Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Clint Eastwood

Señores que…

Imagen
¿Os acordáis de aquellos grupos de Facebook sobre señoras? Sí hombre. Señoras que dicen "oyoyoyoyoyoyoy" cuando se enteran de un cotilleo, las que se cruzan la bata cuando van a decir algo importante, las que te interrumpen como para decirte algo importante y luego te dicen. ¿Sabes qué? ¡Que me parece estupendo! (este último me lo acabo de inventar, pero tiene que haber alguno parecido).

Había millones (según los sindicatos) y solo unas centenas de decenas (según las azafatas del telecupón).


Esperanza Aguirre, ella solita, y al hilo (¡Qué poética me parece esta expresión!) de los últimos acontecimientos, se merece varios grupos. Algo como: Señoras sexagenarias que paran en mitad de la Gran Vía para sacar dinero del cajeroSeñoras que se ponen farrucas con los agentes de movilidad y dicen “bronquita o multita”Señoras que deciden que ya está bien de perder el tiempo con la autoridadSeñoras que rozan motos que están malamente aparcadas (para obstaculizarles el paso) pero se caen s…

Esas pequeñas cosas

Imagen
Además de una de mis canciones favoritas, el título del post viene a cuento de lo que voy a hablar. Son esas cosas que pueden no parecen importantes, pero que te alegran el día. Antes de que sigáis leyendo, aviso (no soy traidor). No voy a hablar de sexo (¿queda alguien leyendo?), y procuraré no ser demasiado escatológico (ahora sí que me he quedado solo).  Además lo del sexo, no es una cosa pequeña (sin entrar en el tamaño propiamente dicho que cada uno) y no sólo te alegra el día, sino que te alegra la vida.  Tampoco hay que tomárselo tan en serio como el amigo “Clin Isvuz”.  Es un poco más sádico en el tema de las alegrías.

Para que sepáis de qué canción hablo, aquí os dejo el vídeo. Ya, ya sé que parece que Serrat va a soltar la guitarra y salir corriendo a perseguir a los malos en Miami, pero es que era 1987 y es la ropa que se llevaba en aquél entonces (¡Qué expresión tan viejuna).

A algunos os parecerá que estas pequeñas cosas no son para tanto, y que soy muy simple por alegrarme…