Ir al contenido principal

No estamos bien rematados o lo mal hecho que está el cuerpo humano

Antes de nada deciros que no es nada personal. No me refiero a nadie en particular. Esto es un caso genérico, hombres y mujeres, y viceversa. Todos, estamos mal hechos. Y no, no es cosa de ir al gimnasio o de operaciones de cirugía estática (como las bicicletas o la electricidad). Es que venimos mal hechos de serie. Como los teléfonos que explotan, pero en personas.


Ni siquiera la modelo más guapa se salva. Ni Miss, ni Mr. Universo. Que tu dirás, ¡Envidia cochina que CR7 está cuadrado! ¿Qué Charlize Teron está mal hecha? Tú sí que estás mal hecho. Y acertaréis. Que es cosa de todos, como hacienda. Que aquí no se libra nadie… Bueno lo de hacienda sí que hay gente que se libra, pero de esto no.



Ya veréis como os convenzo de que venimos con defectos de fábrica.

Sin movilidad de serie

¿Nacemos y qué? Ni sabemos andar, ni volar, ni nadamos (los que decís que sí nadamos. Prueba a tirar a un bebé a una piscina… Nadar nada, pero ¿Durante cuánto tiempo?) Que tú ves nacer a una jirafa en los documentales de la 2 y al minuto está corriendo, y tiene cuatro patas, y muy largas y no son fáciles de gestionar. O a un pato, con sus patas, o a un pollo, con sus patas también (esperabais que dijera otra cosa ¿verdad?)

Y nosotros con 2 piernas nada más y hay que esperar un año hasta que podemos andar… Y muy malamente. 


Las cosas por duplicado

El cuerpo humano es como los funcionarios de antes. Todo por duplicado. Dos manos, dos ojos, dos riñones, dos pulmones… Todo repetido por si se nos pierde algo, o deja de funcionar algo. Que no nos pase nada. Eso sí, el día que te falle el corazón… ¿Entonces qué? Muy precavidos para algunas cosas y para otras nada. ¿O te falta el cerebro y qué pasa? Aunque pensándolo fríamente, hay algunos que van por ahí descerebraos perdidos y siguen vivitos y coleando. 


¿5 dedos?


Tampoco tengo muy claro quién ha decidido lo de los 5 dedos en las manos y en los pies. Yo creo que sobran dedos en un sitio y faltan en el otro. Porque ¿para qué cojones necesitamos dedos en los pies? Como si fuéramos recogiendo cosas del suelo con ellos. Ni siquiera gente que se gana la vida con los pies, como por ejemplo, los futbolistas, necesitan tantos dedos. Si acaso el dedo gordo y ya está, y eso para que te puedas poner las chanclas. Pero en las manos veo yo escasez. Porque tenemos 5 dedos y se nos siguen cayendo cosas. Que si fuera verdad lo de la evolución (qué equivocado estaba el señor Darwin) tendríamos más dedos para poder sujetar las cosas como dios manda.



Elementos ornamentales accesorios


Olvidémonos por un momento de la cantidad de dedos, pero ¿alguien puede explicarme para qué sirven las uñas de los pies? Que si tocaras la guitarra con ellas y ser el Paco de Lucía “pediátrico”, vale (porque pediatra viene de pies ¿no?) Ya me dirás para que necesito uñas en todos los dedos. Que sí, que te las puedes pintar y quedan muy cuquis, pero también te puedes pintar las orejas de colores y oír con ellas, pero las uñas de los pies. ¿Qué otra utilidad tienen?


¿Y dónde guardamos las cosas?

Esto requiere cierto tacto. Venimos con orificios de serie que pueden ser susceptibles de guardar cosas, pero me refiero más a algo así como una bolsa. Como los canguros o el resto de marsupiales (del latín MARSU animales y PIALES que significa bolsa para guardar cosas incorporada). Que sales de la ducha y no tienes un sitio para dejar el móvil, ni la cartera, o la espada en los tiempos en los que la gente se pasaba la vida guerreando. Y claro, nos vemos obligados a llevar cosas tan horrendas como las riñoneras… Que por cierto, el nombre además de feo está mal puesto, debería ser ombligueras, triperas, o cojoneras. 


Elementos poco optimizados


Así a bote pronto se me ocurren los párpados. Que cumplen su función, la de cerrar los ojos, pero malamente, porque te sigue entrando luz. Que al final necesitas persianas, o visillos (por cierto, qué bonita palabra es visillo, nunca la ponderamos como se merece). O las cejas. Que sirven para que no te caiga el sudor a los ojos, y ya. Y el que no hace deporte y vive, pongamos, en Rusia del Norte, que allí no hace mucho calor ni en pleno agosto. ¿Para qué cojones quiere cejas? ¿Ves? Ellas también se lo preguntan


 Ya que hablamos de pelo

Antes que andábamos desnudos (no había El Corte Inglés, ni Primark) tenía sentido lo del pelo por todo el cuerpo. Luego ya fuimos perdiendo pelo por el cuerpo (algunos), pero hay cosas que siguen sin tener sentido. ¿Esos pelos en los dedos de los pies? ¿Para qué necesitamos ese flequillo del dedo gordo del pie? Que hay dedos gordos que parecen uno de los Beatles en sus años mozos. ¿Y el pelo de la axila? (lo que viene siendo el sobaco). Como no sea para que agarre el desodorante, no me lo explico. 


Cosas que deberían parar de crecer

Llega un momento en que dejas de crecer. Si no has pegado el estirón a los 30 años, no esperes alcanzar a los hermanos Gasol a estas alturas (como hilo lo de altura y Gasol, ¡Me mondo¡). El caso es que hay cosas que siguen creciendo aunque tengas más años que la puerta de una pirámide. Y ahí tienes las orejas (y sus atractivos pelos), o los huevos (con perdón). Probablemente lo de los huevos no es un caso de crecimiento, sino de la gravedad misma. Existe una relación entre la edad que tienes, y la distancia de los testículos al suelo. A mayor edad, más cerca están de los tobillos. Cuantos más años, más grave (es la ley de la gravedad).


