de Murcia. También los extranjeros se pueden sacar fotos. No voy a discriminar a la gente porque no sean de aquí y quieran hacerse fotos. Discriminar no, pero sí que voy a utilizar el blog para r einvindi, rivendic , quejarme sobre lo pesados que somos todos, todos, el señor de Murcia incluido, con las fotos. En Instagram, Facebook, Tiktok, Twitter, hasta en las noticias del tiempo. Muy cansinos. Fotos en la nube, nubes en las fotos, fotos nubladas… ¿Otro selfi? En mi primera comunión (de la segunda ya no me acuerdo) me sacaron como mucho 100 fotos. También es cierto que no había teléfo

Papeleo, Internez y la madre que parió a los formularios

Imagen
Vamos a empezar como si fuera un monólogo de un cómico. El otro día (tomando el otro día por cualquier momento que oscile entre ayer y otro día de la historia de la humanidad) tuve que ir a arreglar papeles.   Bonita expresión lo de arreglar papeles. Parece que los papeles se me habían roto, que no funcionaran. O que tuviera que darles con el destornillador de estrella (el plano no funciona para estos casos). Cuando decimos arreglar, queremos decir renovar, pagar, domiciliar… todas estas acciones que nos encanta hacer a todo el mundo. Tanto como madrugar para ir al dentista, o chupar una lija al mediodía en agosto… en Sevilla. Hoy voy a contarte algunas cosas que pasan cuando estás papeleando . Seguro que la RAE no recoge este término, porque ya sabemos que está lleno de señores que no les gusta recoger cosas nuevas, ni viejas, que lo tienen todo perdido. Vamos que me lío y no quiero cabrear a Pérez Reverte... aunque igual ya venía enfadado de serie. Vamos al

Las fotos: antes y después

Imagen
No, no voy a hablar de las fotos en las que sale gente sin pelo y luego como un cantante yeyé. O con tripa y sin tripa. Os voy a contar algunas cosas sobre las fotos. Cómo eran antes y cómo son ahora. Cómo las hacíamos y cómo las hacemos. No es que haya demasiada diferencia, básicamente se hacen igual. Miras y aprietas un botón. Pero ahora no sólo las hacemos con una cámara de fotos, también utilizamos un teléfono, o una Tablet, o un ordenador… o un reloj. En breve, las escobas harán fotografías también, mejor que algunos. Y la nevera, y las cámaras de fotos de juguete. Vamos al lío. Cámara y acción Antes había las cámaras buenas, que eran las que tenían los cuñados (que siempre eran las mejores) o profesionales (no quiero decir que los cuñados sean profesionales... bueno algunos cuñados sí que son profesionales), y el resto. Ahora hasta el teléfono móvil que sólo tiene botones para llamar, mensajes y cámara hace buenas fotos. Y tienen 2000 voltios de reso