martes, 10 de noviembre de 2015

Todos los días deberían ser el día de dar las gracias

Dentro de poco los estadounidenses celebran el día de dar las gracias. Ellos lo llaman Thanksgiving. Giving es gracias y thanks, de nada (ya verás cómo viene alguien a decirme que estoy equivocado). Es una comida en la que se juntan todos a la mesa a comerse un pavo relleno de más pavo y bendicen la mesa y el pavo y se pasan la mermelada de arándanos y las mazorcas de maíz y se dan abrazos de medio lado.


En otros países también somos de dar las gracias, pero no nos comemos un pavo. Y como dicen que es de bien nacidos el ser agradecidos yo voy a dedicar este post a dar las gracias. A cosas y cosos, y personas y personos. Sin tener que hacer sufrir a ningún bicho, ni a un pavo, ni al arándano, ni a los abrazos de medio lado.

Vamos a dar las gracias a:

Gracias al que inventó el café. No quiero saber cómo lo hizo, ni cómo se torrefactaba (el café, no el señor) o se molía antes de que existieran las cafeteras de los bares, ni metieran los granitos en las cápsulas para el nespresso (que tiene su mérito). Y gracias al que se pasaba las noches enteras moliendo café para que pudieran desayunar sus seres queridos.


Al agua caliente. Porque puedes ducharte, y lavar los platos (es importante que no utilices el mismo agua) y calentar la casa y cocinar y hacerte el café y quemarte. El agua del tiempo ya no es lo mismo. Alguno diréis que está mejor la fría para hacer hielo para los cubatas y para beber. Tírate una semana sin agua caliente…


Gracias al ibuprofeno que sabe siempre ir al sitio dónde te duele. ¡Qué listo es! Da igual si es la cabeza, un brazo, un pie, los dos pies…es. Te tomas la pastillita y ella sóla va al sitio, sin que le digas nada, sin navegador, ni nada. Diréis que no es bueno tomarlo, esto es cómo lo del bacon y los embutidos que ha dicho la Organización Mundial de la Salud. Mientras no hagas una parrillada de Ibuprofeno todos los días o te tomes 1200 miligramos de un chuletón de buey cada 3 horas, todo va bien… ¿o eran de panceta?


A la letra Y porque une mucho, casi siempre va sola y viene de Grecia que es un país muy bonito. La i latina tampoco está mal, pero siempre va con más letras y no se siente tan sola.


A la cebolla porque aunque a veces nos hagas llorar, y seas despiadada y no te importe nuestra pena, sin ti los aros de cebolla no serían lo mismo…. Y lo más importante, la tortilla de patata tampoco. LA TORTILLA DE PATATA CON CEBOLLA SIEMPRE LLEVA CEBOLLA. La que no lleva cebolla, ya no, es otra cosa.


A Google, porque siempre está ahí cuando se le necesita, menos cuando no tienes internet que está, pero menos. Microsoft también tiene su aquel y no quiero olvidarme del señor que inventó el botón de deshacer. ¡Arriba el control Z! (parece una película de serie B)


Hablando de más letras. Gracias a la J (no, voy a hacer la broma con Aragón), porque siempre puedes enfadarte y decir jodé, jolines, jopeta cuando te das un golpe. Si dices jopeta al darte un golpe, mereces más golpes. Avisado quedas.


Al que inventó la pizza. Así, en general. Con su masa, su tomate, queso, sus cuatro estaciones, sin piña (SIEMPRE SIN PIÑA). Felicidades. Le salió un invento redondo. Hay que currar un poco lo de la caja cuadrada.


Gracias a los que escriben libros porque están llenos de cosas (los libros. Los que los escriben también, pero no me interesan sus interioridades). Con sus letras, la Y, la J, todas, y sus historias, y personajes, ideas, párrafos, palabras esdrújulas, sus versos endecasílabos. Muy completos los libros.


A los colores, porque así sabemos cuándo (deberíamos) pasar un semáforo. Aquí tengo que hacer un inciso. No todos los colores valen, sólo los de verdad, no los que se han inventado ahora. ¿Qué es eso de blanco roto pero no demasiado roto, tirando a desconchao? ¿O el camel? (¿camel light?, ¿con filtro? ¿mentolado). Los colores de toda la vida, con sus tonalidades, clarito y oscuro, y ya.


Gracias a los señores y señoras del tiempo porque siempre tenemos motivo de conversación en el ascensor gracias a ellos… Ahora que lo pienso, podríamos hablar del tiempo aunque no hubiera señores del tiempo… Pero gracias de todas maneras. ¿Os habéis fijado que no decimos, el señor del Deporte? ¿O la señora de las noticias de sucesos? El hombre y la mujer del tiempo, son diferentes. ¡Gracias de nuevo!

Algo tendrá que hacer, para ir matando el tiempo…(sorry)

Gracias a los fabricantes de cristales porque podemos ver cosas a través de ellos…(de los cristales) ¿Te imaginas un coche sin cristales, sin vistas a la calle ni nada? ¿O un escaparate en el que no existieran cristales? Si me lo imagino, y sería tal que así.


Y también me gustaría dar las gracias, pero me estoy quedando sin tiempo como cuando te dan un Oscar, a los relojes, porque nos dan la hora puntualmente (o no), a los calendarios, porque así sabemos en qué día vivimos. A las montañas porque desde arriba hay unas vistas preciosas. Y al mar o la mar, siempre la mar, porque está llena de pescaíto frito. Nota del autor: El pescaíto no viene frito de serie, lo tenemos que freír nosotros.

Y ya acabo. De verdad, pero es que me queda dar las gracias al cacao porque si lo juntas con leche, avellanas y azúcar está muy rico, y a los que escriben historias porque nos tienen entretenidos con sus libros, guiones, obras de teatro y sus canciones…


No quería terminar sin dar las gracias a mi familia y amigos que me estarán leyendo… ¿Verdad? ¿VERDAD? Me confirman, que no, que no me están leyendo, pero os lo agradezco igual…


11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Y yo digo que: gracias a ti porque nos haces, TODAS LAS SEMANAS, la vida más alegre y más divertida. Sigue con ese buen humor que tienes y no lo pierdas nunca.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón. Los libros son muy listos, porque además de entretenernos, en el otoño, no les afecta la caída de la hoja. ¿No habías caído eh? Post tu anciana madre, si

    ResponderEliminar
  4. Se te ha olvidado recitar el virginario... Vigendario... Una ristra de Marías varias , como para el Nescuíj. Y youtubear a Rosendo agradecido que además era de tu barrio!

    ResponderEliminar
  5. Lo de Rosendo sí que es un fallo ;) ¡Asoma la patita para que sepa quién eres!

    ResponderEliminar
  6. ¡Que sí te estamos leyendo, Javier! ¡Como no vamos a leerte con lo bien que nos lo pasamos contigo...!
    Muy de acuerdo, ya ves, dar las gracias a casi todas las cosas que mencionas y digo todas porque no soy de pizzas. Yo donde esté un buen pepito de ternera o un bocata calamares...
    Besotes
    Isabel

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias canción! https://www.youtube.com/watch?v=jLCYZMTb2NA

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer el blog y dejarme un comentario!