Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Montoro

Ay hijo, pareces tonto

Imagen
Entre los Superventas de las frases de madres seguro que está en lo más alto el famoso Ay hijo, pareces tonto. Tenemos otros grandes éxitos como por ejemplo:Bébete el zumo antes de que se le vayan las vitaminas(¿Dónde van las vitaminas de los zumos?), Como vaya yo y lo encuentre(y van y lo encuentran)…, ¿Qué hay de comer? Comida(lo clavaban siempre), Si Fulanito se tira desde un puente(Fulanito y su obsesión por hacer cosas raras…).

Ahora con los recortes no creo que sigan dando el mismo libro a las madres… ¿No sabéis de qué os hablo? Pues es un librito que incluye un manual de instrucciones,  unos consejos para reprimir el impulso de matar a los tiernos infantes, curso de puntería para atizarte con la zapatilla, primeros socorros y auxilios y unas cuantas frases útiles para las diferentes edades de los hijos. Lo actualizan cada cierto tiempo y ahora están metidos con el tema de las redes sociales y los videojuegos. Ni consola ni “consolo”, O me aceptas como amiga, o se acabó el Faceb…

Esas pequeñas cosas

Imagen
Además de una de mis canciones favoritas, el título del post viene a cuento de lo que voy a hablar. Son esas cosas que pueden no parecen importantes, pero que te alegran el día. Antes de que sigáis leyendo, aviso (no soy traidor). No voy a hablar de sexo (¿queda alguien leyendo?), y procuraré no ser demasiado escatológico (ahora sí que me he quedado solo).  Además lo del sexo, no es una cosa pequeña (sin entrar en el tamaño propiamente dicho que cada uno) y no sólo te alegra el día, sino que te alegra la vida.  Tampoco hay que tomárselo tan en serio como el amigo “Clin Isvuz”.  Es un poco más sádico en el tema de las alegrías.

Para que sepáis de qué canción hablo, aquí os dejo el vídeo. Ya, ya sé que parece que Serrat va a soltar la guitarra y salir corriendo a perseguir a los malos en Miami, pero es que era 1987 y es la ropa que se llevaba en aquél entonces (¡Qué expresión tan viejuna).

A algunos os parecerá que estas pequeñas cosas no son para tanto, y que soy muy simple por alegrarme…