martes, 22 de diciembre de 2015

Agradecido y emocionado

No, el título no tiene nada que ver con el resultado de las elecciones. Cuanto menos nos metamos en temas de política mucho mejor. Es nada más que eso, daros las gracias por entrar en el blog y leer las cosas que “mesocurren”.



Y doy las gracias, aparte de porque me da la gana, que para eso es mi blog, porque con la de cosas que puedes hacer, decides meterte aquí un ratito. Podrías estar leyendo el “feisbu”, el tuister, ver vídeos de gatos en Youtube, tirarte toda el día viendo series en Netflix o capítulos de Aquí no hay quien se avecine (si pones la tele, a cualquier hora, siempre habrá un capítulo de los Simpson, una entrevista a Albert Rivera o Aquí no hay quien viva).


Puede ser que también veáis la tele de toda la vida, e incluso los documentales de la 2 (como todo el mundo), y leáis el Hola, y hasta los comentarios del As o del Marca, aunque valgan menos que la g de Gnomo.


O incluso leer libros, que hay gente muy rara que todavía lee libros. Y algunos, ¡Agárrate! hasta hablan con otra gente, pero no a través del “guasap”, ni de Facebook ni nada ¡En persona! Con la gente tan peligrosa que hay y se atreven a hablar con desconocidos… e incluso se llevan bien con los conocidos. ¡Hay gente “pa tó!


También deciros que como yo soy de esos raros que a veces me gusta ver a los amigos, y a la familia y hasta hablar con ellos, pues que me voy a dar unas vacaciones de blog. Voy a andar de un lado para otro y con menos tiempo para escribir los posts. Y las cosas o se hacen bien o no se hacen. No se hacen las cosas a medias. Son sólo dos semanas sin posts. Prometo volver después de las Navidades. Es una amenaza :-)



Pues nada. ¡Hasta el 12 de enero! ¡Feliz próspero y año navideño! ¡Prosperidad en las navidades y 2016 años!

martes, 15 de diciembre de 2015

Debates, prebates, bates y postbates electorales. Cosas que pasan en casi todos los debates

Otra vez nos toca elegir Presidente del Gobierno. Os preguntaréis si tenemos ya uno. Tener, tenemos, pero vamos a ver si nos quedamos con el que hay, o buscamos, comparamos y vemos si hay otro mejor.


Y para elegir, es como cuando vas al supermercado. Empiezas a mirar precios, marcas, los diferentes productos, lees las etiquetas, peso, tamaño, la procedencia, y al final algo acabas comprando… o no. Hay gente que siempre se lleva lo mismo, porque es lo que siempre han comprado y no miran si ya ha caducado o está roto. En cualquier caso, casi siempre sientes que estás pagando demasiado y que te están engañando (seguimos hablando del supermercado… o no). El caso es que hay varias opciones y eliges con qué te quedas.


Una forma, y no siempre la mejor, de buscar y comparar candidatos son los debates. Es como si vieras los anuncios de cada uno de los productos. Sólo te cuentan lo bueno suyo o lo malo de la competencia. Y te cuentan que ellos lavan más blanco, o que son más eficaces contra las manchas, o que respetan el medio ambiente y que el otro producto, ni limpia, ni fija, ni da esplendor, ni nada. Que no hace más que guarrear las cosas. Pero tú les escuchas, porque para eso es un debate.

Y toda esta introducción es para contarte las cosas que pasan durante, ante bajo, cabe… (ya me callo) los debates. Vamos a debatir:

martes, 8 de diciembre de 2015

Más dudas que un disco de los Panchos.

Es una de las expresiones que más gracia me hacen. ¿No la habías oído? Pues la decía un amigo cuando no sabía qué hacer. Y aquí está la explicación de la frase en cuestión.


Pero hay otras expresiones, para las que, al menos yo, no tengo explicación. El otro día en un programa de radio (he pensado que ya no me van a pagar por la publicidad, pues no digo la emisora. ¡Jódete Cadena Ser!) se preguntaban si sólo había aledaños en los estadios de fútbol y si un hombre podía estar curtido en únicamente 900 batallas. Yo también tengo dudas, los filósofos tienen dudas, los bienaventurados que dudan también tienen dudas, los que van al gimnasio… Todo el mundo duda.


Cosas que no me explico, o como decía el cuñado de Sócrates, sólo sé que lo desconozco:

martes, 1 de diciembre de 2015

Regular reglas de urbanidad no regladas

Desde muy pequeño te dicen que no se come con la boca abierta, que no se ponen los pies encima de la mesa, ni aunque seas presidente del gobierno, de ningún gobierno, que se dice buenos días por el día, por favor para pedir las cosas y que para agradecer, se dan las gracias, como su propio nombre indica.


Ahora que vienen elecciones en España y se habla de cambiar la constitución y crear nuevas leyes, yo voy a aprovechar para dar unas ideas al próximo presidente, sea quien sea. Nada que ver con ser izquierdas, derechas, centro y “padentro”. Y si ya las hacemos a nivel internacional, mucho mejor.

A ver si me explico.