Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como prohibir

Prohibiendo a Billy Elliot y a Forrest Gump

Imagen
Probablemente hayáis leído la noticia de que la Ópera de Budapest (todos somos muy “fanes” de las noticias sobre la ópera, y más concretamente de la de Budapest) ha suspendido el musical Billy Elliot por una campaña en la que advertían que los jóvenes corrían el riesgo de convertirse en homosexuales. Obvio. Tú vas al teatro, ves a gente bailar y te vuelves homosexual al instante. Como cuanto te tomas una pastilla efervescente y se pasa el dolor de cabeza, pero en “homosexualismo”. Isofacto, hisofato, ipso flauto, Inmediatamente. iOjo! Sólo si eres joven. Si eres mayor, ya se te pasa. Eres inmune a estas cosas. Pero es que los jóvenes son muy influenciables. Van por ahí, confusos y cualquier cosa les afecta. Y para que no les pase nada, voy a proponer unas proposiciones que paso a enumerar. Como os iba diciendo, vamos a seguir prohibiendo cosas para que los chavales no se hagan homosexuales, ni cojan caramelos de extraños, ni les dé por la drogaína, ni les pase nada malo. Pero

Diario de un español muy español o sin siestas no hay paraíso

Imagen
¿Pues no nos quieren quitar la siesta? ¡Que lo han dicho los periódicos! Y lo que sale en los periódicos es siempre verdad. Y la tele. Que ahí sí que no mienten. Y hasta en el extranjero. Sitios que no saben nada de la vida se atreven a decir cosas de España.   Dicen algo que no hay más siesta y acostarse con los empleados a las 6 PM. Como todo lo ponen en inglés, no hay quién se entere. Y ahora con tanto comunista suelto y melenudo pues era de esperar que nos pasen estas cosas, que ya uno no va a poder ni dormir tranquilo. Primero nos hicieron divorciarnos de nuestras mujeres. Que nosotros las queríamos, pero como era la moda, pues nada, cada uno por su lado. Y eso de que Dios una, no lo desuna ni Dios ni nadie. Este país se va a pique, con tanto marxismo y no hay nadie que ponga orden. Lo que pasa por no tener gobierno. Y a mí por ejemplo ya me ha chafado toda mi agenda. Un buen español, pero de los de verdad, no de los de ahora que ni van a misa, ni a los toros, n