Entradas

33 tipos de malos malísimos, aunque seguro que hay más

Imagen
En casi todas las películas hay malos. No suele haber muchos porque hay poco presupuesto para personajes malignos. Sin embargo, en otras películas todos son malos, hasta el presupuesto. El guion, los actores, los diálogos, pero esa es otra historia. Seguimos con los malos. Como os iba diciendo, los malos aparecen en las pelis con cara de muchos enemigos (anteriormente era con cara de pocos amigos). Son esos que cuando salen ya te avisan con la música de que van a aparecer. Por cómo suena, ya sabes que va a salir un tipo o tipa malo o mala (prometo que es la última vez que voy a ser políticamente correcto y utilizar masculino y femenino. A partir de ahora todos son malos, así en plural y masculino). Los malos suelen fumar, están enfadados y se ríen poco, aunque cuando se ríen son un poco escandalosos. Pero, no sólo en el cine hay malos. En la vida real también. Y aunque no sean tan malos como los que salen en las películas quería dedicarles este post. Es a ese tipo de p

Tú también eres un friki aunque no lo sepas

Imagen
¿Friki yo? ¡“Amosnomejodas”! Los raros, extraños y estrambóticos son los demás. Los otros. Pues tienes razón, los otros son un poquito especiales… pero tú también. No es nada personal. Todos somos frikis. ¿Qué pensabas? ¿Qué sólo los que visten un poco extraño o tienen gustos diferentes son los frikis? ¿Te has parado a pensar que tú eres diferente para los demás? Ya sé que es difícil de admitir, pero así es y así te lo estoy contando. Y os voy a razonar mi teoría.

10 cosas que nos cuentan, o no, en los cuentos

Imagen
Esta vez es literal. Os voy a contar cosas que nos cuentan en los cuentos. Los de verdad. Los que nos leían de pequeños y en los que se basa el señor Sidney… (¿o es Disney?) para hacer películas. Y es que hay algunos temas que no me cuadran. Hay cosas muy sospechosas en los cuentos. Como ver a un chino paseando a un perro o a un político viajando a Suiza. Vamos con las cosas que nos cuentan en los cuentos.

Yo sonrío, tú sonríes, él sonríe... no todos sonríen

Imagen
¿Os habéis dado cuenta de que la gente cada vez sonríe menos? Nos estamos volviendo poco sonrisueños (o como quiera que se llame a la gente que sonríe). Vamos siempre con prisa, enfadados, mirando al teléfono y no levantamos la cabeza para ver un montón de cosas que nos hacen sonreír. Hay veces que no te apetece reír, ni sonreír, ni nada. Algunos parece que han nacido para sinreír . Todo el día enfurruñados (no me digáis que no es una palabra bonita de leer). Ellos se lo pierden.  A ver si coincidimos en los momentos sonrisibles. Allá vamos. 10 cosas que me hacen sonreír.

10 cosas que no echo de menos

Imagen
Tenemos cierta tendencia a echar de menos cosas del pasado. Olores, sabores, lugares, gente. Todo era mejor antes, y más grande, y más divertido,  y los tomates sabían a tomates, no como ahora. Y es que hay gente para todo. Conozco a uno… bueno, no le conozco, pero le he oído decir que echa de menos, la cama revuelta, ese zumo de naranja, y las revistas abiertas, y el crujir de tus tostadas y el sentir por el pasillo, tu gato que araña. Claro que llamándose Kiko Veneno, tampoco hay que fiarse demasiado. ¿Quién puede echar de menos que te arañe un gato y la cama revuelta? Vozarrón de Willy Toledo Pero también hay cosas que no se echan de menos. Vamos allá. Nota: Las opiniones expresadas en el blog son responsabilidad única del irresponsable que escribe este blog. Las opiniones pueden sufrir modificaciones en siguientes posts. Y es que hay veces que no me pongo de acuerdo conmigo mismo.

¿Te imaginas que los animales hicieran…?

Imagen
Yo no sé ahora, pero de pequeño, de las cosas más divertidas que se podía hacer era imaginar. Ahora también lo hago, pero no voy por la calle diciéndole a la gente. ¿Te imaginas? Eso lo hacen los políticos y los creativos de publicidad y luego nada. Y todo esto viene a que hace poco tuve un momento ¿te imaginas? Vi a una joven con un tatuaje de un delfín en la espalda. Saltando. El delfín. La chica no saltaba en ese momento. Y me imaginaba cuando fuera mayor, muy mayor. Ahora sí que hablo de la chica. Con la espalda arrugada y con el delfín allí pintado. Y empecé a imaginarme a los delfines tatuándose a personas mayores en la aleta.  Y a partir de ahí. Ya me empecé a imaginar más cosas que harían los animales. Es como mi propia versión de las fábulas y los cuentos. ¿Y si hicieran cosas como los humanos? Pobres… ¿Te imaginas? Como por ejemplo…

Las fotos: antes y después

Imagen
No, no voy a hablar de las fotos en las que sale gente sin pelo y luego como un cantante yeyé. O con tripa y sin tripa. Os voy a contar algunas cosas sobre las fotos. Cómo eran antes y cómo son ahora. Cómo las hacíamos y cómo las hacemos. No es que haya demasiada diferencia, básicamente se hacen igual. Miras y aprietas un botón. Pero ahora no sólo las hacemos con una cámara de fotos, también utilizamos un teléfono, o una Tablet, o un ordenador… o un reloj. En breve, las escobas harán fotografías también, mejor que algunos. Y la nevera, y las cámaras de fotos de juguete. Vamos al lío. Cámara y acción Antes había las cámaras buenas, que eran las que tenían los cuñados (que siempre eran las mejores) o profesionales (no quiero decir que los cuñados sean profesionales... bueno algunos cuñados sí que son profesionales), y el resto. Ahora hasta el teléfono móvil que sólo tiene botones para llamar, mensajes y cámara hace buenas fotos. Y tienen 2000 voltios de reso