Ponga un experto en su vida

Pues yo tengo un mensaje de Whatsapp que…. A mí me han contado… Sé de buena tinta… En un vídeo de Youtube…. El primo de un amigo que es…. Ha salido un experto hablando y ha dicho que….

Es posible que el primo de tu amigo sea un experto que tiene un canal de Youtube y te haya llegado un mensaje de WhatsApp en el que hablan sobre ese tema que a ti te tiene tan preocupado. E incluso es probable que coincida con lo que tu pienses. Casi siempre tienen razón los que opinan como tú. Todos sabemos que no hay que hacer caso de las fuentes oficiales. Es mucho más fiable lo que dice el amigo de tu primo. Al que nunca has visto. Al amigo… y es posible, que a tu primo, tampoco. Incluso es muy probable que no haya primo… O que el primo seas tú. 

Que lo mejor el primo de tu amigo era Einstein y estoy hablando sin saber. Todo es posible. Ya lo decía el mismo físico alemán. Sigo hablando de Einstein, no del primo de tu amigo. En su teoría de la relatividad te explicaba que las cosas son relativas, hasta el tiempo. Que parece que es algo que no cambia. 5 minutos son siempre 300 segundos. Pero depende de qué lado de la puerta del baño estés, se pueden hacer cortos o muy largos. 

Hoy vamos a hablar de esta gente que siempre tienen razón… Dependiendo si coincide con tu opinión.

Este sí que sabe

Dícese del que expresa mejor que tú, o más alto y fuerte, lo que tú piensas de un equipo o un deportista. Pongamos que, por lo que sea, tú odias a un futbolista. Pues el señor que diga en un vídeo de Youtube, o salga en la tele criticando a ese futbolista, sabrá mucho de fútbol. Si además alaba (alabín, bombán) a tu equipo, de fútbol, de baloncesto, de petanca (habrá periodistas especializados en petanca) pues ya no hay más que hablar. Será el mejor experto con más expertez (o expertud) de todos. Todos de acuerdo. ¿Verdad?

Es famoso, o sea que…

Si el opinólogo es famoso ya tiene buena parte del discurso ganado. Una figura pública sabe mucho más de cualquier tema que alguien que no es popular. Por ejemplo, un cantante. No hace falta que sepa cantar, pero es muy probable que esté al mismo nivel que un científico, para hablar de ciencia, o de pandemias, o de vacunas. O de vacas, ya puestos… ¡Qué bandido! 

Este señor tiene estudios…

Otro tipo de expertos es la gente que tiene estudios. Que tener estudios está muy bien. Y leer mucho, y beber dos litros de agua al día. Pero no se puede saber de todo, siempre, a todas horas. Es probable que alguien sea un gran conocedor de algún tema, pero de ¿Todos? Por ejemplo, que un señor que no se ha casado, ni ha tenido hijos, te hable de cómo te tienes que comportar en el matrimonio y como educar a tus hijos, no lo veo…. Un ejemplo. ¿De quién te fiarías más para hablar sobre los hijos? ¿De un sacerdote o Julio Iglesias? Vale, puedes que no sea el mejor ejemplo…

Tiene muchos seguidores

Si tiene seguidores, será por algo. Y es muy probable que todos esos “perseguidores” piensen que el “perseguido” siempre tiene razón. ¿Cómo va a estar equivocado fulanito, si tiene más de 2 millones de seguidores en Instagram? En su canal de Youtube tiene más visitas que el Museo del Prado. Por algo será ¿no? Está claro que ese señor, o señora, es seguido por algo. Por “consecuente”, tiene razón y yo me creo lo que diga.

Yo estuve allí

¿Cómo? ¿Que has pasado por Andorra y aún no eres experto sobre el país? Vamos a ver, que Andorra no es tan grande. Y con un rato que hayas estado allí y un poquito de Wikipedia (que es infalible) ya puedes opinar lo que quieras sobre Andorra y las andorranas (no confundir las andorranas, con gente de otros países). Si por ejemplo has pasado un fin de semana en “Manjatan”, ya puedes escribir un libro sobre Estados Unidos… y ya de paso sobre toda América, la del norte, la del sur y la de Enmedio.

Lo he visto hacer muchas veces

Una media de dos partidos de fútbol a la semana. Dan 3 horas semanales. Al año, 150 horas, tirando por lo bajo. Si tienes 50 años, has visto… Un huevo de partidos. Pues si con eso, no puedes decirle a Messi cómo tirar una falta, o enseñar a Cristiano Ronaldo a tirar un penalti… yo ya no sé. Y esto vale para ser entrenador, árbitro de fútbol, comentarista deportivo, presidente de tu equipo o…. Todo un experto en la materia. ¿Qué sabrá un exfutbolista sobre fútbol? ¿O un entrenador sobre tácticas?

Yo te lo cuento

Seguro que conocéis a este tipo de expertos. Imagina que estás hablando de alguna enfermedad. No hace falta que sea algo grave. Pues este experto sabe todo lo que hay saber y no te atreviste a preguntar sobre el tema. Alguien conocido ha tenido esos síntomas o la enfermedad. Hablamos de pulmonía por ejemplo. Pues él una vez tuvo fiebre, y te lo explica con pelos y señales. Mucho mejor que un médico. ¿Qué sabrá un médico sobre una pulmonía? ¿Ha tosido alguna vez? Pues nada, ni puta idea. Pregúntame a mí, que yo controlo.

Lo dice con mucha convicción

Un buen experto tiene que decir las cosas convencido de lo que dice. Es posible que no sepa de lo que está hablando, pero lo dice con un aplomo, con un saber estar, tan convincente… ¿Que la tierra es redonda? ¿Y como explicas que no nos caigamos por el borde? Gritar al mismo tiempo, también da mucha credibilidad a tu exposición.

¿Ese? ¡Ni puta idea!

¿Pero cómo va a ser experto ese señor que no opina como yo? Todo fake news. Todo mentira mentirosa. Ni experto ni experta ni nada de nada. No tiene ni idea de lo que está diciendo. Es el típico ejemplo de ex-perto… Antes era perto, pero ya no.  

Lo vamos a dejar aquí, que tampoco hay que profundizar demasiado para convertirte en un experto. ¿O es necesario saber de algo para poder hablar de ello? Al final todo es relativo, como dijo el experto.

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 ejemplos de críticas de cine si no las escribiera un crítico de cine.

¿Has visto las noticias? ¿Las de dónde?

Problemas del primer mundo