Ir al contenido principal

Entradas

Fulanito y menganito: Por trece razones

Las personas humanas, a diferencia de las que no son humanas, somos daltónicos. No vemos colores. Realmente vemos dos, blanco y negro. A veces sólo vemos nuestros colores, y nada más.

Después de estos momentos filosóficos patrocinados por esos señores que escriben frases para poner en las paredes (las frases, no a los señores, que igual también), os voy a contar la historia de fulanito y menganito Pues resulta de que (siempre quise comenzar una frase así) Fulanito y Menganito son amigos desde la infancia. Les gustan las mismas cosas, son “fanses” del mismo grupo de música, les encanta leer, juegan juntos en el mismo equipo de petanca, votan al mismo partido político, pero hay algo en lo que no se pueden poner de acuerdo. Han intentado acercar posiciones, pero imposible. Incluso han ido a hacer cursos de terapia de pareja. Fulanito trata de convencer a Menganito. Menganito le envía información sobre por qué Fulanito está equivocado, y discuten a todas horas. Nada, ninguno da su brazo a t…

Querida Tertulia, no eres tú, soy yo.

No me digáis que no es bonita la palabra tertulia. Algunos podréis decir que parece el nombre de una señora mayor de pueblo, la Tía Tertulia. Otros que suena a un plato de comida. Tertulia a la francesa, por poner un ejemplo. Realmente el nombre proviene de las reuniones para leer y discutir las obras de Tertuliano. Luego ya los tertulianos dejaron de leer y se han dedicado a discutir, casi siempre a gritos, y lo único que importa es quién chilla más rápido, más alto, más fuerte, como en las olimpiadas. Hubo un tiempo en que la gente hablaba para mostrar diferentes puntos de vista, opinar sobre temas interesantes, llegar a acuerdos… ¡Qué tiempos! Y la gente se hablaba con educación, se respetaban los turnos de palabra… Aquello era como una convención de los osos amorosos en el país de la piruleta. Pero todo cambió y os voy a contar algunas cosas que no me gustan de las tertulias, ni de los tertulianos, nanianos (siempre había querido usarlo en una frase). ¡Allá vamos! (prometo ser breve)…

Prohibiendo a Billy Elliot y a Forrest Gump

Probablemente hayáis leído la noticia de que la Ópera de Budapest (todos somos muy “fanes” de las noticias sobre la ópera, y más concretamente de la de Budapest) ha suspendido el musical Billy Elliot por una campaña en la que advertían que los jóvenes corrían el riesgo de convertirse en homosexuales. Obvio. Tú vas al teatro, ves a gente bailar y te vuelves homosexual al instante. Como cuanto te tomas una pastilla efervescente y se pasa el dolor de cabeza, pero en “homosexualismo”. Isofacto, hisofato, ipso flauto, Inmediatamente. iOjo! Sólo si eres joven. Si eres mayor, ya se te pasa. Eres inmune a estas cosas. Pero es que los jóvenes son muy influenciables. Van por ahí, confusos y cualquier cosa les afecta. Y para que no les pase nada, voy a proponer unas proposiciones que paso a enumerar. Como os iba diciendo, vamos a seguir prohibiendo cosas para que los chavales no se hagan homosexuales, ni cojan caramelos de extraños, ni les dé por la drogaína, ni les pase nada malo. Pero las prohib…

La tierra es plana y… punto redondo

Hay gente para todo. Conozco algunos que escuchan canciones de la Tuna (no la tuna Turner, la otra, la de los señores con leotardos) sin que les obliguen. Otros, madrugan para salir a correr, sin que les paguen o estén amenazados de muerte.
A otros, les da por refutar (qué me gusta la palabra refutar. Suena como si fueras a dar una patada al balón, pero no. Significa rechazar la validez de una idea). Y a los “refutadores” les da por refutar cosas y pretenden convencernos de que la tierra es plana, que las vacunas no sirven para nada, que Elvis Presley no está muerto, estaba tomando cañas, junto a Walt Disney, en el mismo frigorífico. Otros no creen que existiera el holocausto, que el calentamiento global es una patraña (bonita palabra), o que la muralla china la construyeron los alienígenas, como si los chinos no fueran suficientemente hábiles, y raros…. Hablando de raros, y poco hábiles. Pero vamos a centrarnos en la “planicie” de la tierra y en otras movidas del universo. Vamos a dar …