Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como dos patás

La que sigue liando el pollito o siempre hay cosas peores

Imagen
En los informativos de todas las cadenas de TV y de radio de todos los países hay una sección sobre Trump. En cada lugar se llamará de una manera, pero yo la llamaré “la que sigue liando el pollito”. A lo mejor en inglés la llaman What the fuck?, Little chicken?, o en francés, “Le petite poulet est tres malade dan la tête”, y en alemán, “Die polliten ist grossen enfermen, notejoden”. La traducción puede que no sea la más correcta. Y es que el señor con el pelo color patito de goma, no para de liarla. Cuando no hace que suba el pan, hace que baje la bolsa, destituye a gente, pone a su hija a currar por él, y al yerno a arreglar el problema de Oriente Medio. Así, en dos patadas, como se arreglan las cosas, sin medias tintas… lo único es que no arregla nada. La última del pollito de California (o de dónde sea este pollo) ha sido que bueno, que sí que hay nazis, pero que los que no son nazis también la lían… que tampoco son muy buenos Y ahí sí que hay que darle la razón, h

¿Por qué le llaman cuñado cuando quieren decir…

Imagen
De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda la denominación de origen CUÑADO. Lo que toda la vida fue el enterao , el cansino , el que “ tólosabe ”, el encantado de haberse conocido o listo de los cojones , ha pasado a llamarse cuñado. No es sólo el hermano o la hermana de tu pareja, o la pareja de tu cuñada o, el hermano de tu novio o… ¡Los cojones!, ¡Qué lío! Casi mejor te vas directamente a la web de la RAE si quieres saber lo que dicen de el/la Hermano/a del cónyuge o cónyuge del hermano/a. Esos señores lo explican mejor que yo. Hoy hablamos de la otra acepción, de la del primer párrafo. La que aún no está acuñada (qué juego de palabras más ingenioso) por la RAE como cuñado . Para que no haya equívoco, no hay posibilidades de confusión de género. La palabra cuñada NUNCA tendrá el mismo significado que el que hoy nos ocupa, por la cuenta que me tiene, y por no meterme en jardines. Una mujer nunca será lista de los cojones por razones que no vienen al caso.