martes, 5 de abril de 2016

Cosas que no sabías del café porque puede que no sean ciertas

El mundo del café es apasionante. Hay gente que hasta le quita el sueño. A otros les pone de los nervios. Incluso hay personas que necesitan al menos un café para ser personas. No deja indiferente a nadie. Alguno hasta lo odia y prefiere tomar té, que ya hay que odiar algo para tomar eso.


Hay locales, que aunque no sólo expendan (qué me gusta la palabra expender) café, se llaman cafeterías o cafés a secas. Incluso hay máquinas expendedoras (veis como hay que utilizar más esta palabra) de algo que parece café pero no os dejéis engañar. Todo un mundo lo del café. Y por eso me he animado a contarte la historia del café desde antes incluso de que hubiera café.

Esperad un momento que me pongo un café y empezamos. Por cierto, ¿Se dice cafelito o cafetito? Yo por si acaso no lo digo que me suena un poco gominola la expresión. 

AC y DC

No es que os vaya a hablar sobre el grupo de señores que cantan. Ni de electricidad. Es que la historia se divide en antes y después del café. Seguro que lo habéis visto muchas veces. 815 d.c. Es el año 815 después del café. Que mucha gente cree que es antes de Cristo. Siempre metiendo la religión en todas partes.


Mucho AC.

O también conocido como Mucho antes del café. Pues antes de que hubiera café la gente no hablaba ni nada. Al principio ni siquiera sabían hablar. ¿Para qué si tampoco podían juntarse y tomar un café y comentar los últimos fichajes de la liga, o cosas de política o el último modelo de coche? Si ni siquiera tenían la rueda. Ni había cuñados porque como no se casaban ni por lo civil siquiera, pues eso que salían ganando. Lo malo es que no había café…


Ruedas primitivas. Ya te dije que a lo mejor no todo es cierto en este blog

A.C.

Una vez que ya se inventó la rueda, que está entre el señor Michelín y Firestone (ya sabéis siempre lo mal que se llevaban franceses e ingleses… si es que alguno de los dos es francés o inglés), seguía sin haber café. Y la gente se juntaba a hablar y como no había café, pues ingerían bebidas espirituosas, que básicamente se caracterizan por poner a la gente más pedo que Alfredo. Y por eso estaban todo el día guerreando e invadiéndose unos a otros. Tampoco había tabaco para sentarse  y charlar o fumar la pipa de la paz, con lo que relaja eso.


MMQYHC

No, no es mujeres y hombres, ni viceversa ni nada por el estilo. Son las siglas del momento esperado. Menos Mal Que Ya Hay Café. Dicen que lo inventó un señor llamado Nes y de apellido Café, pero otras fuentes sitúan su origen en Etiopía, en la provincia Kaffa (palabrita del niño Jesús). Se dice que un pastor observó cómo unas cabras que habían consumido unos pequeños frutos rojos (y no eran mandarinas, ni tomates “cherris”), estaban dando brincos y subiéndose por las paredes. Como si el resto de cabras no hiciera lo mismo.


Liquidando el café

Como vieron el tema de las cabras, las ordeñaron y de ahí salió el primer café con leche. No era plan de ir todo el día con la cabra a cuestas por si te apetecía un café. La opción de torrefactar y moler a la cabra tampoco era una buena opción. Hu-Anval-Dés de Yemen (hay gente que piensa que es colombiano, pero ese es un descendiente) inventó un invento (me ha salido una frase redonda) para triturar las semillas (sin usar los dientes, que eso es una porquería) y lo mezcló con agua y le salió un café muy rico, algo fuerte para mi gusto y un poco frío porque se le olvidó calentar el agua.


Café calentito

Ya hemos molido el café, lo mezclamos con agua caliente, filtramos el agua, lo echamos en la taza y a ponernos como las cabras… Pues no es tan fácil. Y aquí ya es cosa del consumidor, que si con leche, sólo, con sacarina, Azúcar Moreno (o con las Grecas), descafeinado, muy “cafeinado”, en vaso largo, corto, cambio…


El mejor café

Aquí no vamos a llegar nunca a un acuerdo, que si Kenia, Etiopía, Java, Colombia, Ecuador, Costa Rica, Puerto Rico, Venezuela… (esto se va pareciendo a la canción de la “Gosadera”. Pero que no sea americano, de los de los USA, que se les va la mano con el agua.


Cafés por el mundo

¿Dónde tomar un café? Pues en una cafetería. Pero no os dejéis engañar, tienen más cosas. Hay gente que pide menta-poleo… Pudiendo pedir café, piden eso…  El caso es que son sitios donde la máquina de café suena como si llegara un tren de vapor a una estación de “Güiscounsin” en los tiempos de Maricastaña (Mary Chesnut la llaman los “Güiscochos”). Y esos camareros que parece que están tocando la batería y dando golpes al filtro como si fuera su jefe, y calentando la leche que parece salida del microondas del Infierno.  


Lo llaman café y no lo es

No os dejéis engañar. Hay sitios que dicen que tienen café, pero no. Les ponen otros nombres para que no les pongan demandas, pero a mí no me engañan. Ya os conté en un post antiguo el tema de los Starbucks. Esos señores que por 5 dólares te ponen una bebida Machiatto Grande, La donna e Mobile y además se equivocan al poner tu nombre en el vaso.


Te invito a casa a tomar un café

En casa también se puede tomar un café. Pero por si acaso, tengo que ponerte sobre aviso. Si eres chica y un chico te invita a su casa a tomar café, probablemente no tenga azúcar, ni sacarina, ni máquina de café… y es muy posible que ni siquiera tenga café. Cuidado, que puede ser que quiera otra cosa. A lo mejor te ofrece menta-poleo. Advertidas quedáis.

Cafeteras moledoras torrefactantes y estupefactas
Las cafeteras para las casas ya hacen de todo. Muelen el grano, calientan el agua, tienen programas para poner la cantidad exacta de agua, café, oro, incienso, mirra… Y van a la compra a por el café y te lo llevan a la cama. Y hasta puedes llamarlas por teléfono y te dan conversación.


What else?

Eso es lo que dice “yorscluni”. Ese actor que cada vez que sale en la tele, está rodeado de churris que le roban su café. Muy guapo sí que será, pero le falta un hervor. A lo que voy, que me lío. Este señor vende café en capsulas, como los astronautas. Y como hay que pagarle, te sale la taza como si bebieras sangre de “unicornia” virgen. Algo más barato que en Starbucks, eso sí, y además en casa no se confunden con tu nombre.


Bueno, pues ya sabéis un poco más sobre el café. Si comparáis la información con la de la Wikipedia puede que notéis algunas diferencias. Es lo que tiene Internet que como todo el mundo mete mano y está ahí tocando pues hay errores. Vosotros fiaros de mí que aquí está la verdadera historia del café… algo descafeinada, pero es lo que hay. Y os lo dejo a buen precio :-).



4 comentarios:

  1. "Déjale que llueva café en el campo...." y verás a todos/as haciéndose "camposinos" o "campestres".

    ResponderEliminar
  2. "Déjale que llueva café en el campo...." y verás a todos/as haciéndose "camposinos" o "campestres".

    ResponderEliminar
  3. Buena información sobre el café, teniendo en cuenta que algunas opiniones son mentiras... y otras también. Yo me voy a tomar uno a tu salud.

    ResponderEliminar
  4. La historia de AC y DC preciosa pero lo de que "al Clooney" le falta un hervor suena a envidia cochina... ¡¡Ja, ja!!
    Besotes,
    Isabel

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!