Creo que ya habréis cogido la idea de lo que os quería explicar. Tampoco es plan de ponernos demasiado escatológicos. Las cosas son así. No estamos bien rematados, pero es mejor aceptarlo y no hacer demasiados experimentos, que hay algunos que lo tratan de arreglar con operaciones estáticas (las que hacen que no puedas mover la cara) y al final es peor el remedio que la enfermedad…

Y es que la arruga es bella.



Comentarios

  1. Tienes razón... en algunas cosas, pero me has dado ideas, deberíamos proponer la Union Europea a la que se le ocurren tantas cosas, que intervenga en la evolución del cuerpo Humano, y verás qué de recortes....

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, Javier. Y también María, desde luego... A mí unos cuantos recortes no me vendrían nada mal.
    Besotes a ambos.
    ibb

    ResponderEliminar
  3. Un ejemplo de descerebrado va a dirigir el país más poderoso del mundo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!

Entradas populares de este blog

Sí sí sí, el bombo ya está aquí

¡Albricias! Celebremos con regocijo (quienquiera que sea regocijo) la buena nueva. ¡Manolo podrá tocar su instrumento de nuevo!  

Para los despistados. Hablamos del bombo de Manolo, un señor que es famoso por tener un bombo. Como Bartolo con la flauta, pero en versión bombo. Ya, ya sé que llego un poco tarde a la noticia, pero es que hay cosas que necesitan tiempo para digerir, y reconocer su importancia. Y es que era un clamor. La gente preocupada, no se hablaba de otra cosa, un sinvivir, noches sin dormir (una, pero sin dormir… bueno, en realidad sí que dormí, pero no muy bien… El calor no ayudaba)

¿Por qué es tan importante que Manolo tenga su bombo? ¿De verdad os lo tengo que explicar? Está bien, allá vamos.


Yo os maldigo, jodíos móviles

No sé si os acordáis de Charlton Heston en El Planeta de los Simios en la escena final, más cabreao que una mona y “maldijiendo” a todos. Pues yo igual, maldigo a los móviles, que tienen la culpa de todo lo que sucede. Antes no había teléfonos inteligentes, ni siquiera un poco listos, y no pasaba lo que está pasando ahora. Si no, cómo os explicáis, que haya llegado Trump a ser Presidente. Pues por los móviles.

Y no sólo lo digo yo. También lo dicen los programas de la tele, y los de la radio y en los artículos de revistas y periódicos (por si no lo recuerdas, son esas cosas que venden en las tiendas con hojas… las lechugas, no, lo otro).

Pues eso, que lo dice todo el mundo. Todo el día nada más que “de mirar” el móvil y no hacemos otras cosas, no como antes que hacíamos…. por ejemplo… Dejadme pensar y ahora vengo.

Perrerías y otras putadas que les hacemos a los animales

Una perrería no es dónde se venden perros, sino algo que se hace con maldad, jugarreta (bonita palabra también, suena como un jugador de la Real Sociedad o del Alavés). Aunque vender perros también está muy feo.  Estamos de acuerdo ¿No?


A todos nos gustan mucho los animales pero os voy a dar algunos ejemplos de lo malamente que nos portamos con ellos, y no sólo nosotros sino también la madre naturaleza, que a veces se pasa un poco. 

La madre que los parió

Seguramente hayáis oído la noticia del mexicano que intentó robar a los pasajeros de un autobús y se encontró con su madre. Lo que pasó después, le sorprendió 😊. El caso es que a la madre, por lo que fuera, no le hacía gracia que le robaran. También es verdad que si alguien te va a quitar dinero, mejor que lo haga un hijo y todo queda en familia. Pero esta señora mexicana no quería entrar en razón y por mucha pistola que llevara su hijo, no hay quien pueda con la zapatilla de una madre. Si jugaran al piedra, papel, tijera, la zapatilla de la madre ganaría siempre. Hoy vamos a hablar de qué hubiera pasado si la madre que parió a todos estos personajes hubiera estado al quite, como la madre mexicana. Cristóbal Colón No se sabe realmente dónde nació, pero madre seguro que tuvo. Lo que no tenemos claro es cómo le hablaba, si en italiano, portugués, castellano, catalán o por whatsapp… El caso es que seguro que le dijo algo así: “¿Cómo que te vas a ver a los reyes de España a pedirles dinero?…

¿Si pruebo con poesía aunque sea sólo un día?

En el blog he escrito sobre muchos temas. 6 años dan para muchas chorradas.  Cosas que me ocurren, otras que me podrían haber ocurrido, alguna que otra invención, noticias, entrevistas de actualidad, temas candentes (que vete tú a saber qué significa candente… Es algo sobre cómo cocinar los espaguetis para que queden perfectos ¿No?).

Pero nunca he escrito poesía. Jamás. Never, ever. Ni en el blog, ni en un cuaderno, ni ná de ná. Ni siquiera en el cole cuando me gustaba una niña (que se llamara Carlota, no ayudaba en las rimas), o en las puertas de los baños cuando era adolescente, que es cuando se escriben poesías con sentimiento.

Alguna vez tenía que ser la primera. Así que vamos a intentarlo, pero eso sí, no pidáis virguerías… No esperéis sonetos, romances, o versos enciclopédicos (o como quiera que se llamen los versos)… Eso sí, también prometo que no voy a tirar de rimas fáciles, usando el número 5 o con agua Bezoya y partes del cuerpo masculinas.

Dejadme que utilice algunas licenc…